La Fundación de los Premios Rei Jaume I organiza el III Coloquio “Mujer, Ciencia y Empresa”

La Fundación Valenciana de Estudios Avanzados y la Fundación de los Premios Rei Jaume I han organizado este miércoles en València el III Coloquio “Mujer, Ciencia y Empresa”.

El acto ha comenzado con un turno de preguntas que la moderadora, la periodista Pepa Fernández de “No es un día cualquiera” de RNE le ha realizado a cada uno de los cinco ponentes. 

Dolores Corella, Premio Rei Jaume I de Investigación Médica de 2018 ha afirmado que “a veces no puedes más y te hacen sentir culpable” a lo que la moderadora ha aprovechado para introducir el término feminismo, “se habla de feminismo más que nunca pero seguimos donde estábamos” ha enfatizado. Pero, Araceli Císcar ha reconocido que en la empresa “hay que concienciarse y asumir los cambios. Hacer planes de igualdad y escuchar a las personas, hacer análisis de las bandas salariales y demás prácticas que hay que ir introduciendo en la compañía, la conciliación, estructuras, etc. Tenemos que dar un paso adelante en las empresas y las mujeres tenemos que coger el mando” ha reclamado.

La moderadora, Pepa Fernández, aprovechó el momento para reflexionar sobre la importante inflexión que supuso el 8-M y si los participantes consideraban que ya era un movimiento imparable, a lo que Araceli Císcar, empresaria y Consejera Ejecutiva del grupo Dacsa afirmó que “es importante la educación, pero lo es también la propia mujer. Las mujeres-afirmó- nos lo tenemos que creer. Siempre he tenido muy claro que una cosa es mi trabajo y otra mi familia, pero tenemos que empezar por creérnoslo. La mujer no tiene que retirarse de su trabajo fuera de casa. Llega un momento en que ésta decide desaparecer del circuito. Es como si se achantara.” Y ha contado que en su grupo Dacsa “hay un sistema muy flexible con los horarios laborales y las condiciones de trabajo”.

Así, para el publicista Marc Ros, de Aftershare.tv, “una mujer sabe estar sola mientras que un hombre, no” y reclamó que se empezara a ver la normalidad de la presencia de la mujer “en todos los ámbitos de la sociedad”. Ros reivindicó “la cantidad de ejemplos que tenemos en España con varias tops internacionales como las representantes de Microsoft o Google, las nuevas tecnológicas, con puestos conseguidos por meritocracia y “que están ahí porque valen.” Para el empresario y publicista, dueño de la empresa Aftershare.tv, “es un tema de educación pero es lo que más cuesta cambiar. Es el momento de la tormenta perfecta-ha continuado- pero a la gente hay que educarla y buscar la forma de llegar a ellos por otros canales. Hacer de la comunicación algo relevante y útil. Lo que no llega por la escuela, que llegue por otros canales. Como las redes sociales” ha finalizado.

Para la Premio Rei Jaume I de Economía en 2007, Carmen Herrero, “muchas veces somos nosotras las que tenemos que concienciarnos. No es incompatible la vida profesional con la maternidad” y todas han estado de acuerdo en que “el conflicto que existe entre buena y mala madre es el tema que hay que erradicar.”

María Vallet, ha resumido su postura como la necesidad de “una evolución antes que una revolución”. Para la Premio Rei Jaume I de Investigación Básica de 2018, muchas veces “es la elección de la propia mujer. Somos menos ambiciosas o tenemos otras preferencias. Por nuestra calidad de vida. Muchas veces las mujeres elegimos y lo elegimos en nuestro propio nombre.”

Carmen Herrero, por su parte, ha matizado también en contra de las imposiciones de igualdad en cualquier empresa, “cuando buscas el talento es importante desarrollar las oportunidades, no la imposición” a lo que Corella ha afirmado que ella cree que “sí hemos avanzado pero no siempre la mujer tiene el soporte y el impulso suficiente.”
Dolores Corella ha reclamado que haya más referencias de mujeres como en los Premios Rei Jaume I donde es esencial “que haya mujeres para crear referentes y ha contado los casos de niñas que copian y quieren ser como ellas.”

Araceli Císcar no ha querido terminar sin dejar de advertir contra los populismos, que además ponen en duda los derechos de la gente que viene de fuera o las capacidades de las mujeres, y ha advertido contra determinados retrocesos y la falta de sentido crítico y de educación. “Arrastramos muchos clichés” ha denunciado.