Las empresas familiares con presencia en sectores estratégicos reclaman bajadas de impuestos para contener la inflación y políticas que miren al largo plazo

Empresarios familiares con actividades en sectores estratégicos, como los de energía, materias primas y transporte por carretera, se han mostrado partidarios de que el Gobierno se decante por la reducción de impuestos antes que por la concesión de ayudas directas a los sectores afectados por la escalada de los precios energéticos. Asimismo, ante las importantes debilidades estructurales que la guerra en Ucrania ha puesto al descubierto en estos sectores, han solicitado del Ejecutivo políticas que miren al largo plazo y reduzcan la dependencia de terceros países.

Así lo han puesto de manifiesto Héctor Dominguis, CEO de la empresa valenciana GDES; José Luis González Pescador, CEO de la empresa cántabra ABC Logistic, y Pedro Palomo, CEO de la segoviana Octaviano Palomo, en el marco de una nueva jornada del ciclo “La Empresa Familiar Comparte”, organizada en Madrid por la red de Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar con el objetivo de analizar el impacto de la guerra en Ucrania en las empresas y la economía española.

Para Héctor Dominguis, CEO de GDES, empresa valenciana especializada en la prestación de servicios a la industria energética, lo que ha hecho la guerra en Ucrania ha sido precipitar y acentuar una crisis energética que venía de lejos y que ha puesto de manifiesto la debilidad de la estrategia energética de España. A su juicio, “la estrategia energética hay que planificarla con años de antelación, procurando reducir la excesiva dependencia que, en el caso de España, tenemos de terceros países”.

En su opinión, el debate energético en España padece una excesiva politización y, en su lugar, debería guiarse por criterios científicos y tecnológicos, y defendió un mix energético que limite la dependencia de terceros países y permita mantener los precios estables. “Con los datos científicos en la mano, no tiene sentido que en España se contemple el cierre de centrales nucleares en los próximos 10 años y se apueste por los ciclos combinados cuando hay tensiones en el suministro de gas y además la energía nuclear emite la misma cantidad de CO2 que la eólica y tiene igual o menor impacto que las renovables, realidad que defiende el propio Centro Común de Investigación de la Unión Europea”.

Dominguis explicó que no hay ningún país en el mundo que se plantee un mix energético íntegramente renovable. “Es un objetivo irrealizable, y si lo fuera, sería desaconsejable. Las energías renovables son variables y necesitan estar respaldadas por una fuente de energía estable, ya sea gas, carbón o energía o nuclear”.

Para el CEO de GDES, en la actual coyuntura inflacionista y caída del crecimiento, la mejor opción sería “reducir la presión fiscal sobre las rentas, al tiempo que sería deseable configurar un marco fiscal que haga viable la generación de energía nuclear”.

De izda a dcha Pedro Palomo (Octaviano Palomo), Héctor Dominguis (GDES) y Ana Samboal

Presiones inflacionistas en el sector alimentario

El sector de la alimentación es otro de los sectores estratégicos que ya veían presionados por el alza en los precios de las materias primas antes de que estallase el conflicto en Ucrania.  “Desde 2020, hemos tenido muy malas cosechas de cereales en algunas zonas del planeta, ocasionando un problema de oferta que se ha visto ahora agudizado con la guerra. No hay que perder de vista que Ucrania produce cerca del 30% del mercado mundial de cereales”, explicó Pedro Palomo, CEO de Octaviano Palomo, la empresa segoviana especializada en la comercialización y distribución de cereales, fertilizantes, y materias primas para la industria agroalimentaria.

A su juicio, esta situación plantea la necesidad de diseñar unas políticas de cultivos más estratégicas, que amplíe los márgenes y los plazos para la transición hacia una economía íntegramente verde, y a corto plazo apostó por “una bajada de impuestos que permita compensar la pérdida de competitividad de la economía española, más penalizada que el resto de sus competidores europeos por un nivel de inflación más alto que la media europea”.

 

Debilidades del sector del transporte por carretera

Entre las debilidades estructurales que la crisis en Ucrania y el encarecimiento de los combustibles han puesto de manifiesto en el sector del transporte por carretera, José Luis González Pescador, CEO de la empresa cántabra ABC Logistic, señálo su gran atomización. “Mientras que la media de camiones por empresa de transporte en España es de 3,5 vehículos, en Alemania es de 200, dándose además en nuestro país una gran dependencia de este modo de transporte, dada la ineficiencia del ferrocarril. A ello se suma que el sector sufre un déficit de conductores, derivado de los bajos sueldos y los escasos márgenes que deja esta actividad, y una gran incertidumbre acerca de cuál será el estándar tecnológico en el sector del motor en los próximos años”.

Con el fin de corregir estos problemas, el empresario cántabro se mostró partidario de lograr un pacto sectorial, “lo menos intervencionista posible”, para mejorar la productividad del sector, y a corto plazo, con el fin de hacer frente a la actual coyuntura inflacionista, defendió que el Gobierno retorne a la economía el incremento de ingresos fiscales que está obteniendo por el efecto de la inflación.

Ciclo La Empresa Familiar comparte

El ciclo “La empresa familiar comparte” está organizado por la red de Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, de la que formamos parte desde AVE, integrada por más de 1.500 empresas familiares líderes en sus sectores de actividad. El propósito de esta actividad es compartir entre los socios de toda la red de asociaciones sus experiencias y retos, además de visibilizar la importancia que tienen las empresas familiares en la generación de riqueza y empleo en España. El ciclo está moderado por la periodista Ana Samboal.

El futuro del sector turístico español desde la perspectiva de la empresa familiar por “La Empresa Familiar Comparte”

Sabina Fluxá, vicepresidenta y CEO de Grupo Iberostar, y Verónica García, directora General del Grupo Orfila, participantes en la jornada organizada por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, de la que AVE forma parte como territorial, analizaron el futuro del sector turístico español, creen que se ha alcanzado ya el punto de inflexión en el sector turístico y que 2022 será el año de la recuperación.

En la primera jornada del año dentro del ciclo La Empresa Familiar Comparte, patrocinada por Credit Suisse y moderada por la periodista Ana Samboal, la CEO de Grupo Iberostar, que gestiona más de 100 hoteles en 16 países, considera que la variante Ómicron no ha provocado una caída de la demanda tan fuerte como en ocasiones anteriores. “Hay más confianza, no estamos en una situación de cerrar hoteles, y nuestra previsión es que a partir de Semana Santa nos encontremos en una situación mejor”, aseguró.

A su juicio, la recuperación se estaría produciendo a diferente velocidad en función de los destinos y de los mercados emisores, lo que no impide que se muestre optimista respecto del futuro “vemos las reservas cada día y comprobamos que tenemos patrones de demanda y reservas superiores a 2019”.

Entre las lecciones aprendidas en la pandemia -durante cuatro meses, a partir de marzo de 2020, el 100% de los hoteles de Iberostar permanecieron cerrados-, Sabina Fluxá destacó la importancia de gestionar la tesorería, cuidar la relación con las personas que forman parte de la plantilla y una gestión más ágil para adaptarse en cada momento a un entorno de cambios e incertidumbre.

“Tenemos muy claro que no queremos perder calidad, y hemos protegido al máximo los precios, pues pensamos que esta situación va a pasar” Sabina Fluxá

Por su parte, Verónica García también destacó la exigencia de flexibilidad que se ha instalado hoy en la gestión hotelera, en tanto que la demanda fluctúa a la par que la propia evolución de la pandemia. “Cuando las medidas se relajan y la percepción acerca de la seguridad mejora, se dispara la demanda y puedes encontrarte con el hotel lleno en una semana, lo que nos exige un esfuerzo de gestión”, explicó.

“Los intermediarios seguirán aportando valor en determinados mercados emisores y destinos menos maduros, en los que la conectividad no está tan desarrollada” Verónica García

Verónica García también insiste en la necesidad de ser más flexibles sin aumentar los costes, preservando siempre la calidad del servicio.

Uno de los cambios más destacados que se han producido en el ámbito de la gestión reside en el canal de comercialización. “Tras la pandemia, el canal de ventas propio ha duplicado su actividad, lo que ha exigido al grupo invertir más en él, y las previsiones es que continúe creciendo”.

Sostenibilidad e innovación tecnológica

Sabina Fluxá cree que la pandemia ha acelerado la percepción de la sociedad acerca de la sostenibilidad ambiental y que la tecnología ha permitido el logro de mayores cotas de eficiencia en el plano de la gestión. “Ahora podemos conocer mejor los perfiles de los clientes con el fin de personalizar las ofertas”, un aspecto que también corroboró Verónica García.

“Gracias a las nuevas tecnologías podemos medir lo que hacemos y nos hemos propuesto que nuestros hoteles estén libres de residuos en 2025 en gestión hotelera. En México, el 100 por 100 del pescado y marisco que servimos proviene de fuentes responsables. Además, hemos impulsado las proteínas vegetales en nuestra oferta gastronómica”, explicó Sabina Fluxá.

Se trata de cambios que la mayor conciencia ambiental de la sociedad está determinando el desarrollo del propio producto turístico. A este respecto, la CEO de Iberostar explica que el Grupo también está trabajando para dotar de valores la gastronomía y programas de entretenimiento, entre otros.

Por su parte Verónica García, que aseguró que los destinos urbanos han sufrido más que los de playa tanto por una percepción distinta del viajero acerca de la seguridad, como de la caída del turismo de negocios, explica que los hoteles del Grupo Orfila seguirán primando la calidad para proporcionar una experiencia única de Madrid al viajero. “Esta experiencia pasa por los productos que empleamos en los propios hoteles y se extiende al ámbito de la cultura, la gastronomía o el shopping”.

Los empresarios familiares reivindican el trabajo realizado durante la pandemia y su liderazgo para construir una sociedad mejor

Los Asociados de AVE en el Congreso Nacional de Empresa Familiar

 

Su Majestad el Rey ha inaugurado el XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar que, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), con la colaboración de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (Adefan) y el patrocinio de Banco Santander y KPMG, reúne en Pamplona a cerca de 500 empresario familiares de toda España, bajo el lema “Trabajamos por una sociedad mejor”

En el acto de apertura del Congreso han participado también la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, María Chivite, la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el presidente del IEF, Marc Puig, quien en su intervención ha reivindicado la labor realizada por las empresas familiares durante la pandemia, ha puesto de manifiesto el compromiso de estas compañías por encabezar la transformación social y económica que debe abordar nuestro país y ha mostrado el orgullo por el trabajo, la perseverancia y el liderazgo que caracteriza el día a día de los empresarios familiares españoles. 

Declaración institucional

Como preámbulo al comienzo del Congreso, ayer domingo los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas firmaron en el Ayuntamiento de Pamplona una declaración institucional en la que se da fe del compromiso de las empresas familiares españolas con las mejores prácticas de gestión que favorezcan una sostenibilidad que se ha de entender desde tres ángulos diferentes e inseparables: empresarial, social y medioambiental.

En el plano empresarial, el compromiso asumido por las empresas familiares a través de esta declaración institucional consiste en gestionar mediante prácticas empresariales y de inversión a largo plazo basadas en criterios éticos, que permitan un crecimiento sostenible y que tomen en consideración los intereses de trabajadores, clientes, proveedores, accionistas, instituciones, administraciones y la sociedad en su conjunto. El compromiso social, por su parte, incluye el fomento de la diversidad, la promoción de la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad adecuado a las necesidades de las empresas. Por último, las empresas familiares se comprometen a gestionarse de forma respetuosa con el medioambiente, adoptando las modificaciones que sean necesarias en sus procesos para reducir las emisiones de CO2.

Vicente Boluda en la firma de la Declaración institucional

 Orgullo de ser empresario 

Puig ha querido reivindicar también el orgullo de ser empresario. Ante un auditorio formado por cerca de medio millar de empresarios familiares procedentes de toda España, el presidente del IEF ha asegurado que “cuando vemos todas las actuaciones que lleváis a cabo, cuando repasamos las historias extraordinarias que protagonizáis vosotros, sentimos un legítimo orgullo. Este Congreso es un homenaje al esfuerzo, al trabajo, a la perseverancia, al liderazgo. Es un homenaje a lo que habéis hecho y seguís haciendo cada día”. 

El presidente del IEF, Marc Puig, expresa su orgullo por el trabajo, la perseverancia y el liderazgo que caracteriza la labor continuada de los empresarios familiares: “Este Congreso es un homenaje a lo que habéis hecho y seguís haciendo cada día”

Puig ha recordado que el lema del Congreso, “Trabajamos por una sociedad mejor”, resume en sí mismo la naturaleza de las empresas familiares, que se caracterizan “por compartir una serie de valores esenciales: visión a largo plazo, voluntad de continuidad a través de las generaciones, compromiso con la sociedad y arraigo local”.  Y ha explicado cómo trabajan las empresas familiares por una sociedad mejor: liderando el esfuerzo de transformación que exige la lucha contra el cambio climático, trabajando desde las propias compañías por la igualdad, la no discriminación y la cohesión social, y creando empleo de calidad. “Nosotros sabemos bien la importancia que el empleo tiene para que la prosperidad llegue a todos. Vamos a esforzarnos en seguir creando empleos de calidad y pedimos que nos permitan hacerlo, que no nos pongan condiciones peores que las de nuestros países vecinos con los que competimos”, ha dicho.  

El presidente del IEF, Marc Puig, en la inauguración del Congreso

Tras la inauguración oficial presidida por Su Majestad el Rey ha tenido lugar la presentación de “Semillas: reconocimiento a la trayectoria”, un homenaje a los empresarios que han contribuido a la creación, crecimiento y reconocimiento público del IEF y del movimiento de la empresa familiar. En palabras de Marc Puig, “tenemos la obligación de rendir tributo a quienes nos precedieron, a los ex presidentes de IEF que nos han dejado. Un tributo a esa generación que contribuyó de forma decisiva a transformar la realidad de España para convertirla en el país moderno y dinámico que es hoy”. 

Coloquio ‘Semillas. Reconocimiento a la trayectoria’ con Marian Puig (Puig) Fernando Rodés (ISP) y Pablo Lara (Editorial Planeta)

El programa de esta primera jornada incluye una mesa redonda en la que, bajo el título de “Más que números: propósito empresarial”, participan Ana Vallés (presidenta de Sorigué), Andrés Sendagorta (presidente de Sener) y Cristóbal Colón (fundador de La Fageda), con la moderación de Jordi Canals, profesor de dirección estratégica y titular de la cátedra Fundación IESE de Gobierno Corporativo).

Mesa redonda “Más que números: propósito empresarial”: Ana Vallés, Andrés Sendagorta, y Cristóbal Colón con la moderación de Jordi Canals.

La jornada matinal ha concluido con la intervención del presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

Presidente del Partido Popular, Pablo Casado

La sesión de tarde del lunes 25 de octubre ha comenzado con la intervención de Juan José Cano, presidente de KPMG España. A continuación interviene Boyan Slat, fundador y CEO de The OceanCleanUp, en un diálogo con Patricia Riberas, directora de Transformación y Organización de Gestamp, tras el cual tendrá lugar la mesa redonda “El Mundo que queremos”, en la que intervienen como ponentes Juan Moya (vicepresidente de Persán), Álvaro Solans (vicepresidente del Grupo Pikolin) y Ana Álvarez (secretaria general y del Consejo del Grupo Armando Álvarez). La moderación corre a cargo de Beatriz Molins (consejera de Cementos Molins). Posteriormente se desarrollará el panel titulado “La empresa familiar por una sociedad mejor”, en el que participan Juan Perán (fundador del grupo Pikolinos), Daniel Antoñanzas (director gerente de Exkal), Roberto García (presidente de Castilla Termal) y Enrique Enciso (cofundador del Grupo Sylvestris). 

La jornada del lunes termina con el panel que bajo el título “La empresa familiar a través de las generaciones y de los mercados: el caso Henkel” reúne a Rob Davies (de Banyan Global), Simone Bagel-Trah (presidenta de Henkel AG) y Marc Puig (presidente ejecutivo de Puig).

Resumen jornada lunes 25 octubre

 

Segunda Jornada

El presidente del IEF, Marc Puig, aboga en este 26 de octubre por una alianza con los poderes públicos que permita a las empresas crecer y consolidarse, al tiempo que ha pedido que no se pongan trabas a dicho crecimiento y que las empresas españolas sigan contando con las mismas condiciones que las del resto de países europeos. Así lo ha manifestado en su discurso de clausura del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar.

El presidente del IEF, Marc Puig, en la clausura del Congreso

Para Puig, los retos de la economía española son los mismos que los de las empresas familiares: superar la pandemia y adaptarse a las exigencias de un nuevo entorno marcado por la digitalización, el respeto al medio ambiente y el compromiso social. Para abordar esos retos, las empresas necesitan, según él, “mayor productividad y poder competir en igualdad de condiciones con empresas de otros países”. Y en este punto, el crecimiento es fundamental. Está demostrado -ha dicho-, que a tamaño similar en comparación con otros países europeos, “nuestras empresas son perfectamente competitivas. Facilitemos entonces que nuestras empresas puedan crecer”.

“Es muy fácil caer en esa filosofía falaz que alaba a la pequeña empresa para criticar a la grande. Se apoya al emprendedor, y eso está muy bien, pero no se valora lo suficiente la labor del empresario. Solo desde una masa crítica suficiente pueden abordarse los enormes esfuerzos de innovación tecnológica y de transformación de los modelos de negocio que requiere esa sociedad mejor por la que todos trabajamos. Y, puesto que perseguimos una sociedad respetuosa con el medio ambiente, inclusiva y generadora de oportunidades para todos, deberíamos poder establecer una alianza con los poderes públicos para posibilitar que nuestras empresas crezcan”, ha dicho Puig.

En su opinión, “deberíamos evitar que surjan dificultades que impidan la consolidación, la continuidad y el crecimiento de nuestras empresas. Y de ahí nuestra petición para que no se pongan trabas al crecimiento, ni que las condiciones para ello sean peores que las de nuestros vecinos europeos. Y a menudo esa es la realidad”.

Papel fundamental en la transformación de España Puig ha recordado el papel fundamental que las empresas familiares han tenido en la transformación de España y en el despegue económico y social que ha registrado nuestro país en los últimos 30 años, coincidiendo además con la fundación del IEF. Un proceso en el que la fiscalidad tiene una importancia capital. En este sentido, el presidente del Instituto ha recordado que “uno de los elementos que en las últimas décadas ha contribuido de forma efectiva al progreso de la sociedad europea y, por tanto, de la española es un régimen fiscal, en prácticamente todos los estados de la Unión, que trata de forma distinta aquellos elementos patrimoniales afectos a actividades empresariales del resto. En España este régimen se ha consolidado a lo largo de los últimos 25 años. Se trata, en esencia, de no penalizar la tenencia de aquellos bienes que se dedican a generar prosperidad y trabajo, de no hacer nuestras empresas menos competitivas que nuestras homólogas europeas, y de no gravar la transmisión de esos bienes para evitar desmantelar empresas en funcionamiento. Nuestro modelo económico depende en muy buena medida de que nuestro modelo vigente no se deteriore”.

 

Respecto a la Comisión de Expertos que ha puesto en marcha el Gobierno para plantear una reforma tributaria, Puig ha asegurado que “acogemos esa iniciativa con respeto. De hecho, el IEF ha
sometido al Comité sus propuestas, que se caracterizan por su moderación y su realismo. Somos muy conscientes de la necesidad de acometer políticas de consolidación fiscal para restablecer el
equilibrio de las cuentas públicas. En esa tarea, cuenten con nosotros”. 

En el mismo sentido, ha ofrecido la colaboración de la empresa familiar para luchar contra la economía sumergida, optimizar el gasto público y dotar de más eficiencia a los servicios del estado
del bienestar que reciben los ciudadanos. “Hay enormes oportunidades de colaboración público-privada para que los españoles disfruten de mejores servicios. Atrevámonos a explorar esas vías
para que cada euro pagado en impuestos y cada euro recibido en prestaciones sociales rinda con todo su potencial en beneficio de los ciudadanos. Si hay que contribuir de forma adicional a la
recuperación tras la pandemia, cuenten con nosotros. Pero no caigamos en la tentación fácil de destruir nuestras estructuras empresariales para responder a urgencias coyunturales”.

Y de la misma forma, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar ha ido categórico: “Desde nuestra voluntad de diálogo, desde nuestra demostrada neutralidad, el IEF estará siempre dispuesto a la colaboración y al esfuerzo compartido. Sin embargo, que nadie cuente con nosotros para poner trabas a las aspiraciones legítimas de nuestras empresas de seguir progresando, de seguir existiendo. Concentremos todos nuestros esfuerzos en favorecer el desarrollo de las empresas familiares. Su consolidación, su crecimiento, su éxito es sinónimo del éxito de España y del bienestar de los españoles”.

Al igual que hiciera en la inauguración, Puig ha mostrado su orgullo por el trabajo que las empresas familiares están haciendo tanto en España como en el resto del mundo, y ha lamentado que el
presidente del Gobierno no haya estado presente en la ceremonia de clausura del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. “Me hubiera gustado que lo hiciera para compartir con él nuestra labor”, ha dicho.

La revolución del impacto

La jornada de hoy, la última del Congreso, ha comenzado con la intervención de Paul Polman, ex CEO de Unilever y cofundador de Imagine.

Paul Polman, ex CEO de Unilever y cofundador de Imagine

A continuación, y bajo el título “La revolución del Impacto”, ha intervenido Sir Ronald Cohen (presidente de Global Steering Group for Impact Investment), desarrollándose después una mesa redonda con Ainoha Grandes (presidenta de la Fundación SHIP2B), Teresa Guardans (cofundadora de Oryx Impact), María Herrero (socia de Transcendent) y Alejandra Mitjans (directora de Ashoka España).

Sir Ronald Cohen durante su intervención

Mesa redonda “La revolución del Impacto”: Ainoha Grandes, Teresa Guardans, María Herrero y Alejandra Mitjans.

La vinculación de las personas con sus empresas

En el transcurso de esta última jornada del Congreso, Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos, ha presentado una encuesta en la que se analiza la imagen social de la empresa familiar. El estudio recoge una serie de conclusiones dignas de destacar. Por ejemplo, que existe una fuerte vinculación de las personas con sus empresas: el 83% de los ciudadanos asegura que su empresa tiene mucha importancia en su vida; el 54% afirma que sus mejores amigos son sus compañeros de trabajo, y más del 65% considera que en su empresa puede desarrollar su talento y crecer como persona. El 62% de los encuestados considera que la labor de las empresas está siendo útil para paliar la crisis provocada por la pandemia. El 90% afirma que las empresas deben jugar un papel relevante en la reconstrucción de la economía, y la mayoría de los encuestados (60%) afirma que las empresas han actuado con responsabilidad durante la pandemia. En este sentido, el 82% afirma específicamente que su empresa tomó las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de sus empleados. La inmensa mayoría de la gente no tuvo problemas durante el confinamiento con los suministros dependientes de las empresas privadas (como energía, internet, alimentación, etc.) ni con el cobro de sus nóminas. Por el contrario, la mayoría -entre el 58% y el 75% según los casos- manifiesta haber tenido problemas para realizar gestiones con servicios públicos diversos (centro de salud, ERTES, Sepes, gestiones varias). El 63,7% ha tenido problemas para cobrar prestaciones.

Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos

En la valoración del desempeño durante la pandemia, la Administración saca un aprobado (5,16 puntos sobre 10, suspendiendo en varios segmentos de edad y de intención de voto); las grandes
empresas obtienen un bien (6,30, aprobando en todos los segmentos de edad y de voto), mientras que las pymes obtienen un notable (7,39 y aprueban en todos los segmentos).

Tras la presentación de la encuesta, y ya en la recta final del Congreso, ha tenido lugar un diálogo entre Sol Daurella (presidenta de Coca-Cola Europacific Partners) y Eloy Planes (presidente de Fluidra), que hablaron de crecimiento, moderados por Juan Manuel Cendoya (vicepresidente de Santander España).

Mesa redonda “Crecimiento”: Sol Daurella y Eloy Planes, moderados por Juan Manuel Cendoya

 

El último panel ha estado centrado en el tema de la diversificación, con la participación de Jorge Gallardo Piqué (presidente de Hospitales Vithas) y Juan March, presidente de Banca March, con la moderación de José Luis Blanco, director general ejecutivo del IEF.

 

Tras la clausura, a cargo del presidente del IEF, Marc Puig, se ha anunciado que el próximo Congreso Nacional de la Empresa Familiar, el número XXV, tendrá lugar en Cáceres en 2022.

 

La Empresa Familiar comienza su XXIV Congreso Nacional en Pamplona con una Declaración en la que reafirma su compromiso con la sostenibilidad económica, social y medioambiental

Los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas han firmado hoy en Pamplona una declaración institucional en la que dan fe del compromiso de las empresas familiares españolas con las mejores prácticas de gestión que favorezcan una sostenibilidad que se ha de entender desde tres ángulos diferentes e inseparables: empresarial, social y medioambiental. 

El acto ha tenido lugar en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Pamplona y supone el preámbulo del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que arranca mañana en Baluarte Palacio de Congresos, al asisten cerca de 500 empresarios familiares procedentes de toda España y cuya inauguración oficial contará con la participación de Su Majestad el Rey.

Los presidentes del IEF y de las Asociaciones Territoriales vinculadas firman una declaración institucional en la que se comprometen a promover entre las empresas familiares las mejores prácticas de gestión para favorecer la sostenibilidad empresarial, social y medioambiental 

En el plano empresarial, el compromiso asumido por las empresas familiares a través de esta declaración institucional consiste en gestionar mediante prácticas empresariales y de inversión a largo plazo basadas en criterios éticos, que permitan un crecimiento sostenible y que tomen en consideración los intereses de trabajadores, clientes, proveedores, accionistas, instituciones, administraciones y la sociedad en su conjunto. El compromiso social, por su parte, incluye el fomento de la diversidad, la promoción de la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad adecuado a las necesidades de las empresas. Por último, las empresas familiares se comprometen a gestionarse de forma respetuosa con el medioambiente, adoptando las modificaciones que sean necesarias en sus procesos para reducir las emisiones de CO2.

El manifiesto ha sido firmado por Marc Puig (IEF), José Luis Martínez Lázaro (Asociación Andaluza de la Empresa Familiar), José María Salazar (Asociación Asturiana de la Empresa Familiar), Esther Vidal Ferrer (Asociación Balear de la Empresa Familiar), Vicente Alciturri (Asociación Cántabra de la Empresa Familiar), Amadeu Jori Armengol (Asociación Catalana de la Empresa Familiar), Miguel Ángel Leal Adame (Asociación Extremeña de Empresa Familiar), Maite Antón Puntes (Asociación de la Empresa Familiar de Alicante), Alfonso Sesé Asensio (Asociación de la Empresa Familiar de Aragón), Manuel del Valle (Asociación de la Empresa Familiar de Canarias), Juan Ignacio de Mesa Ruíz (Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha), Rocío Hervella Durántez (Empresa Familiar de Castilla y León), Víctor Nogueira García (Asociación Gallega de la Empresa Familiar), José Mª Tortosa Martínez (Asociación Murciana de la Empresa Familiar), Victoria Plantalamor Contreras (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid), Daniel Marín Bueno (Asociación Riojana de la Empresa Familiar), Vicente Boluda Fos (AVE), Francisco Esparza Unsain (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra), Andrés Sendagorta Mcdonnell (Asociación Empresa Familiar de Euskadi). 

Tras la firma de la mencionada declaración institucional ha tenido lugar en la Catedral de Pamplona la bienvenida a los asistentes al Congreso, en la que han intervenido el deán de la Catedral, Carlos Ayerra, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el presidente de Adefan, Francisco Esparza. 

La declaración institucional dice textualmente: 

La pandemia ha marcado de forma dramática el comienzo de la tercera década del Siglo XXI. 

En España el COVID 19 ha acabado con la vida de miles de personas y ha provocado una crisis económica sin precedentes. Sus devastadoras consecuencias sobre el empleo han acentuado las desigualdades en nuestra sociedad. 

La pandemia ha puesto en evidencia nuestra fragilidad, pero también ha permitido aflorar el impulso de empresas, instituciones y, en general, de todos los ciudadanos para abordar un cambio de paradigma en las relaciones económicas y sociales. 

Europa ha puesto en marcha un plan de ayudas histórico, imprescindible para la recuperación, que tiene en la sostenibilidad su eje central. 

Sostenibilidad entendida en su triple vertiente: medioambiental, económica y social. 

Ciudadanos, empresas e instituciones han interiorizado que la sostenibilidad es la piedra angular sobre la que construir una sociedad mejor. Sin un compromiso real por parte de todos no hay futuro posible. 

Las empresas familiares hemos trabajado desde siempre con una visión a largo plazo y un compromiso auténtico con las generaciones futuras, con nuestro entorno y nuestras comunidades. 

Por ello, en este momento histórico queremos redoblar nuestros esfuerzos y liderar este impulso que nos aúna con las instituciones, las demás empresas y todas nuestras comunidades. 

Desde aquí, en Pamplona, en octubre de 2021, el IEF y sus dieciocho Asociaciones Territoriales vinculadas, en su calidad de acreditados representantes de las empresas familiares de España, asumimos un triple compromiso: 

Compromiso empresarial: nuestra misión es satisfacer las necesidades de nuestros clientes y consumidores teniendo en cuenta los intereses de nuestros trabajadores, nuestros proveedores, las comunidades en las que operamos y la sociedad en su conjunto, gestionando nuestras empresas con una visión de largo plazo, pensando en las siguientes generaciones, con criterios éticos que permitan un crecimiento sostenible. 

Compromiso social: queremos fomentar la diversidad, promover la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad, adecuado a las necesidades de las empresas. 

Compromiso medioambiental: queremos gestionar nuestras empresas de forma respetuosa con el medioambiente, implantando las modificaciones necesarias en nuestros procesos para reducir y, eventualmente, eliminar, las emisiones de C02 e identificando actuaciones alternativas que compensen aquellas emisiones que, transitoriamente, no sean eliminables. Adoptaremos las medidas necesarias para reducir cualquier otro tipo de externalidades en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU”. 

Fernández-Vega: “Nuestros valores son la razón de ser de nuestra institución y lo que nos ha llevado hasta aquí de una forma exitosa durante 135 años”

  • “Afianzamos nuestros valores con protocolos para garantizar el éxito en la sucesión y la continuidad de la empresa”
  • “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima”

 

El Ciclo La Empresa Familiar Comparte, organizado por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, ha celebrado una nueva sesión online en la que han participado los prestigiosos oftalmólogos de la familia Fernández-Vega el Profesor Luis Fernández-Vega Sanz y su hijo, el Doctor Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso. Un webinar que ha contado con la moderación de la periodista Ana Samboal.

Tras una trayectoria de 135 años recogidos en cinco generaciones de especialistas, la familia Fernández-Vega continúa su legado transmitiendo CICACOA de generación en generación: ciencia, cariño, comprensión y ánimo. “La CICACOA es un fármaco que mi padre decía que hay que saber aplicar en las dosis apropiadas, según el paciente. Unos necesitan más comprensión otros, más de ciencia. Esa CICACOA, esa relación médico-paciente es muy importante. Por eso la telemedicina es muy importante para salvar un momento de pandemia puntual o por no poder desplazarse, pero es tan importante la relación que va a seguir siendo fundamental el contacto”, señala Fernández-Vega Sanz.

La empresa como necesidad

Ser empresario no entraba en los planes de los Fernández-Vega pero la alta demanda de pacientes les obligó a crecer e ir aumentando el volumen de trabajadores y poco a poco se fueron profesionalizando. Como señala Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, “la vocación médica prima siempre. Eso lo tenemos claro. Pero sí que es verdad que desde casa veíamos que teníamos que estar preparados para lo que se nos venía, había una labor empresarial detrás”.

Como seña de éxito de esta familia de oftalmólogos, desde sus orígenes en 1886, cuenta con una clara apuesta por la formación internacional. Algo que enriquece a la propia empresa por los conocimientos adicionales que aporta: “la formación en medicina debe ser permanente, pero esto es transmisible a cualquier empresa”.

Un activo para Asturias

El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega ha sido reconocido recientemente en MRS, el ranking de reputación sanitaria más importante de España, como el mejor centro privado de oftalmología del país. “Desde una ciudad pequeña como Oviedo quizá tenga un poco más de valor”, señalan. “Con Oviedo tenemos muy buena relación porque llevamos 135 años aquí, aunque todos hemos estudiado fuera. Movemos a unas 110 mil personas al año. Según un estudio de la universidad de Oviedo de 2012 el 10% de las pernoctaciones de la ciudad eran por pacientes nuestros. Y es que el 70% de sus pacientes acuden desde otras regiones.

Aseguran que es raro el mes que no se nos acerca algún grupo con alguna oferta tentadora que no han llegado a  estudiar  porque hay algo más valioso para esta familia: “tenemos  nuestros valores y eso es muy difícil de cuantificar. Pertenecer a otro grupo podría hacer que perdiéramos identidad, la razón de ser de nuestra institución. Lo que nos ha llevado hasta aquí.”

Oviedo

También para Luis hijo, si nada lo impide, Oviedo seguirá siendo su sede en el futuro. “Nuestra intención es seguir aquí. Pusimos una semilla en Madrid que podríamos hacer crecer, pero no es nuestra intención en un futuro inmediato, porque estamos muy contentos tal como estamos. Lo único que queremos es trabajar en igualdad de condiciones con otras CCAA y, de ser así, seguiremos otros 135 años”, señala el doctor Fernández-Vega Cueto-Felgueroso.

Entre las diferencias a las que se enfrentan en Asturias frente a otras regiones están la  dificultad en las comunicaciones que van mejorando aunque más lentamente de lo necesario y una elevada fiscalidad. “Por una parte, el AVE ayudará a que la gente pueda llegar con más facilidad, en un tiempo prudencial. Y, por otro lado, el tema fiscal, Es importante una homogenización, a la par que reducción, de los impuestos para poder competir en igualdad y mantener la generación de actividad y la capacidad de atraer y retener talento en Asturias”, declara Luis padre. Ya que, como bien dicen, esto supone un agravio con respecto a empresas de la competencia.

Protocolos de sucesión

Los protocolos son parte fundamental del funcionamiento del negocio familiar ya que determinan tanto la incorporación de nuevos miembros a la empresa, como la formación accionarial o el plan de sucesiones.

No se puede ser accionista si no se trabaja en la empresa, pero tiene además que cumplir unos requisitos. Así que hoy tenemos tres accionistas, aunque hay más familiares en la empresa, y eso nos ayuda a tomar decisiones, asegura el Profesor Luis Fernández-Vega.

Además, cuentan con un protocolo familiar que dice cómo se tiene que formar un oftalmólogo de la familia que se quiere incorporar al negocio, cuántos años debe trabajar fuera o cómo se profesionaliza la gestión. La edad para abandonar la cirugía se ha fijado en 75 años; “la clínica o la consulta depende la persona, de cómo esté, pero hará menos proporción de pacientes”. Como señala Luis padre, “uno tiene que marcharse de los sitios entre aplausos, no entre silbidos. No puedes negar la realidad y hay que saber en qué momento te tienes que marchar y, cuando las condiciones no sean las óptimas, no puedes ser una rémora para la organización”.

Especialización e investigación

La fórmula para salvar los conflictos profesionales en la familia la han encontrado en la especialización de cada uno de sus miembros. “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima. No podemos comparar a un primo con otro porque cada uno se dedica a una cosa”, comenta el doctor.

El instituto oftalmológico Fernández-Vega atiende cada año a más de 110.000 pacientes que ponen sus ojos en manos de los más de 200 profesionales que trabajan allí. Una labor apoyada sobre tres patas fundamentales: la clínica, la investigación y la docencia.

“Hoy en día no se puede hacer nada sin la clínica, la cirugía y la investigación. La parte de investigación es clave para poder trabajar allí en los problemas no resueltos y tener investigadores que pudieran estudiarlos. Llevamos mucho tiempo haciendo investigación y con toda la información creamos bases de datos, y con ayuda de la inteligencia Artificial, podemos extraer resultados que nos puedan beneficiar a nosotros y a nuestros pacientes”.

Además, por supuesto, de que todo este conocimiento lo transmiten a otros profesionales de la medicina a través de la docencia. Desde hace algunos años la clínica Fernández-Vega se convirtió también en instituto universitario.

Y todo ello, confiesan, les ha permitido ir siempre varios años por delante de la competencia.

La Fundación y el factor humano

“Para nosotros es muy importante la fundación”, dice el doctor Fernández-Vega. “Como médicos creemos que tenemos que devolver a la sociedad parte de lo que nos da.”

A través de su fundación ayudan a gente necesitada. “Queremos que quien nos necesite pueda contar con nosotros”.

Destacan, por ejemplo, los miles de personas ciegas “evitables” que podrían recuperar la visión con una simple operación de cataratas.

La Empresa Familiar Comparte

Esta sesión forma parte del programa «LA EMPRESA FAMILIAR COMPARTE» que tiene como principal objetivo el de compartir experiencias y conocer las tendencias de gestión en la empresa familiar de la mano de empresarios familiares líderes a nivel nacional e internacional.

En este programa participa toda la red de Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar en España, colaborando entre todos y aportando valor a las más de 1200 familias empresarias asociadas, y está patrocinado por Credit Suisse, entidad comprometida con la realidad y las necesidades de las empresas familiares.

Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar son una red de Asociaciones sin ánimo de lucro que nacen para apoyar y defender a las empresas familiares de España, para contribuir a su impulso y fortalecimiento.

Entre sus principales objetivos destaca el ser referente institucional, empresarial y social de la realidad de la Empresa Familiar en cada una de las Comunidades Autónomas.

Están vinculadas al Instituto de la Empresa Familiar (IEF), al Family Business Network (FBN) y al European Family Business (EFB).

Engloban a más de 1.100 empresas familiares asociadas de todas las ramas de la actividad productiva que comparten los valores de la Empresa Familiar: estabilidad y constancia (visión a largo plazo), compromiso (con las nuevas generaciones, con el empleo, con la sostenibilidad), cultura emprendedora y cultura del esfuerzo.

Las Empresas Familiares aceleran el proceso de transformación hacia un modelo más sostenible

La red de Asociaciones de Empresa Familiar de toda España (AATT), de la que formamos parte y que integra más de 1.500 empresas familiares líderes en sus sectores de actividad, ha puesto en marcha el 2º Ciclo de encuentros online “La empresa familiar comparte”. El propósito de esta actividad es compartir entre todos los socios sus experiencias, los retos a los que se han enfrentado ante la situación actual y las medidas que han ido acometiendo para minimizar al máximo las consecuencias derivadas del mismo, además de visibilizar la importancia que tienen las empresas familiares en la generación de riqueza y empleo en España.

La sesión online titulada “Transformación y Sostenibilidad” ha contado con la participación de Pilar Martínez- Cosentino, vicepresidenta Ejecutiva Grupo Cosentino, y de Enrique Silla, CEO Jeanología, bajo la moderación del periodista Juanma Romero.

Durante el pasado año las empresas familiares aceleraron los procesos de transformación hacia un modelo más sostenible y los valores intrínsecos a este tipo de empresas, como son la vocación por el largo plazo, el esfuerzo y el compromiso con las familias, los empleados y el entorno en el que se asientan.

Para Pilar Martínez-Cosentino, que lidera desde Almería una empresa que produce y distribuye superficies innovadoras para el diseño y la arquitectura, con 5.000 empleados en todo el mundo y unas ventas al exterior que representan el 92% de su facturación total, el concepto de sostenibilidad es algo más que cuidar del medio ambiente.

 

“En Cosentino entendemos la sostenibilidad en un sentido amplio, como una manera de preservar la Compañía en el futuro haciéndola valiosa para el entorno ambiental, la sociedad y todos los grupos de interés”.

 

En esta misma línea se pronunció Enrique Silla, para quien la sostenibilidad consistiría en alinear tres aspectos: planeta, personas y beneficios. “Lograr el objetivo de la sostenibilidad solo se consigue con rentabilidad”, aseguró el CEO de Jeanología, una empresa textil valenciana presente en 22 países, cuya facturación procede en un 98% del exterior y que ha conseguido liderar la transformación de industria textil en el mundo con sus tecnologías disruptivas capaces de aumentar la productividad, reducir el consumo de agua y energía, eliminando al mismo tiempo residuos y emisiones.

Para los dos empresarios la sostenibilidad se ha convertido en un concepto clave dentro de la visión competitiva de la empresa. “Estamos en un mundo en el que el consumidor no va a comprar un producto si sabe que para fabricarlo se han destruido recursos naturales o se ha empleado mano de obra infantil”, aseguró Enrique Silla.

“Si las empresas son competitivas en sostenibilidad y responsabilidad social, se ganarán la credibilidad y confianza del cliente y conseguirán atraer y retener talento”.

 

Las Administraciones Públicas deben incentivar, no penalizar

Por su parte, Pilar Martínez-Cosentino subrayó la necesidad de que las empresas realicen el viaje hacia la sostenibilidad acompañados de las Administraciones Públicas y de la sociedad en general. “Si queremos dar un salto adelante como sociedad, sin dejarnos a nadie atrás, necesitamos incrementar la competitividad de las empresas por la vía de incorporar talento, y para ello se necesita impulsar la FP Dual y unos estudios universitarios que respondan a las necesidades de las empresas”. “O hacemos un plan de Educación a largo plazo en España o será complicado evolucionar como país”, afirmó.

Desde el punto de vista de estos dos empresarios familiares, el papel de las Administraciones Públicas a la hora de lograr el reto de una mayor competitividad empresarial pasa por crear unos marcos normativos que incentiven la inversión y la actividad y no las penalicen. “Necesitamos incentivos a la generación de empleo, a la I+D+i; a la internacionalización; hace falta que las Administraciones nos ayuden a ser más competitivos. Las empresas somos parte de la solución, y en la medida en que seamos más competitivas y rentables, podremos contribuir de mejor manera a la sostenibilidad”, afirmó Martínez-Cosentino.

En la misma línea se pronunció Enrique Silla, quien pidió a las Administraciones Públicas “menos intervencionismo y que dejen la gestión en manos de las empresas”.

Sobre las lecciones que la pandemia ha dejado a las empresas familiares, los dos empresarios coincidieron en subrayar la capacidad de resiliencia que se ha instalado en los empresarios. “Creo que estamos ahora mejor preparados para un mundo más incierto; hemos ganado en flexibilidad y agilidad para enfrentarnos a situaciones que pueden volver a ocurrir en el futuro”, aseguró el CEO de Jeanología. Pilar Martínez-Cosentino hizo hincapié, además, en un nuevo estilo de gestión que apuesta por organizaciones más horizontales y que sabe escuchar mejor al cliente: “nos hemos reinventado, y lo que viene después del Covid no se va a parecer a lo que había antes”, señaló.

A su juicio, las herramientas con las que la empresa familiar seguirá liderando la creación de empleo y la generación de bienestar en las sociedades serán esa apuesta por la sostenibilidad que conecta directamente con la idiosincrasia de estas organizaciones y que, en buena medida, es la consecuencia de unos valores muy arraigados en su seno, como la mirada puesta en el largo plazo, los valores relacionados con la familia, el trabajo y el esfuerzo, y el compromiso con empleados, proveedores, clientes y con la sociedad.

No obstante, las empresas familiares “deberán seguir dando la batalla para ganar tamaño, perdiendo el miedo al crecimiento inorgánico, mediante operaciones de fusión”, como sostuvo Enrique Silla, y redoblar su apuesta por la comunicación “para poner en valor ante la sociedad su papel fundamental en la creación de riqueza y bienestar”, en palabras de Pilar Martínez-Cosentino.