Los empresarios familiares reivindican el trabajo realizado durante la pandemia y su liderazgo para construir una sociedad mejor

Su Majestad el Rey ha inaugurado hoy el XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), con la colaboración de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (Adefan) y el patrocinio de Banco Santander y KPMG, reúne en Pamplona a cerca de 500 empresario familiares de toda España, bajo el lema “Trabajamos por una sociedad mejor”

En el acto de apertura del Congreso han participado también la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, María Chivite, la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el presidente del IEF, Marc Puig, quien en su intervención ha reivindicado la labor realizada por las empresas familiares durante la pandemia, ha puesto de manifiesto el compromiso de estas compañías por encabezar la transformación social y económica que debe abordar nuestro país y ha mostrado el orgullo por el trabajo, la perseverancia y el liderazgo que caracteriza el día a día de los empresarios familiares españoles. 

Declaración institucional

Como preámbulo al comienzo del Congreso, ayer domingo los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas firmaron en el Ayuntamiento de Pamplona una declaración institucional en la que se da fe del compromiso de las empresas familiares españolas con las mejores prácticas de gestión que favorezcan una sostenibilidad que se ha de entender desde tres ángulos diferentes e inseparables: empresarial, social y medioambiental.

En el plano empresarial, el compromiso asumido por las empresas familiares a través de esta declaración institucional consiste en gestionar mediante prácticas empresariales y de inversión a largo plazo basadas en criterios éticos, que permitan un crecimiento sostenible y que tomen en consideración los intereses de trabajadores, clientes, proveedores, accionistas, instituciones, administraciones y la sociedad en su conjunto. El compromiso social, por su parte, incluye el fomento de la diversidad, la promoción de la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad adecuado a las necesidades de las empresas. Por último, las empresas familiares se comprometen a gestionarse de forma respetuosa con el medioambiente, adoptando las modificaciones que sean necesarias en sus procesos para reducir las emisiones de CO2.

Vicente Boluda en la firma de la Declaración institucional

 Orgullo de ser empresario 

Puig ha querido reivindicar también el orgullo de ser empresario. Ante un auditorio formado por cerca de medio millar de empresarios familiares procedentes de toda España, el presidente del IEF ha asegurado que “cuando vemos todas las actuaciones que lleváis a cabo, cuando repasamos las historias extraordinarias que protagonizáis vosotros, sentimos un legítimo orgullo. Este Congreso es un homenaje al esfuerzo, al trabajo, a la perseverancia, al liderazgo. Es un homenaje a lo que habéis hecho y seguís haciendo cada día”. 

El presidente del IEF, Marc Puig, expresa su orgullo por el trabajo, la perseverancia y el liderazgo que caracteriza la labor continuada de los empresarios familiares: “Este Congreso es un homenaje a lo que habéis hecho y seguís haciendo cada día”

Puig ha recordado que el lema del Congreso, “Trabajamos por una sociedad mejor”, resume en sí mismo la naturaleza de las empresas familiares, que se caracterizan “por compartir una serie de valores esenciales: visión a largo plazo, voluntad de continuidad a través de las generaciones, compromiso con la sociedad y arraigo local”.  Y ha explicado cómo trabajan las empresas familiares por una sociedad mejor: liderando el esfuerzo de transformación que exige la lucha contra el cambio climático, trabajando desde las propias compañías por la igualdad, la no discriminación y la cohesión social, y creando empleo de calidad. “Nosotros sabemos bien la importancia que el empleo tiene para que la prosperidad llegue a todos. Vamos a esforzarnos en seguir creando empleos de calidad y pedimos que nos permitan hacerlo, que no nos pongan condiciones peores que las de nuestros países vecinos con los que competimos”, ha dicho.  

El presidente del IEF, Marc Puig, en la inauguración del Congreso

Tras la inauguración oficial presidida por Su Majestad el Rey ha tenido lugar la presentación de “Semillas: reconocimiento a la trayectoria”, un homenaje a los empresarios que han contribuido a la creación, crecimiento y reconocimiento público del IEF y del movimiento de la empresa familiar. En palabras de Marc Puig, “tenemos la obligación de rendir tributo a quienes nos precedieron, a los ex presidentes de IEF que nos han dejado. Un tributo a esa generación que contribuyó de forma decisiva a transformar la realidad de España para convertirla en el país moderno y dinámico que es hoy”. 

Coloquio ‘Semillas. Reconocimiento a la trayectoria’ con Marian Puig (Puig) Fernando Rodés (ISP) y Pablo Lara (Editorial Planeta)

El programa de esta primera jornada incluye una mesa redonda en la que, bajo el título de “Más que números: propósito empresarial”, participan Ana Vallés (presidenta de Sorigué), Andrés Sendagorta (presidente de Sener) y Cristóbal Colón (fundador de La Fageda), con la moderación de Jordi Canals, profesor de dirección estratégica y titular de la cátedra Fundación IESE de Gobierno Corporativo).

Mesa redonda “Más que números: propósito empresarial”: Ana Vallés, Andrés Sendagorta, y Cristóbal Colón con la moderación de Jordi Canals.

La jornada matinal ha concluido con la intervención del presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

Presidente del Partido Popular, Pablo Casado

La sesión de tarde del lunes 25 de octubre ha comenzado con la intervención de Juan José Cano, presidente de KPMG España. A continuación interviene Boyan Slat, fundador y CEO de The OceanCleanUp, en un diálogo con Patricia Riberas, directora de Transformación y Organización de Gestamp, tras el cual tendrá lugar la mesa redonda “El Mundo que queremos”, en la que intervienen como ponentes Juan Moya (vicepresidente de Persán), Álvaro Solans (vicepresidente del Grupo Pikolin) y Ana Álvarez (secretaria general y del Consejo del Grupo Armando Álvarez). La moderación corre a cargo de Beatriz Molins (consejera de Cementos Molins). Posteriormente se desarrollará el panel titulado “La empresa familiar por una sociedad mejor”, en el que participan Juan Perán (fundador del grupo Pikolinos), Daniel Antoñanzas (director gerente de Exkal), Roberto García (presidente de Castilla Termal) y Enrique Enciso (cofundador del Grupo Sylvestris). 

La jornada del lunes termina con el panel que bajo el título “La empresa familiar a través de las generaciones y de los mercados: el caso Henkel” reúne a Rob Davies (de Banyan Global), Simone Bagel-Trah (presidenta de Henkel AG) y Marc Puig (presidente ejecutivo de Puig).

Resumen jornada lunes 25 octubre

La Empresa Familiar comienza su XXIV Congreso Nacional en Pamplona con una Declaración en la que reafirma su compromiso con la sostenibilidad económica, social y medioambiental

Los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas han firmado hoy en Pamplona una declaración institucional en la que dan fe del compromiso de las empresas familiares españolas con las mejores prácticas de gestión que favorezcan una sostenibilidad que se ha de entender desde tres ángulos diferentes e inseparables: empresarial, social y medioambiental. 

El acto ha tenido lugar en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Pamplona y supone el preámbulo del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que arranca mañana en Baluarte Palacio de Congresos, al asisten cerca de 500 empresarios familiares procedentes de toda España y cuya inauguración oficial contará con la participación de Su Majestad el Rey.

Los presidentes del IEF y de las Asociaciones Territoriales vinculadas firman una declaración institucional en la que se comprometen a promover entre las empresas familiares las mejores prácticas de gestión para favorecer la sostenibilidad empresarial, social y medioambiental 

En el plano empresarial, el compromiso asumido por las empresas familiares a través de esta declaración institucional consiste en gestionar mediante prácticas empresariales y de inversión a largo plazo basadas en criterios éticos, que permitan un crecimiento sostenible y que tomen en consideración los intereses de trabajadores, clientes, proveedores, accionistas, instituciones, administraciones y la sociedad en su conjunto. El compromiso social, por su parte, incluye el fomento de la diversidad, la promoción de la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad adecuado a las necesidades de las empresas. Por último, las empresas familiares se comprometen a gestionarse de forma respetuosa con el medioambiente, adoptando las modificaciones que sean necesarias en sus procesos para reducir las emisiones de CO2.

El manifiesto ha sido firmado por Marc Puig (IEF), José Luis Martínez Lázaro (Asociación Andaluza de la Empresa Familiar), José María Salazar (Asociación Asturiana de la Empresa Familiar), Esther Vidal Ferrer (Asociación Balear de la Empresa Familiar), Vicente Alciturri (Asociación Cántabra de la Empresa Familiar), Amadeu Jori Armengol (Asociación Catalana de la Empresa Familiar), Miguel Ángel Leal Adame (Asociación Extremeña de Empresa Familiar), Maite Antón Puntes (Asociación de la Empresa Familiar de Alicante), Alfonso Sesé Asensio (Asociación de la Empresa Familiar de Aragón), Manuel del Valle (Asociación de la Empresa Familiar de Canarias), Juan Ignacio de Mesa Ruíz (Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha), Rocío Hervella Durántez (Empresa Familiar de Castilla y León), Víctor Nogueira García (Asociación Gallega de la Empresa Familiar), José Mª Tortosa Martínez (Asociación Murciana de la Empresa Familiar), Victoria Plantalamor Contreras (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid), Daniel Marín Bueno (Asociación Riojana de la Empresa Familiar), Vicente Boluda Fos (AVE), Francisco Esparza Unsain (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra), Andrés Sendagorta Mcdonnell (Asociación Empresa Familiar de Euskadi). 

Tras la firma de la mencionada declaración institucional ha tenido lugar en la Catedral de Pamplona la bienvenida a los asistentes al Congreso, en la que han intervenido el deán de la Catedral, Carlos Ayerra, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el presidente de Adefan, Francisco Esparza. 

La declaración institucional dice textualmente: 

La pandemia ha marcado de forma dramática el comienzo de la tercera década del Siglo XXI. 

En España el COVID 19 ha acabado con la vida de miles de personas y ha provocado una crisis económica sin precedentes. Sus devastadoras consecuencias sobre el empleo han acentuado las desigualdades en nuestra sociedad. 

La pandemia ha puesto en evidencia nuestra fragilidad, pero también ha permitido aflorar el impulso de empresas, instituciones y, en general, de todos los ciudadanos para abordar un cambio de paradigma en las relaciones económicas y sociales. 

Europa ha puesto en marcha un plan de ayudas histórico, imprescindible para la recuperación, que tiene en la sostenibilidad su eje central. 

Sostenibilidad entendida en su triple vertiente: medioambiental, económica y social. 

Ciudadanos, empresas e instituciones han interiorizado que la sostenibilidad es la piedra angular sobre la que construir una sociedad mejor. Sin un compromiso real por parte de todos no hay futuro posible. 

Las empresas familiares hemos trabajado desde siempre con una visión a largo plazo y un compromiso auténtico con las generaciones futuras, con nuestro entorno y nuestras comunidades. 

Por ello, en este momento histórico queremos redoblar nuestros esfuerzos y liderar este impulso que nos aúna con las instituciones, las demás empresas y todas nuestras comunidades. 

Desde aquí, en Pamplona, en octubre de 2021, el IEF y sus dieciocho Asociaciones Territoriales vinculadas, en su calidad de acreditados representantes de las empresas familiares de España, asumimos un triple compromiso: 

Compromiso empresarial: nuestra misión es satisfacer las necesidades de nuestros clientes y consumidores teniendo en cuenta los intereses de nuestros trabajadores, nuestros proveedores, las comunidades en las que operamos y la sociedad en su conjunto, gestionando nuestras empresas con una visión de largo plazo, pensando en las siguientes generaciones, con criterios éticos que permitan un crecimiento sostenible. 

Compromiso social: queremos fomentar la diversidad, promover la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad, adecuado a las necesidades de las empresas. 

Compromiso medioambiental: queremos gestionar nuestras empresas de forma respetuosa con el medioambiente, implantando las modificaciones necesarias en nuestros procesos para reducir y, eventualmente, eliminar, las emisiones de C02 e identificando actuaciones alternativas que compensen aquellas emisiones que, transitoriamente, no sean eliminables. Adoptaremos las medidas necesarias para reducir cualquier otro tipo de externalidades en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU”. 

Fernández-Vega: “Nuestros valores son la razón de ser de nuestra institución y lo que nos ha llevado hasta aquí de una forma exitosa durante 135 años”

  • “Afianzamos nuestros valores con protocolos para garantizar el éxito en la sucesión y la continuidad de la empresa”
  • “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima”

 

El Ciclo La Empresa Familiar Comparte, organizado por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, ha celebrado una nueva sesión online en la que han participado los prestigiosos oftalmólogos de la familia Fernández-Vega el Profesor Luis Fernández-Vega Sanz y su hijo, el Doctor Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso. Un webinar que ha contado con la moderación de la periodista Ana Samboal.

Tras una trayectoria de 135 años recogidos en cinco generaciones de especialistas, la familia Fernández-Vega continúa su legado transmitiendo CICACOA de generación en generación: ciencia, cariño, comprensión y ánimo. “La CICACOA es un fármaco que mi padre decía que hay que saber aplicar en las dosis apropiadas, según el paciente. Unos necesitan más comprensión otros, más de ciencia. Esa CICACOA, esa relación médico-paciente es muy importante. Por eso la telemedicina es muy importante para salvar un momento de pandemia puntual o por no poder desplazarse, pero es tan importante la relación que va a seguir siendo fundamental el contacto”, señala Fernández-Vega Sanz.

La empresa como necesidad

Ser empresario no entraba en los planes de los Fernández-Vega pero la alta demanda de pacientes les obligó a crecer e ir aumentando el volumen de trabajadores y poco a poco se fueron profesionalizando. Como señala Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, “la vocación médica prima siempre. Eso lo tenemos claro. Pero sí que es verdad que desde casa veíamos que teníamos que estar preparados para lo que se nos venía, había una labor empresarial detrás”.

Como seña de éxito de esta familia de oftalmólogos, desde sus orígenes en 1886, cuenta con una clara apuesta por la formación internacional. Algo que enriquece a la propia empresa por los conocimientos adicionales que aporta: “la formación en medicina debe ser permanente, pero esto es transmisible a cualquier empresa”.

Un activo para Asturias

El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega ha sido reconocido recientemente en MRS, el ranking de reputación sanitaria más importante de España, como el mejor centro privado de oftalmología del país. “Desde una ciudad pequeña como Oviedo quizá tenga un poco más de valor”, señalan. “Con Oviedo tenemos muy buena relación porque llevamos 135 años aquí, aunque todos hemos estudiado fuera. Movemos a unas 110 mil personas al año. Según un estudio de la universidad de Oviedo de 2012 el 10% de las pernoctaciones de la ciudad eran por pacientes nuestros. Y es que el 70% de sus pacientes acuden desde otras regiones.

Aseguran que es raro el mes que no se nos acerca algún grupo con alguna oferta tentadora que no han llegado a  estudiar  porque hay algo más valioso para esta familia: “tenemos  nuestros valores y eso es muy difícil de cuantificar. Pertenecer a otro grupo podría hacer que perdiéramos identidad, la razón de ser de nuestra institución. Lo que nos ha llevado hasta aquí.”

Oviedo

También para Luis hijo, si nada lo impide, Oviedo seguirá siendo su sede en el futuro. “Nuestra intención es seguir aquí. Pusimos una semilla en Madrid que podríamos hacer crecer, pero no es nuestra intención en un futuro inmediato, porque estamos muy contentos tal como estamos. Lo único que queremos es trabajar en igualdad de condiciones con otras CCAA y, de ser así, seguiremos otros 135 años”, señala el doctor Fernández-Vega Cueto-Felgueroso.

Entre las diferencias a las que se enfrentan en Asturias frente a otras regiones están la  dificultad en las comunicaciones que van mejorando aunque más lentamente de lo necesario y una elevada fiscalidad. “Por una parte, el AVE ayudará a que la gente pueda llegar con más facilidad, en un tiempo prudencial. Y, por otro lado, el tema fiscal, Es importante una homogenización, a la par que reducción, de los impuestos para poder competir en igualdad y mantener la generación de actividad y la capacidad de atraer y retener talento en Asturias”, declara Luis padre. Ya que, como bien dicen, esto supone un agravio con respecto a empresas de la competencia.

Protocolos de sucesión

Los protocolos son parte fundamental del funcionamiento del negocio familiar ya que determinan tanto la incorporación de nuevos miembros a la empresa, como la formación accionarial o el plan de sucesiones.

No se puede ser accionista si no se trabaja en la empresa, pero tiene además que cumplir unos requisitos. Así que hoy tenemos tres accionistas, aunque hay más familiares en la empresa, y eso nos ayuda a tomar decisiones, asegura el Profesor Luis Fernández-Vega.

Además, cuentan con un protocolo familiar que dice cómo se tiene que formar un oftalmólogo de la familia que se quiere incorporar al negocio, cuántos años debe trabajar fuera o cómo se profesionaliza la gestión. La edad para abandonar la cirugía se ha fijado en 75 años; “la clínica o la consulta depende la persona, de cómo esté, pero hará menos proporción de pacientes”. Como señala Luis padre, “uno tiene que marcharse de los sitios entre aplausos, no entre silbidos. No puedes negar la realidad y hay que saber en qué momento te tienes que marchar y, cuando las condiciones no sean las óptimas, no puedes ser una rémora para la organización”.

Especialización e investigación

La fórmula para salvar los conflictos profesionales en la familia la han encontrado en la especialización de cada uno de sus miembros. “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima. No podemos comparar a un primo con otro porque cada uno se dedica a una cosa”, comenta el doctor.

El instituto oftalmológico Fernández-Vega atiende cada año a más de 110.000 pacientes que ponen sus ojos en manos de los más de 200 profesionales que trabajan allí. Una labor apoyada sobre tres patas fundamentales: la clínica, la investigación y la docencia.

“Hoy en día no se puede hacer nada sin la clínica, la cirugía y la investigación. La parte de investigación es clave para poder trabajar allí en los problemas no resueltos y tener investigadores que pudieran estudiarlos. Llevamos mucho tiempo haciendo investigación y con toda la información creamos bases de datos, y con ayuda de la inteligencia Artificial, podemos extraer resultados que nos puedan beneficiar a nosotros y a nuestros pacientes”.

Además, por supuesto, de que todo este conocimiento lo transmiten a otros profesionales de la medicina a través de la docencia. Desde hace algunos años la clínica Fernández-Vega se convirtió también en instituto universitario.

Y todo ello, confiesan, les ha permitido ir siempre varios años por delante de la competencia.

La Fundación y el factor humano

“Para nosotros es muy importante la fundación”, dice el doctor Fernández-Vega. “Como médicos creemos que tenemos que devolver a la sociedad parte de lo que nos da.”

A través de su fundación ayudan a gente necesitada. “Queremos que quien nos necesite pueda contar con nosotros”.

Destacan, por ejemplo, los miles de personas ciegas “evitables” que podrían recuperar la visión con una simple operación de cataratas.

La Empresa Familiar Comparte

Esta sesión forma parte del programa «LA EMPRESA FAMILIAR COMPARTE» que tiene como principal objetivo el de compartir experiencias y conocer las tendencias de gestión en la empresa familiar de la mano de empresarios familiares líderes a nivel nacional e internacional.

En este programa participa toda la red de Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar en España, colaborando entre todos y aportando valor a las más de 1200 familias empresarias asociadas, y está patrocinado por Credit Suisse, entidad comprometida con la realidad y las necesidades de las empresas familiares.

Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar son una red de Asociaciones sin ánimo de lucro que nacen para apoyar y defender a las empresas familiares de España, para contribuir a su impulso y fortalecimiento.

Entre sus principales objetivos destaca el ser referente institucional, empresarial y social de la realidad de la Empresa Familiar en cada una de las Comunidades Autónomas.

Están vinculadas al Instituto de la Empresa Familiar (IEF), al Family Business Network (FBN) y al European Family Business (EFB).

Engloban a más de 1.100 empresas familiares asociadas de todas las ramas de la actividad productiva que comparten los valores de la Empresa Familiar: estabilidad y constancia (visión a largo plazo), compromiso (con las nuevas generaciones, con el empleo, con la sostenibilidad), cultura emprendedora y cultura del esfuerzo.

Las Empresas Familiares aceleran el proceso de transformación hacia un modelo más sostenible

La red de Asociaciones de Empresa Familiar de toda España (AATT), de la que formamos parte y que integra más de 1.500 empresas familiares líderes en sus sectores de actividad, ha puesto en marcha el 2º Ciclo de encuentros online “La empresa familiar comparte”. El propósito de esta actividad es compartir entre todos los socios sus experiencias, los retos a los que se han enfrentado ante la situación actual y las medidas que han ido acometiendo para minimizar al máximo las consecuencias derivadas del mismo, además de visibilizar la importancia que tienen las empresas familiares en la generación de riqueza y empleo en España.

La sesión online titulada “Transformación y Sostenibilidad” ha contado con la participación de Pilar Martínez- Cosentino, vicepresidenta Ejecutiva Grupo Cosentino, y de Enrique Silla, CEO Jeanología, bajo la moderación del periodista Juanma Romero.

Durante el pasado año las empresas familiares aceleraron los procesos de transformación hacia un modelo más sostenible y los valores intrínsecos a este tipo de empresas, como son la vocación por el largo plazo, el esfuerzo y el compromiso con las familias, los empleados y el entorno en el que se asientan.

Para Pilar Martínez-Cosentino, que lidera desde Almería una empresa que produce y distribuye superficies innovadoras para el diseño y la arquitectura, con 5.000 empleados en todo el mundo y unas ventas al exterior que representan el 92% de su facturación total, el concepto de sostenibilidad es algo más que cuidar del medio ambiente.

 

“En Cosentino entendemos la sostenibilidad en un sentido amplio, como una manera de preservar la Compañía en el futuro haciéndola valiosa para el entorno ambiental, la sociedad y todos los grupos de interés”.

 

En esta misma línea se pronunció Enrique Silla, para quien la sostenibilidad consistiría en alinear tres aspectos: planeta, personas y beneficios. “Lograr el objetivo de la sostenibilidad solo se consigue con rentabilidad”, aseguró el CEO de Jeanología, una empresa textil valenciana presente en 22 países, cuya facturación procede en un 98% del exterior y que ha conseguido liderar la transformación de industria textil en el mundo con sus tecnologías disruptivas capaces de aumentar la productividad, reducir el consumo de agua y energía, eliminando al mismo tiempo residuos y emisiones.

Para los dos empresarios la sostenibilidad se ha convertido en un concepto clave dentro de la visión competitiva de la empresa. “Estamos en un mundo en el que el consumidor no va a comprar un producto si sabe que para fabricarlo se han destruido recursos naturales o se ha empleado mano de obra infantil”, aseguró Enrique Silla.

“Si las empresas son competitivas en sostenibilidad y responsabilidad social, se ganarán la credibilidad y confianza del cliente y conseguirán atraer y retener talento”.

 

Las Administraciones Públicas deben incentivar, no penalizar

Por su parte, Pilar Martínez-Cosentino subrayó la necesidad de que las empresas realicen el viaje hacia la sostenibilidad acompañados de las Administraciones Públicas y de la sociedad en general. “Si queremos dar un salto adelante como sociedad, sin dejarnos a nadie atrás, necesitamos incrementar la competitividad de las empresas por la vía de incorporar talento, y para ello se necesita impulsar la FP Dual y unos estudios universitarios que respondan a las necesidades de las empresas”. “O hacemos un plan de Educación a largo plazo en España o será complicado evolucionar como país”, afirmó.

Desde el punto de vista de estos dos empresarios familiares, el papel de las Administraciones Públicas a la hora de lograr el reto de una mayor competitividad empresarial pasa por crear unos marcos normativos que incentiven la inversión y la actividad y no las penalicen. “Necesitamos incentivos a la generación de empleo, a la I+D+i; a la internacionalización; hace falta que las Administraciones nos ayuden a ser más competitivos. Las empresas somos parte de la solución, y en la medida en que seamos más competitivas y rentables, podremos contribuir de mejor manera a la sostenibilidad”, afirmó Martínez-Cosentino.

En la misma línea se pronunció Enrique Silla, quien pidió a las Administraciones Públicas “menos intervencionismo y que dejen la gestión en manos de las empresas”.

Sobre las lecciones que la pandemia ha dejado a las empresas familiares, los dos empresarios coincidieron en subrayar la capacidad de resiliencia que se ha instalado en los empresarios. “Creo que estamos ahora mejor preparados para un mundo más incierto; hemos ganado en flexibilidad y agilidad para enfrentarnos a situaciones que pueden volver a ocurrir en el futuro”, aseguró el CEO de Jeanología. Pilar Martínez-Cosentino hizo hincapié, además, en un nuevo estilo de gestión que apuesta por organizaciones más horizontales y que sabe escuchar mejor al cliente: “nos hemos reinventado, y lo que viene después del Covid no se va a parecer a lo que había antes”, señaló.

A su juicio, las herramientas con las que la empresa familiar seguirá liderando la creación de empleo y la generación de bienestar en las sociedades serán esa apuesta por la sostenibilidad que conecta directamente con la idiosincrasia de estas organizaciones y que, en buena medida, es la consecuencia de unos valores muy arraigados en su seno, como la mirada puesta en el largo plazo, los valores relacionados con la familia, el trabajo y el esfuerzo, y el compromiso con empleados, proveedores, clientes y con la sociedad.

No obstante, las empresas familiares “deberán seguir dando la batalla para ganar tamaño, perdiendo el miedo al crecimiento inorgánico, mediante operaciones de fusión”, como sostuvo Enrique Silla, y redoblar su apuesta por la comunicación “para poner en valor ante la sociedad su papel fundamental en la creación de riqueza y bienestar”, en palabras de Pilar Martínez-Cosentino.

Las empresas familiares se comprometen con la reactivación económica de España en el Encuentro Online del ciclo ‘La Empresa Familiar Comparte’

Las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar han celebrado este viernes el último encuentro online del ciclo La empresa familiar comparte, organizado conjuntamente por las 18 asociaciones territoriales de España. En esta ocasión, la jornada giró en torno a la reactivación de la economía española de la mano de las empresas familiares, y estuvo dirigida por la Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF), la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur) y contó con las presentaciones del presidente de Altia, Tino Fernández; la CEO de Dormitienda, Mónica Duart; y el director general de Urdecon, Enrique Fernández-Delgado.

Las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar aglutinan a más de 1200 empresas de todos los sectores de actividad, que representan en conjunto un 10 % del PIB nacional. Así, el seminario tuvo el objetivo de poner en valor el papel fundamental de las empresas familiares, que constituyen cerca del 90 % de las empresas y generan 2 de cada 3 puestos de trabajo, en la reactivación de la economía española como consecuencia de la crisis producida por el covid-19.

La apertura de la sesión fue a cargo del presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar, Víctor Nogueira, y Héctor Dominguis, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios. Nogueira destacó que los “equipos y las personas son una preocupación continua y constante para las empresas familiares, y especialmente en momentos de crisis como la actual”. Por su parte, Dominguis resaltó la importancia de movimientos como #EstoNOtienequePARAR, #EActivate o #damoslacara que ponen en valor a las empresas, a los empresari@s y a sus trabajadores, para que la rueda de la economía no pare. La clausura del acto fue realizada por el presidente de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar, José María Tortosa, que declaró que “las empresas familiares, como motor de la economía regional y nacional, volverán a ser imprescindibles en la recuperación económica”, a la vez que recordó que será “fundamental la colaboración entre las distintas administraciones” para conseguir la reactivación necesaria en los próximos meses.

Los empresarios se comprometen con la reactivación y coincidieron en que es “necesaria la confianza por parte de las Administraciones en el sector privado, ya que las empresas familiares somos la columna vertebral de la economía y somos imprescindibles en la recuperación económica”. En este sentido, los participantes compartieron que “se debe apostar por una colaboración público-privada” y que “el Gobierno debe apoyar el tejido empresarial, ya que sin iniciativa privada no hay crecimiento ni empleo”. Asimismo, los empresarios han resaltado la importancia de establecer sistemas de simplificación administrativa y burocrática para facilitar la puesta en marcha de empresas, las contrataciones e inversiones.

El presidente de Altia, Tino Fernández, indicó que se debe huir de “políticas cortoplacistas”, algo en lo que coincidió la CEO de Dormitienda, Mónica Duart, que expresó que “se debe trabajar más, pensando en el medio y largo plazo para caminar de cara a la recuperación”. El director general de Urdecon, Enrique Fernández-Delgado añadió que “el cambio de modelo económico es un debate del que se viene hablando desde hace tiempo, y el covid ha hecho que los procesos se aceleren”.

Los tres ponentes valoraron que “se deberían reconocer más las iniciativas llevadas a cabo tanto por grandes como medianas y pequeñas empresas”, que “demuestran nuestro compromiso con nuestra gente y con la sociedad”. En este sentido, apuntaron que “los empresarios debemos ganar en visibilidad, mostrando la cara más humana del tejido empresarial”.

Para finalizar, los conferenciantes aportaron propuestas concretas para la reactivación de la economía. El presidente de Altia apuntó a la “alineación de la fiscalidad con el crecimiento” y a un “tratamiento fiscal favorable para el emprendimiento”, insistiendo en que lo primordial es “la confianza en el sector privado, evitando enviar mensajes contra el mismo desde la política”. Por su parte, la CEO de Dormitienda añadió que resultaría positivo “poner en marcha iniciativas que activan el empleo, facilitando la contratación y eliminando trámites burocráticos”. Además, el director general de Urdecon señaló la “necesidad de impulsar la colaboración público-privada” y la “creación de políticas de empleo más accesibles”.

Conclusiones Seminario La Empresa Familiar Reactivando la Economía Española

Las Empresas Familiares del sector logístico han conseguido evitar el segundo shock tras los efectos del virus: el miedo al desabastecimiento

Empresarios del sector logístico reunidos por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar de toda España, entre ellas AVE, para analizar sus perspectivas en el actual contexto sanitario y económico, han compartido sus experiencias, análisis sobre el impacto de la pandemia en este sector y los cambios producidos en distintos ámbitos y los retos que el sector abordará a partir de ahora.

La jornada telemática, enmarcada en el Ciclo organizado por la red de Asociaciones Territoriales Vinculadas al IEF #EmpresaFamiliarComparte, fue organizada en esta ocasión por la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón (AEFA), la Asociación de la Empresa Familiar de Canarias (EFCA) y la Asociación Andaluza de la Empresa Familiar (AAEF).

Alfonso Sesé, presidente del Grupo Sesé, Manuel Valle, presidente del Grupo Valora y SEUR Canarias, y Borja de Torres, presidente de Acotral, participante coincidieron en formar parte de un sector de los que han tenido la oportunidad, pero sobre todo la obligación de mantener su actividad durante todos y cada uno de los días del estado de alarma.

Si en un primer momento, contener el colapso sanitario era el primero objetivo como sociedad, atajando la propagación, a continuación, evitar el colapso por el desabastecimiento de hogares y centros críticos para mantener el mínimo soporte vital constituyó el bastión de resistencia ante la embestida de la pandemia. En ese escenario, la cadena logística, visible en los transportistas, se convirtieron en “proveedores de la confianza”, tan necesaria para asegurar la tranquilidad de las personas.

Tratándose de un sector de servicios horizontal a los demás, su demanda de actividad ha estado marcada por las empresas y particulares a los que en caca caso han servido con sus actividades de distribución, almacenamiento, transporte o mecanización. Según el usuario, han visto frenada en seco su aportación (producción automóviles, por ejemplo), o redoblada su demanda (distribución alimentaria).

En el caso del sector del transporte por carretera, la atomización y especialización de las empresas (un 70% de las empresas tienen una flota formada por un solo vehículo), y de todos, estiman que sólo un 15% ha sido capaz de mantener su actividad regularmente. Y, sin embargo, ha habido puntas del 200% del trabajo habitual, hasta una media del 120/160%, en casos y momentos muy particulares, comentaba Borja de Torres.

El enorme repunte de las compras on-line o comercio electrónico, sobreponderando el B2C frente al B2B, ha sido otro cambio sustancial que ha obligado a reforzar las tareas del sector logístico, quizás con cambios en los patrones de consumo que podrían consolidarse, apreciación que describió Manuel Valle, y que ha demostrado la adecuada capacidad y preparación del sector logístico para hacerle frente, en palabras de Alfonso Sesé.

Algunas de las preocupaciones básicas en el desarrollo del trabajo de estas empresas se centraron en la escasez de medios de protección personal las primeras semanas. Cantidades muy importantes eran difíciles de conseguir, y el sacrificio de horas en el  servicio, las medidas de seguridad ya habituales en un subsector muy regulado (transporte). Aún así encontraron soluciones para mantener su actividad y asegurar así la de productores y consumidores finales, e intermedios.

En este caso, al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se le reconoce la adecuada respuesta a determinadas necesidades planteadas de inmediato por el sector, flexibilizando y facilitando las demandas de los operadores para mantener su trabajo. A pesar de ello, creen que podría aprovecharse para eliminar ciertas cargas burocráticas y lastres administrativos pendientes.

Las demandas hacia la Administración se centran en la provisión de liquidez vía financiación, y cualquier ayuda que permita la reactivación de las demás empresas de otros sectores para que estas a su vez mantengan la necesidad de servicios logísticos en los niveles anteriores.
Los tres empresarios han reconocido como retos inmediatos del sector – aprovechando las capacidades de innovación, coraje y creatividad impuestas por la necesidad y fruto del tremendo esfuerzo durante estos meses -, la necesidad de mejora de la competitividad de las empresas, bien por tamaño, bien por la mejora de procesos, o como apuntaban Alfonso Sesé y Borja de Torres, mediante la intensa digitalización de sus operaciones.

Además de los empresarios familiares del sector logístico, actuaron como anfitriones Alicia Martinón, presidenta de la Asociación de Empresa Familiar de Canarias y José Luis Martínez Lázaro, presidente de Asociación Andaluza de Empresa Familiar. Todos ellos aprovecharon sus alocuciones en la jornada para subrayar el espíritu de cohesión de las asociaciones de la empresa familiar y para resaltar el papel de las empresas familiares en la superación de la crisis.