Nuevo informe STEP: Recuperación y crecimiento

“La respuesta socialmente comprometida de las empresas familiares españolas ante la COVID se situó por encima del promedio global.”

 

  • Cuando irrumpió la pandemia, las empresas familiares españolas contaban con liquidez suficiente para afrontar nóminas y gastos durante casi nueve meses
  • El 92% de las Empresas Familiares españolas ha situado como prioridad que los empleados dispusieran de la información y el conocimiento que necesitaban para enfrentarse a la situación provocada por la COVID-19, frente al 65% de empresas no familiares
  • En un contexto tan complejo e incierto, las empresas familiares españolas tuvieron dos prioridades: la salud de los profesionales y mantener el negocio funcionando, el 52% de los encuestados implantó soluciones de teletrabajo
  • El 12% de las Empresas Familiares españolas reaccionó rápidamente adaptando su producto al entorno en remoto, a la emergencia sanitaria y a las necesidades del mercado, resultado que iguala el porcentaje a nivel global, un 13%

 

Estas son algunas de las conclusiones derivadas del estudio sobre la agilidad, capacidad de adaptación y resiliencia de las empresas familiares frente a las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia global del COVID-19, por los equipos de investigadores en España que pertenecen al consorcio internacional STEP Project (Successful Transgenerational Entrepreneurship Practices) (https://thestepproject.org/) en colaboración con KPMG.

STEP Project es un consorcio internacional fundado en 2005, y en el que participan actualmente 22 grupos de investigación de todos los continentes. Esta red de investigación colabora con otras universidades y esto le permite analizar las características y comportamientos de las empresas familiares en más de 70 países. En España, forman parte de este proyecto la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València que promovemos desde la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y patrocinada por Broseta CaixaBank; La Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Jaén, e investigadores del Departamento de Dirección de Empresas y Sociología de la Universidad de Extremadura, que han contado con la colaboración de la Cátedra de Empresa Familiar y Creación de Empresas de la Universidad Abat Oliba CEU en el trabajo de campo para la obtención de respuestas de las empresas familiares españolas.

El estudio analiza un total de 469 respuestas, de las cuales 415 son de empresas familiares, e identifica cuatro perfiles diferentes cuyas características están asociadas a quién ejerce el liderazgo de la compañía y la composición del accionariado: family venture, family corporation, family consorium y family Enterprise.

El informe presenta los principales resultados del estudio realizado sobre la respuesta de las empresas familiares en los meses posteriores a la declaración del estado de alarma. Dichos resultados muestran que el compromiso y la agilidad de las empresas familiares españolas son los dos elementos más importantes de su respuesta.

 

Las empresas familiares españolas demostraron una gran agilidad en la respuesta inmediata, implementando acciones de control y reducción de costes, pero manteniendo un fuerte compromiso con el empleo. Los costes laborales se controlaron a través de reducciones de jornada, acogimiento a programas de ayuda estatales, ajustes en la retribución de los ejecutivos y establecieron una intensa comunicación con los empleados.

El informe muestra tres alternativas de respuesta estratégica: Responsabilidad social, 3 de los 4 tipos de empresas identificados sigue esta estrategia, porque este tipo de compañías está estrechamente vinculado a las comunidades a las que pertenecen, el prestigio de la familia viene determinado por la responsabilidad y empatía con la sociedad; transformación del negocio, la gran agilidad para transformarse en un momento de incertidumbre, poder adaptarse a la situación, buscar y aprovechar oportunidades en un contexto tan complejo e incierto; y cautela, optar por esta estrategia ha mostrado una especial preocupación por la retención del talento y el bienestar los empleados.

Las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia de la COVID-19 constituyen un desafío de gran complejidad para las Empresas Familiares. A lo largo de estos meses, las empresas familiares españolas no sólo se han centrado en mantener a el negocio, sino que también en cuidar de los diferentes grupos de interés (stakeholders), reforzando la protección de estos, fomentando el teletrabajo, adoptando medidas orientadas a garantizar la tranquilidad financiera de los empleados y garantizando el servicio a la sociedad. El estrecho vínculo con el entorno ha quedado patente durante la emergencia sanitaria, la mayor parte puso mucho énfasis en orientar sus actividades y poner sus recursos al servicio de la sociedad, adaptarse a los cambios en el entorno y poder ver la situación como una oportunidad de transformación se han convertido en una fortaleza de las compañías.

El informe, además, cuenta con testimonios de empresarios de los distintos territorios de España, mediante los cuales dan a conocer sus actuaciones durante la pandemia y que refuerzan aún más el papel de los empresarios y de sus empresas en la sociedad.

 

Descarga el informe desde aquí

Cena de verano del Fórum de Empresa Familiar de AVE

Los miembros del Fórum de AVE han mantenido hoy, 8 de julio, la tradicional cena de verano. Este año, la cena tuvo lugar en el Telar de Miguel Martí en València y contó con el monologuista Manu Badenes.

La CEFUV inicia su XIII edición del curso de Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”

Ayer, 14 de junio de 2021, dio comienzo la XIII edición del curso de la Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”, organizado por la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), con la colaboración de sus promotores: AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y con el patrocinio de Broseta y CaixaBank.

La inauguración tuvo lugar en ADEIT, donde alumnos y ponentes se reunieron para dar la bienvenida al curso. Tras unas breves palabras de introducción por parte de Alejandro Escribá, director de la Cátedra y de los promotores del curso, los participantes han podido conocer la experiencia del caso GREFUSA, de la mano de Bernardo Gregori, director de Riesgos, Compliance, RSC y Relaciones Institucionales de GREFUSA, así como presidente del Consejo de Familia. Bernardo ha relatado los orígenes y la evolución de la empresa y ha compartido la experiencia de la creación del consejo de familia que gobierna la relación entre las familias propietarias y la empresa.

Formar a familiares, directivos y empleados facilita una mejor gestión y el buen gobierno de la empresa familiar

GREFUSA es una empresa familiar fundada en 1929 especializada en elaborar frutos secos y snacks de cereales. Es una empresa líder en innovación, formada por más de 600 empleados y 2 plantas de fabricación donde se producen más de 275 millones de bolsas anualmente.

Para Bernardo, el consejo de familia es un foro fundamental para tratar y ordenar todos aquellos aspectos que afectan a la familia y a su relación con la empresa. En este foro, la tercera generación de la empresa ha establecido los valores y las buenas prácticas que ayudan a la empresa a tener una gestión altamente profesionalizada, y han sentado las bases para preparar a la cuarta generación para que sean accionistas responsables y comprometidos con la empresa familiar. Asimismo, compartió su experiencia en este ámbito y dio algunos consejos como: hablar libremente entre los familiares, evitar situaciones delicadas que pueden provocar malentendidos, mantener una actitud constante de respeto máximo para debatir y consensuar, y por último, una vez alcanzada una decisión hacerla propia, ser parte de la decisión y apoyarla.

Bernardo destacó también los valores de espíritu de superación, capacidad de adaptación, innovación constante, apuestan por personas y la reputación de la empresa, valores que son compartidos por toda la organización y por la familia. Posteriormente, quiso remarcar la importancia de la huella positiva que deja Grefusa en la sociedad, así como el reconocimiento y reputación que ha logrado y que cuida cada día. Su estrategia de sostenibilidad está vertebrada en cuatro pilares claves, en los que trabajan constantemente para generar valor e impacto positivo en el medioambiente, consumidor, personas y comunidad.

“La generosidad e inteligencia por parte de los miembros de la segunda generación, cediendo el relevo a una edad relativamente temprana, la creación de un protocolo familiar y la constitución un consejo de administración que acompañara y ayudara en el proceso de sucesión y profesionalización, han sido las piezas claves en la continuidad y perdurabilidad del negocio familiar” Bernardo Gregori

Por último, Bernardo comentó que la familia ha dado prioridad a la profesionalización. La importancia de la gestión del talento es un pilar fundamental para Grefusa, y la familia no interviene directa ni indirectamente en los procesos de selección de personal. El mejor activo que tienen las empresas son las personas que la forman. Para gestionar el talento adecuadamente es muy importante, la selección de personal, la evaluación del desempeño identificando el potencial de cada uno, planes de carrera, identificación de sustitutos en puestos clave.

En las conclusiones de la inauguración, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá destacó que la formación sobre las particularidades y la idiosincrasia de la empresa familiar es fundamental para mejorar los procesos de gestión en las mismas. Es bueno que los miembros de las familias propietarias, los directivos (familiares o no) y los empleados de las empresas familiares, conozcan estos aspectos para comprender mejor su funcionamiento y el encaje de determinadas estrategias empresariales en las mismas. Esta formación también ayuda a implantar buenas prácticas de gobierno corporativo, a hacer más efectivos los procesos de sucesión, y permite aprender a separar los ámbitos empresariales y familiares y buscar el modo de complementarlos para que se refuercen en lugar de generar conflictos o poner limitaciones.

Alejandro Escribá, director de la Cátedra

El curso de Empresa Familiar de la CEFUV

Ofrece de modo gratuito a los estudiantes de la Universitat de València. La empresa familiar supone el 66% de empleo en España, y la probabilidad de que estos estudiantes (de cualquier titulación) acaben trabajando en empresas de propiedad y gestión familiar, es muy elevada. El curso tiene una duración de 50 horas, aborda temáticas de gobierno corporativo, toma de decisiones estratégicas, gestión del conflicto, procesos de sucesión, gestión del legado, derecho mercantil, laboral y tributario, y gestión financiera para la empresa y la familia, se impartirá hasta el 9 de julio. Esta formación, enmarcada en la oferta del Servei d’Extensió Universitaria, está también abierta a profesionales y a todos aquellos interesados en estas problemáticas, con el fin de divulgar el conocimiento y contribuir a mejorar la competitividad y la perdurabilidad de las empresas familiares valencianas.

La agilidad, el compromiso y la determinación de la Empresa Familiar, claves en su respuesta a la pandemia

Hoy, miércoles 12 de mayo, hemos celebrado junto con la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV) promovida por la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y la Universitat de València (UV), y que cuenta con el patrocinio de Broseta y CaixaBank, un nuevo desayuno–tertulia bajo el título “Resiliencia y capacidad de transformación de la Empresa Familiar en tiempos de COVID-19”.

Tras una breve introducción realizada por Alejandro Escribá, catedrático de la Universitat de València y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), en la que ha destacado que las Empresas Familiares durante la pandemia global han afrontado la situación con espíritu emprendedor, ambición de superación y con un fuerte compromiso social, ha dado comienzo un coloquio con Mª Carmen Bañuls (directora general de Ricard Camarena Group) y Darío Grimalt (consejero de Ale-hop) en el que se ha ilustrado cómo han actuado estas dos empresas que operan en sectores altamente afectados por el COVID-19. Los ponentes han transmitido a los asistentes su experiencia con respecto al modo en que sus empresas han resistido el impacto y han sabido transformarse y reinventarse en tiempos complicados.

Ricard Camarena es un restaurante que nació en plena crisis económica de 2012 en València. El sabor, producto y buen servicio le han brindado éxitos en el mundo gastronómico. A los pocos meses de abrir el restaurante, consiguió su estrella Michelin en un tiempo récord, a la que sumó tres Soles Repsol. Mª Carmen Bañuls ha manifestado durante el evento que “nosotros, más que hablar de resiliencia, hablamos de responsabilidad. Muchas de las decisiones que tomamos fueron pensando en nuestros stakeholders”.

“Chicos (a sus hijos) vivid esto como algo inédito que estudiaran vuestros hijos y nietos en los libros de historia y vosotros lo podréis contar”
Mª Carmen Bañuls

 

Ale-hop es una empresa familiar con más de 20 años de experiencia, fundada por Vicente Grimalt. Su misión es ofrecer productos divertidos y originales, proporcionando al cliente una experiencia de compra sorprendente y divertida. Darío Grimalt ha destacado el compromiso de la plantilla de Ale-Hop: “En un momento tan difícil como los dos primeros meses de COVID, con todas las tiendas Ale-Hop cerradas, o abandonamos el barco o achicamos el agua. Pude comprobar como el equipo de Ale-Hop se puso a achicar el agua, haciendo un gran trabajo”

“Constancia, esfuerzo, ilusión y una economía saneada son los factores clave para poder seguir adelante”
Darío Grimalt

Durante el coloquio, los ponentes han abordado el modo en que hicieron frente a la pandemia, tanto en el momento inicial como a medida que las restricciones se alargaban en el tiempo. En los dos casos, una situación financiera saneada y la determinación de aprovechar el momento para reforzarse, renovarse y prepararse para ser todavía más competitivos en el momento de la reactivación han sido determinantes para superar una de las etapas más complejas que han tenido que vivir.

Darío Grimalt ha destacado el compromiso demostrado por sus empleados y el esfuerzo que la empresa ha hecho para llevar a cabo una revolución interna, materializada en multitud de proyectos de mejora, planes de digitalización y de renovación de los puntos de venta que reforzarán el posicionamiento de la empresa y que abrirán nuevas oportunidades de crecimiento en nuevos segmentos de mercado y áreas geográficas. Por su parte, Mª Carmen Bañuls ha destacado la flexibilidad y agilidad de Ricard Camarena Group para adaptarse a los cambios de condiciones, la responsabilidad que sentían para con todos sus empleados y proveedores, y el aprendizaje que les ha llevado a poner en marcha nuevos modos de enfocar la actividad y el servicio de restauración. Muchas de estas iniciativas se mantendrán en el futuro, más allá de la situación actual. Una estructura financiera solvente y una fuerte orientación a la autofinanciación les permitió afrontar el primer impacto y desarrollar proyectos de futuro.

 

Con relación al futuro próximo, tanto Grimalt como Bañuls confían en que la vieja normalidad volverá, y con ello, los turistas y se revitalizará la actividad social, pero también son conscientes de que han aparecido nuevos actores, y que el perfil de los clientes también ha cambiado y será necesario adaptarse a sus nuevas preferencias.

En las conclusiones del desayuno, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá ha destacado que las empresas familiares se caracterizan por su fuerte compromiso con el proyecto, con los empleados, proveedores y clientes, y también con la sociedad. Su capacidad de resistencia y su determinación para mantener la actividad y el empleo, así como sus acciones de responsabilidad social en los territorios en los que operan, han sido fundamentales en el último año y son dignos del mayor de los reconocimientos por parte de la sociedad.

Las Empresas Familiares aceleran el proceso de transformación hacia un modelo más sostenible

La red de Asociaciones de Empresa Familiar de toda España (AATT), de la que formamos parte y que integra más de 1.500 empresas familiares líderes en sus sectores de actividad, ha puesto en marcha el 2º Ciclo de encuentros online “La empresa familiar comparte”. El propósito de esta actividad es compartir entre todos los socios sus experiencias, los retos a los que se han enfrentado ante la situación actual y las medidas que han ido acometiendo para minimizar al máximo las consecuencias derivadas del mismo, además de visibilizar la importancia que tienen las empresas familiares en la generación de riqueza y empleo en España.

La sesión online titulada “Transformación y Sostenibilidad” ha contado con la participación de Pilar Martínez- Cosentino, vicepresidenta Ejecutiva Grupo Cosentino, y de Enrique Silla, CEO Jeanología, bajo la moderación del periodista Juanma Romero.

Durante el pasado año las empresas familiares aceleraron los procesos de transformación hacia un modelo más sostenible y los valores intrínsecos a este tipo de empresas, como son la vocación por el largo plazo, el esfuerzo y el compromiso con las familias, los empleados y el entorno en el que se asientan.

Para Pilar Martínez-Cosentino, que lidera desde Almería una empresa que produce y distribuye superficies innovadoras para el diseño y la arquitectura, con 5.000 empleados en todo el mundo y unas ventas al exterior que representan el 92% de su facturación total, el concepto de sostenibilidad es algo más que cuidar del medio ambiente.

 

“En Cosentino entendemos la sostenibilidad en un sentido amplio, como una manera de preservar la Compañía en el futuro haciéndola valiosa para el entorno ambiental, la sociedad y todos los grupos de interés”.

 

En esta misma línea se pronunció Enrique Silla, para quien la sostenibilidad consistiría en alinear tres aspectos: planeta, personas y beneficios. “Lograr el objetivo de la sostenibilidad solo se consigue con rentabilidad”, aseguró el CEO de Jeanología, una empresa textil valenciana presente en 22 países, cuya facturación procede en un 98% del exterior y que ha conseguido liderar la transformación de industria textil en el mundo con sus tecnologías disruptivas capaces de aumentar la productividad, reducir el consumo de agua y energía, eliminando al mismo tiempo residuos y emisiones.

Para los dos empresarios la sostenibilidad se ha convertido en un concepto clave dentro de la visión competitiva de la empresa. “Estamos en un mundo en el que el consumidor no va a comprar un producto si sabe que para fabricarlo se han destruido recursos naturales o se ha empleado mano de obra infantil”, aseguró Enrique Silla.

“Si las empresas son competitivas en sostenibilidad y responsabilidad social, se ganarán la credibilidad y confianza del cliente y conseguirán atraer y retener talento”.

 

Las Administraciones Públicas deben incentivar, no penalizar

Por su parte, Pilar Martínez-Cosentino subrayó la necesidad de que las empresas realicen el viaje hacia la sostenibilidad acompañados de las Administraciones Públicas y de la sociedad en general. “Si queremos dar un salto adelante como sociedad, sin dejarnos a nadie atrás, necesitamos incrementar la competitividad de las empresas por la vía de incorporar talento, y para ello se necesita impulsar la FP Dual y unos estudios universitarios que respondan a las necesidades de las empresas”. “O hacemos un plan de Educación a largo plazo en España o será complicado evolucionar como país”, afirmó.

Desde el punto de vista de estos dos empresarios familiares, el papel de las Administraciones Públicas a la hora de lograr el reto de una mayor competitividad empresarial pasa por crear unos marcos normativos que incentiven la inversión y la actividad y no las penalicen. “Necesitamos incentivos a la generación de empleo, a la I+D+i; a la internacionalización; hace falta que las Administraciones nos ayuden a ser más competitivos. Las empresas somos parte de la solución, y en la medida en que seamos más competitivas y rentables, podremos contribuir de mejor manera a la sostenibilidad”, afirmó Martínez-Cosentino.

En la misma línea se pronunció Enrique Silla, quien pidió a las Administraciones Públicas “menos intervencionismo y que dejen la gestión en manos de las empresas”.

Sobre las lecciones que la pandemia ha dejado a las empresas familiares, los dos empresarios coincidieron en subrayar la capacidad de resiliencia que se ha instalado en los empresarios. “Creo que estamos ahora mejor preparados para un mundo más incierto; hemos ganado en flexibilidad y agilidad para enfrentarnos a situaciones que pueden volver a ocurrir en el futuro”, aseguró el CEO de Jeanología. Pilar Martínez-Cosentino hizo hincapié, además, en un nuevo estilo de gestión que apuesta por organizaciones más horizontales y que sabe escuchar mejor al cliente: “nos hemos reinventado, y lo que viene después del Covid no se va a parecer a lo que había antes”, señaló.

A su juicio, las herramientas con las que la empresa familiar seguirá liderando la creación de empleo y la generación de bienestar en las sociedades serán esa apuesta por la sostenibilidad que conecta directamente con la idiosincrasia de estas organizaciones y que, en buena medida, es la consecuencia de unos valores muy arraigados en su seno, como la mirada puesta en el largo plazo, los valores relacionados con la familia, el trabajo y el esfuerzo, y el compromiso con empleados, proveedores, clientes y con la sociedad.

No obstante, las empresas familiares “deberán seguir dando la batalla para ganar tamaño, perdiendo el miedo al crecimiento inorgánico, mediante operaciones de fusión”, como sostuvo Enrique Silla, y redoblar su apuesta por la comunicación “para poner en valor ante la sociedad su papel fundamental en la creación de riqueza y bienestar”, en palabras de Pilar Martínez-Cosentino.

El Fórum de AVE participa en una nueva edición de Encuentros SER

Las empresas familiares son el 91 por ciento del total de las firmas de la Comunitat

 

La empresa familiar tiene futuro. Es una de las principales conclusiones de la nueva edición de Encuentros SER organizada este martes por Radio Valencia Cadena SER en la que AVE ha colaborado a través del Fórum de Empresa Familiar de AVE (Fórum AVE), y en el que han participado cuatro miembros del Fórum, que pertenecen a importantes empresas familiares de la Comunitat: Darío Grimalt, consejero de Ale-hop, María Pilar Gil, consejera de Grupo Gil Comes, Pablo Juan, responsable de organización industrial de Vicky Foods, y Carla Vercher, international trade manager de Bollo International Fruits, bajo la moderación de Bernardo Guzmán, director de la Cadena SER.

Nacido en 2006, el Fórum de AVE es un organismo integrado por descendientes de los socios de AVE, cuya misión principal es la formación y la generación de una red de relaciones, con el objetivo de afrontar con garantías los retos del futuro. En palabras de sus integrantes, “es como un grupo de amigos en el que todos hablamos el mismo idioma, nos enfrentamos a retos semejantes y nos aconsejamos, incluso colaboramos entre nosotros”, destaca el presidente del mismo, Darío Grimalt.

Vicente Boluda, presidente de AVE, ha participado en la bienvenida y ha indicado que con este encuentro se pretende “poner en valor la actividad empresarial, que la sociedad en su conjunto sea consciente de la preparación y empuje de las nuevas generaciones al frente de nuestras empresas, y contribuir a inspirar a más jóvenes de nuestra tierra a emprender y a desarrollar proyectos empresariales”. Además, ha recordado que se tuvo que hacer cargo de la compañía con tan solo 27 años y que son ya seis las generaciones que trabajan en ella. Generaciones, ha dicho, comprometidas en mantener y potenciar el espíritu emprendedor de las generaciones anteriores.

Asimismo, ha participado en la apertura  David Gómez, Director Red de Empresas Territorial Este del Banco Sabadell, y ha destacado el papel de acompañamiento al empresariado que ha desarrollado la entidad en sus 140 años de historia.

Los cuatro participantes han explicado cuál es la aportación de los empresarios y las empresas al empleo, la sociedad y la economía, así como el papel que juegan las nuevas generaciones en estas empresas que, según han destacado, emplean a miles de personas. “Lo más importante son las mil familias que componen Ale-hop”, recalca Grimalt, y añade que esto se traslada como riqueza a la sociedad y a nuestro entorno. “Mi labor está en dar mil cañas para que la gente pueda conseguir su pescado”, concluye.

Pablo Juan ha recordado que las empresas familiares “están formadas por emprendedores cuyos valores y esfuerzo inspiran a las siguientes generaciones”. Y, además de crear empleo, están comprometidas socialmente, ya sea a través de fundaciones o en actos individuales porque, según María Pilar Gil, estos empresarios están enraizados en el territorio y forman parte activa de la sociedad.

 

Nuevas oportunidades

En estos tiempos de incertidumbre se ha apostado por el futuro, como es el caso de Ale-hop, cuyas tiendas tuvieron que cerrar y se vieron afectadas por la caída del turismo. Su consejero, Darío Grimalt, ha indicado que esta situación adelantó algunos de los cambios que estaban en marcha, como la venta online o la formación continuada de las personas que integran la empresa. María Pilar Gil ha añadido en este sentido que “estamos en un momento de cambio con mucha incertidumbre, pero tenemos las herramientas para abordarlo”.

También se ha destacado la importancia de emprender, sobre todo en referencia a los jóvenes. Carla Vercher añade que además son clave la actitud y las “ganas de hacer”.

Ha cerrado el acto el president de la Generalitat, Ximo Puig, que ha prometido apoyar el emprendimiento desde las instituciones, que ha destacado la importancia de la colaboración público-privada, y que ha recordado que la empresa no es el empresario, sino toda la cadena de valor que genera.