La responsabilidad social en el ADN de las empresas familiares

La Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV) promovida por AVE, la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y la Universitat de València (UV), y que cuenta con el patrocinio de CaixaBank y Broseta, ha celebrado, hoy lunes 18 de octubre, un nuevo desayuno-tertulia bajo el título de “La semilla de compromiso social y medioambiental en la Empresa Familiar”.

Alejandro Escribá, catedrático de la Universitat de València y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), ha introducido el desayuno destacando que uno de los beneficios más importantes que aportan las empresas familiares al bienestar socioeconómico de los países, es el de su arraigo al territorio y su compromiso con la sociedad que las ha visto nacer y crecer. Posteriormente, ha tenido lugar un coloquio con Mireia Server (CEO de Rolser) y Enrique Choví (Director General de Choví) en el que se podido ver la importancia de la capacidad de adaptación y anticipación para al final poder aportar valor a la sociedad en cuanto lo que respecta a la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Así como que la RSC ha de ser una responsabilidad de todos: trabajadores, clientes, proveedores, etc. deben estar alineados con los valores de la empresa.

Alejandro Escribá, catedrático de la Universitat de València y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV)

Rolser es una empresa familiar, con más de 50 años de existencia, que apuesta por el desarrollo de políticas sostenibles que la hacen estar a la vanguardia en optimizar los recursos, la innovación constante, la creatividad y el diseño que son los pilares fundamentales que marcan la línea de trabajo. Mireia Server ha querido destacar que la motivación principal de Rolser con relación a su política de RSC se relaciona con el legado que dejaremos a las próximas generaciones, destacando que su ADN y orgullo de pertenencia se traslada de generación en generación. Contrastan cada iniciativa que se plantea desde su alineamiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y consideran clave la involucración de todo el equipo humano de la organización, a los que consideran parte de la familia, y la implicación de los clientes y proveedores para lograr una mayor efectividad de las medidas.

Mireia Server (CEO de Rolser)

Hace 70 años, los hermanos Choví empezaron con un pequeño negocio familiar, que hoy en día se ha convertido en una empresa referente de su sector. Su meta es llegar a ser una empresa 100% socialmente responsable. Enrique Choví ha puesto en valor que la RSC es parte central de la estrategia de la compañía y responde al legado que dejó su fundador Vicente Choví: “primero las personas”. Por ello, en base a esta premisa, en Choví la RSC gira en torno a la integración de los empleados en procesos de innovación respetando el medio ambiente, el compromiso con la sociedad ya que colaboran con diversas ONG’s y la implementación de la economía circular con la utilización de envases más sostenibles siendo los primeros en la aplicación de tecnologías innovadoras en este aspecto, colaborando con empresas pioneras como Repsol y Berrys Superfos.

Enrique Choví (Director General de Choví)

Durante el coloquio, los ponentes han abordado las motivaciones, los beneficios que reporta, los procesos y las estructuras de gestión implicadas en las acciones de RSC de las empresas.

En las conclusiones del desayuno, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá ha destacado que la responsabilidad social y el compromiso social y medioambiental de las empresas familiares se ve facilitado por la idiosincrasia de este tipo de empresas, en las que el sentimiento de pertenencia e identidad de la empresa, la visión a largo plazo que implica a distintas generaciones, los valores y el arraigo al territorio forman parte de su esencia. La RSC tiene que ver con el modo en que se logran los beneficios, y no tanto con el modo en el que se reparten. Las empresas más implicadas lo hacen movidas por sus valores y por su compromiso con el legado que desean dejar a las próximas generaciones. Este planteamiento tiene una influencia real en su entorno, y genera también un impacto reputacional muy importante para ellas. Asimismo, incrementa el sentido de pertenencia y la futura implicación de las futuras generaciones de la familia. Entre las buenas prácticas, se ha destacado la importancia de valorar y analizar las iniciativas que se plantean, así como medir el grado de alineación con los objetivos y valores de la empresa en materia de RSC, y los resultados alcanzados. Es importante, también, diseñar una estructura formal para ordenar y gestionar las actuaciones, dedicando recursos económicos y humanos a la consecución de los fines.

Atlántica Agrícola recibe a los miembros del Fórum de Empresa Familiar de AVE

  • La 2ª generación de Atlántica Agrícola recibe a los miembros del Fórum de AVE

 

Los miembros del Fórum de Empresa Familiar de AVE han visitado hoy las instalaciones de Atlántica Agrícola, de la mano de su cofundador y copresidente, Antonio Montilla, Marcelo Montilla, miembro de la 2ª generación y Marta Gutiérrez, CEO de la organización.

Los tres han transmitido a los asistentes su visión sobre el futuro de la compañía bajo el lema “Next Generation Leadership” y han compartido momentos y factores que, según su experiencia, hicieron y están haciendo posible el cambio que toda empresa necesita para adaptarse con velocidad a estos tiempos de grandes retos y desafíos para la empresa familiar.

Según Marta Gutiérrez, CEO de Atlántica: “Next Generation Leadership es un concepto inclusivo que acoge a todos los líderes que están dentro de un proyecto (familiar o no) para seguir creando desde la misma ilusión con la que lo hicieron los fundadores, abriéndose a recibir esta herencia con respeto y fidelidad”.

Atlántica Agrícola es una de las pocas empresas familiares e independientes que quedan en un sector cuya evolución avanza al galope hacia una alta concentración a través de fusiones y adquisiciones lideradas por grandes holdings empresariales. Desde hace casi 40 años, se expande por el mundo haciendo llegar sus soluciones naturales de nutrición vegetal, bioestimulación y bioprotección a todo tipo de cultivos, en más de 60 países de la mano de su equipo de sus más de 200 profesionales, y cuenta con dos plantas de producción, una en su sede principal de Villena y la otra, BioAtlántica, en Honduras.

El propósito de Atlántica es cuidar de las personas y cuidar del planeta, y lo desarrolla ofreciendo soluciones sostenibles para el agricultor que le permitan obtener cosechas productivas sin dañar el medioambiente ni la vida que rodea a los cultivos, incluida la del ser humano.

Según Marcelo Montilla, miembro de la 2ª generación de Atlántica, “Los fundadores de nuestra empresa nos han dejado una máxima dentro del su legado: ´Respeta a la Tierra. Respeta a las Personas´. Sobre esta base, y con ilusión y pasión, nos vemos capaces no solo de hacer crecer a la empresa, sino de hacerla más social, más abierta, más innovadora y más acogedora”.

Durante la visita los miembros del Fórum han podido conocer la fábrica y los centros de I+D+i, así como otros espacios como las cámaras de cultivo o los invernaderos experimentales.

Nuevo informe STEP: Recuperación y crecimiento

“La respuesta socialmente comprometida de las empresas familiares españolas ante la COVID se situó por encima del promedio global.”

 

  • Cuando irrumpió la pandemia, las empresas familiares españolas contaban con liquidez suficiente para afrontar nóminas y gastos durante casi nueve meses
  • El 92% de las Empresas Familiares españolas ha situado como prioridad que los empleados dispusieran de la información y el conocimiento que necesitaban para enfrentarse a la situación provocada por la COVID-19, frente al 65% de empresas no familiares
  • En un contexto tan complejo e incierto, las empresas familiares españolas tuvieron dos prioridades: la salud de los profesionales y mantener el negocio funcionando, el 52% de los encuestados implantó soluciones de teletrabajo
  • El 12% de las Empresas Familiares españolas reaccionó rápidamente adaptando su producto al entorno en remoto, a la emergencia sanitaria y a las necesidades del mercado, resultado que iguala el porcentaje a nivel global, un 13%

 

Estas son algunas de las conclusiones derivadas del estudio sobre la agilidad, capacidad de adaptación y resiliencia de las empresas familiares frente a las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia global del COVID-19, por los equipos de investigadores en España que pertenecen al consorcio internacional STEP Project (Successful Transgenerational Entrepreneurship Practices) (https://thestepproject.org/) en colaboración con KPMG.

STEP Project es un consorcio internacional fundado en 2005, y en el que participan actualmente 22 grupos de investigación de todos los continentes. Esta red de investigación colabora con otras universidades y esto le permite analizar las características y comportamientos de las empresas familiares en más de 70 países. En España, forman parte de este proyecto la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València que promovemos desde la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y patrocinada por Broseta CaixaBank; La Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Jaén, e investigadores del Departamento de Dirección de Empresas y Sociología de la Universidad de Extremadura, que han contado con la colaboración de la Cátedra de Empresa Familiar y Creación de Empresas de la Universidad Abat Oliba CEU en el trabajo de campo para la obtención de respuestas de las empresas familiares españolas.

El estudio analiza un total de 469 respuestas, de las cuales 415 son de empresas familiares, e identifica cuatro perfiles diferentes cuyas características están asociadas a quién ejerce el liderazgo de la compañía y la composición del accionariado: family venture, family corporation, family consorium y family Enterprise.

El informe presenta los principales resultados del estudio realizado sobre la respuesta de las empresas familiares en los meses posteriores a la declaración del estado de alarma. Dichos resultados muestran que el compromiso y la agilidad de las empresas familiares españolas son los dos elementos más importantes de su respuesta.

 

Las empresas familiares españolas demostraron una gran agilidad en la respuesta inmediata, implementando acciones de control y reducción de costes, pero manteniendo un fuerte compromiso con el empleo. Los costes laborales se controlaron a través de reducciones de jornada, acogimiento a programas de ayuda estatales, ajustes en la retribución de los ejecutivos y establecieron una intensa comunicación con los empleados.

El informe muestra tres alternativas de respuesta estratégica: Responsabilidad social, 3 de los 4 tipos de empresas identificados sigue esta estrategia, porque este tipo de compañías está estrechamente vinculado a las comunidades a las que pertenecen, el prestigio de la familia viene determinado por la responsabilidad y empatía con la sociedad; transformación del negocio, la gran agilidad para transformarse en un momento de incertidumbre, poder adaptarse a la situación, buscar y aprovechar oportunidades en un contexto tan complejo e incierto; y cautela, optar por esta estrategia ha mostrado una especial preocupación por la retención del talento y el bienestar los empleados.

Las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia de la COVID-19 constituyen un desafío de gran complejidad para las Empresas Familiares. A lo largo de estos meses, las empresas familiares españolas no sólo se han centrado en mantener a el negocio, sino que también en cuidar de los diferentes grupos de interés (stakeholders), reforzando la protección de estos, fomentando el teletrabajo, adoptando medidas orientadas a garantizar la tranquilidad financiera de los empleados y garantizando el servicio a la sociedad. El estrecho vínculo con el entorno ha quedado patente durante la emergencia sanitaria, la mayor parte puso mucho énfasis en orientar sus actividades y poner sus recursos al servicio de la sociedad, adaptarse a los cambios en el entorno y poder ver la situación como una oportunidad de transformación se han convertido en una fortaleza de las compañías.

El informe, además, cuenta con testimonios de empresarios de los distintos territorios de España, mediante los cuales dan a conocer sus actuaciones durante la pandemia y que refuerzan aún más el papel de los empresarios y de sus empresas en la sociedad.

 

Descarga el informe desde aquí

Cena de verano del Fórum de Empresa Familiar de AVE

Los miembros del Fórum de AVE han mantenido hoy, 8 de julio, la tradicional cena de verano. Este año, la cena tuvo lugar en el Telar de Miguel Martí en València y contó con el monologuista Manu Badenes.

Fernández-Vega: “Nuestros valores son la razón de ser de nuestra institución y lo que nos ha llevado hasta aquí de una forma exitosa durante 135 años”

  • “Afianzamos nuestros valores con protocolos para garantizar el éxito en la sucesión y la continuidad de la empresa”
  • “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima”

 

El Ciclo La Empresa Familiar Comparte, organizado por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, ha celebrado una nueva sesión online en la que han participado los prestigiosos oftalmólogos de la familia Fernández-Vega el Profesor Luis Fernández-Vega Sanz y su hijo, el Doctor Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso. Un webinar que ha contado con la moderación de la periodista Ana Samboal.

Tras una trayectoria de 135 años recogidos en cinco generaciones de especialistas, la familia Fernández-Vega continúa su legado transmitiendo CICACOA de generación en generación: ciencia, cariño, comprensión y ánimo. “La CICACOA es un fármaco que mi padre decía que hay que saber aplicar en las dosis apropiadas, según el paciente. Unos necesitan más comprensión otros, más de ciencia. Esa CICACOA, esa relación médico-paciente es muy importante. Por eso la telemedicina es muy importante para salvar un momento de pandemia puntual o por no poder desplazarse, pero es tan importante la relación que va a seguir siendo fundamental el contacto”, señala Fernández-Vega Sanz.

La empresa como necesidad

Ser empresario no entraba en los planes de los Fernández-Vega pero la alta demanda de pacientes les obligó a crecer e ir aumentando el volumen de trabajadores y poco a poco se fueron profesionalizando. Como señala Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, “la vocación médica prima siempre. Eso lo tenemos claro. Pero sí que es verdad que desde casa veíamos que teníamos que estar preparados para lo que se nos venía, había una labor empresarial detrás”.

Como seña de éxito de esta familia de oftalmólogos, desde sus orígenes en 1886, cuenta con una clara apuesta por la formación internacional. Algo que enriquece a la propia empresa por los conocimientos adicionales que aporta: “la formación en medicina debe ser permanente, pero esto es transmisible a cualquier empresa”.

Un activo para Asturias

El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega ha sido reconocido recientemente en MRS, el ranking de reputación sanitaria más importante de España, como el mejor centro privado de oftalmología del país. “Desde una ciudad pequeña como Oviedo quizá tenga un poco más de valor”, señalan. “Con Oviedo tenemos muy buena relación porque llevamos 135 años aquí, aunque todos hemos estudiado fuera. Movemos a unas 110 mil personas al año. Según un estudio de la universidad de Oviedo de 2012 el 10% de las pernoctaciones de la ciudad eran por pacientes nuestros. Y es que el 70% de sus pacientes acuden desde otras regiones.

Aseguran que es raro el mes que no se nos acerca algún grupo con alguna oferta tentadora que no han llegado a  estudiar  porque hay algo más valioso para esta familia: “tenemos  nuestros valores y eso es muy difícil de cuantificar. Pertenecer a otro grupo podría hacer que perdiéramos identidad, la razón de ser de nuestra institución. Lo que nos ha llevado hasta aquí.”

Oviedo

También para Luis hijo, si nada lo impide, Oviedo seguirá siendo su sede en el futuro. “Nuestra intención es seguir aquí. Pusimos una semilla en Madrid que podríamos hacer crecer, pero no es nuestra intención en un futuro inmediato, porque estamos muy contentos tal como estamos. Lo único que queremos es trabajar en igualdad de condiciones con otras CCAA y, de ser así, seguiremos otros 135 años”, señala el doctor Fernández-Vega Cueto-Felgueroso.

Entre las diferencias a las que se enfrentan en Asturias frente a otras regiones están la  dificultad en las comunicaciones que van mejorando aunque más lentamente de lo necesario y una elevada fiscalidad. “Por una parte, el AVE ayudará a que la gente pueda llegar con más facilidad, en un tiempo prudencial. Y, por otro lado, el tema fiscal, Es importante una homogenización, a la par que reducción, de los impuestos para poder competir en igualdad y mantener la generación de actividad y la capacidad de atraer y retener talento en Asturias”, declara Luis padre. Ya que, como bien dicen, esto supone un agravio con respecto a empresas de la competencia.

Protocolos de sucesión

Los protocolos son parte fundamental del funcionamiento del negocio familiar ya que determinan tanto la incorporación de nuevos miembros a la empresa, como la formación accionarial o el plan de sucesiones.

No se puede ser accionista si no se trabaja en la empresa, pero tiene además que cumplir unos requisitos. Así que hoy tenemos tres accionistas, aunque hay más familiares en la empresa, y eso nos ayuda a tomar decisiones, asegura el Profesor Luis Fernández-Vega.

Además, cuentan con un protocolo familiar que dice cómo se tiene que formar un oftalmólogo de la familia que se quiere incorporar al negocio, cuántos años debe trabajar fuera o cómo se profesionaliza la gestión. La edad para abandonar la cirugía se ha fijado en 75 años; “la clínica o la consulta depende la persona, de cómo esté, pero hará menos proporción de pacientes”. Como señala Luis padre, “uno tiene que marcharse de los sitios entre aplausos, no entre silbidos. No puedes negar la realidad y hay que saber en qué momento te tienes que marchar y, cuando las condiciones no sean las óptimas, no puedes ser una rémora para la organización”.

Especialización e investigación

La fórmula para salvar los conflictos profesionales en la familia la han encontrado en la especialización de cada uno de sus miembros. “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima. No podemos comparar a un primo con otro porque cada uno se dedica a una cosa”, comenta el doctor.

El instituto oftalmológico Fernández-Vega atiende cada año a más de 110.000 pacientes que ponen sus ojos en manos de los más de 200 profesionales que trabajan allí. Una labor apoyada sobre tres patas fundamentales: la clínica, la investigación y la docencia.

“Hoy en día no se puede hacer nada sin la clínica, la cirugía y la investigación. La parte de investigación es clave para poder trabajar allí en los problemas no resueltos y tener investigadores que pudieran estudiarlos. Llevamos mucho tiempo haciendo investigación y con toda la información creamos bases de datos, y con ayuda de la inteligencia Artificial, podemos extraer resultados que nos puedan beneficiar a nosotros y a nuestros pacientes”.

Además, por supuesto, de que todo este conocimiento lo transmiten a otros profesionales de la medicina a través de la docencia. Desde hace algunos años la clínica Fernández-Vega se convirtió también en instituto universitario.

Y todo ello, confiesan, les ha permitido ir siempre varios años por delante de la competencia.

La Fundación y el factor humano

“Para nosotros es muy importante la fundación”, dice el doctor Fernández-Vega. “Como médicos creemos que tenemos que devolver a la sociedad parte de lo que nos da.”

A través de su fundación ayudan a gente necesitada. “Queremos que quien nos necesite pueda contar con nosotros”.

Destacan, por ejemplo, los miles de personas ciegas “evitables” que podrían recuperar la visión con una simple operación de cataratas.

La Empresa Familiar Comparte

Esta sesión forma parte del programa «LA EMPRESA FAMILIAR COMPARTE» que tiene como principal objetivo el de compartir experiencias y conocer las tendencias de gestión en la empresa familiar de la mano de empresarios familiares líderes a nivel nacional e internacional.

En este programa participa toda la red de Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar en España, colaborando entre todos y aportando valor a las más de 1200 familias empresarias asociadas, y está patrocinado por Credit Suisse, entidad comprometida con la realidad y las necesidades de las empresas familiares.

Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar son una red de Asociaciones sin ánimo de lucro que nacen para apoyar y defender a las empresas familiares de España, para contribuir a su impulso y fortalecimiento.

Entre sus principales objetivos destaca el ser referente institucional, empresarial y social de la realidad de la Empresa Familiar en cada una de las Comunidades Autónomas.

Están vinculadas al Instituto de la Empresa Familiar (IEF), al Family Business Network (FBN) y al European Family Business (EFB).

Engloban a más de 1.100 empresas familiares asociadas de todas las ramas de la actividad productiva que comparten los valores de la Empresa Familiar: estabilidad y constancia (visión a largo plazo), compromiso (con las nuevas generaciones, con el empleo, con la sostenibilidad), cultura emprendedora y cultura del esfuerzo.

La CEFUV inicia su XIII edición del curso de Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”

Ayer, 14 de junio de 2021, dio comienzo la XIII edición del curso de la Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”, organizado por la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), con la colaboración de sus promotores: AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y con el patrocinio de Broseta y CaixaBank.

La inauguración tuvo lugar en ADEIT, donde alumnos y ponentes se reunieron para dar la bienvenida al curso. Tras unas breves palabras de introducción por parte de Alejandro Escribá, director de la Cátedra y de los promotores del curso, los participantes han podido conocer la experiencia del caso GREFUSA, de la mano de Bernardo Gregori, director de Riesgos, Compliance, RSC y Relaciones Institucionales de GREFUSA, así como presidente del Consejo de Familia. Bernardo ha relatado los orígenes y la evolución de la empresa y ha compartido la experiencia de la creación del consejo de familia que gobierna la relación entre las familias propietarias y la empresa.

Formar a familiares, directivos y empleados facilita una mejor gestión y el buen gobierno de la empresa familiar

GREFUSA es una empresa familiar fundada en 1929 especializada en elaborar frutos secos y snacks de cereales. Es una empresa líder en innovación, formada por más de 600 empleados y 2 plantas de fabricación donde se producen más de 275 millones de bolsas anualmente.

Para Bernardo, el consejo de familia es un foro fundamental para tratar y ordenar todos aquellos aspectos que afectan a la familia y a su relación con la empresa. En este foro, la tercera generación de la empresa ha establecido los valores y las buenas prácticas que ayudan a la empresa a tener una gestión altamente profesionalizada, y han sentado las bases para preparar a la cuarta generación para que sean accionistas responsables y comprometidos con la empresa familiar. Asimismo, compartió su experiencia en este ámbito y dio algunos consejos como: hablar libremente entre los familiares, evitar situaciones delicadas que pueden provocar malentendidos, mantener una actitud constante de respeto máximo para debatir y consensuar, y por último, una vez alcanzada una decisión hacerla propia, ser parte de la decisión y apoyarla.

Bernardo destacó también los valores de espíritu de superación, capacidad de adaptación, innovación constante, apuestan por personas y la reputación de la empresa, valores que son compartidos por toda la organización y por la familia. Posteriormente, quiso remarcar la importancia de la huella positiva que deja Grefusa en la sociedad, así como el reconocimiento y reputación que ha logrado y que cuida cada día. Su estrategia de sostenibilidad está vertebrada en cuatro pilares claves, en los que trabajan constantemente para generar valor e impacto positivo en el medioambiente, consumidor, personas y comunidad.

“La generosidad e inteligencia por parte de los miembros de la segunda generación, cediendo el relevo a una edad relativamente temprana, la creación de un protocolo familiar y la constitución un consejo de administración que acompañara y ayudara en el proceso de sucesión y profesionalización, han sido las piezas claves en la continuidad y perdurabilidad del negocio familiar” Bernardo Gregori

Por último, Bernardo comentó que la familia ha dado prioridad a la profesionalización. La importancia de la gestión del talento es un pilar fundamental para Grefusa, y la familia no interviene directa ni indirectamente en los procesos de selección de personal. El mejor activo que tienen las empresas son las personas que la forman. Para gestionar el talento adecuadamente es muy importante, la selección de personal, la evaluación del desempeño identificando el potencial de cada uno, planes de carrera, identificación de sustitutos en puestos clave.

En las conclusiones de la inauguración, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá destacó que la formación sobre las particularidades y la idiosincrasia de la empresa familiar es fundamental para mejorar los procesos de gestión en las mismas. Es bueno que los miembros de las familias propietarias, los directivos (familiares o no) y los empleados de las empresas familiares, conozcan estos aspectos para comprender mejor su funcionamiento y el encaje de determinadas estrategias empresariales en las mismas. Esta formación también ayuda a implantar buenas prácticas de gobierno corporativo, a hacer más efectivos los procesos de sucesión, y permite aprender a separar los ámbitos empresariales y familiares y buscar el modo de complementarlos para que se refuercen en lugar de generar conflictos o poner limitaciones.

Alejandro Escribá, director de la Cátedra

El curso de Empresa Familiar de la CEFUV

Ofrece de modo gratuito a los estudiantes de la Universitat de València. La empresa familiar supone el 66% de empleo en España, y la probabilidad de que estos estudiantes (de cualquier titulación) acaben trabajando en empresas de propiedad y gestión familiar, es muy elevada. El curso tiene una duración de 50 horas, aborda temáticas de gobierno corporativo, toma de decisiones estratégicas, gestión del conflicto, procesos de sucesión, gestión del legado, derecho mercantil, laboral y tributario, y gestión financiera para la empresa y la familia, se impartirá hasta el 9 de julio. Esta formación, enmarcada en la oferta del Servei d’Extensió Universitaria, está también abierta a profesionales y a todos aquellos interesados en estas problemáticas, con el fin de divulgar el conocimiento y contribuir a mejorar la competitividad y la perdurabilidad de las empresas familiares valencianas.