¡Ahora más que nunca! El desafío de la digitalización en la Empresa Familiar

Hoy, lunes 22 de junio, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV) ha celebrado un ‘Desayuno Virtual’ que cubre un tema pujante estos días: ¡Ahora más que nunca! El desafío de la digitalización en la Empresa Familiar. El desayuno ha contado con Carlos Albors (COO de Laiex) y Juan Antonio Pons (Presidente de Importaco) como ponentes y fue moderado por Alejandro Escribá (Director de CEFUV) y Bruno Broseta (Senior Advisor en Transformación Digital en Nunsys).

La digitalización y las tecnologías virtuales suponen un fenómeno clave en la transformación de la realidad empresarial en los últimos años, mostrando gran potencial para la mejora de los procesos y actividades. Esta transformación es especialmente importante para la competitividad presente y futura de las empresas familiares, sin embargo, son todavía muy pocas las han iniciado un proceso de transformación digital. La irrupción de la crisis causada por el COVID-19 ha mostrado el potencial que este proceso transformador tiene en las empresas y ha sido clave para que pudiesen mantener su actividad y el control eficaz de la misma.

El desayuno comenzó con la introducción a cargo Alejandro Escribá, quien destacó el potencial de la transformación digital, pero recordó que este proceso puede resultar complejo y que es conveniente aprender de las experiencias previas para comenzar a dar pasos en esta línea. El desayuno presenta dos casos de empresas familiares, de sectores industriales, que no son nativas digitales, pero que han iniciado exitosamente este camino sector industrial; Laiex e Importaco.

Los ponentes explicaron los pasos que han dado en el proceso de transformación digital en sus respectivas empresas, abordando el enfoque adoptado, los procesos de transformación llevados a cabo y las dificultades que han encontrado en este proceso.

Juan Antonio Pons (Importaco) destacó que la transformación digital no es más que un proceso de mejora continua, una “evolución constante” para adaptarse a las necesidades del negocio y satisfacer mejor las preferencias del cliente. La adopción de herramientas digitales debe hacerse priorizando aquellas tecnologías que se adapten al ‘core business’ y tengan más impacto en la cuenta de resultados, competitividad y capacidad de diferenciación. Las herramientas de digitalización han permitido estar más próximo al cliente, mejorar la gestión del stock y anticipar nuevos modelos de negocio que pueden ir surgiendo. Juan Antonio dijo que su digitalización ha sido un proceso progresivo, motivado por la atención de necesidades y la solución de problemas, y puso varios ejemplos de este proceso, como la implantación de un ERP para resolver ineficiencias en la información de las transacciones internas de la empresa, la aplicación de visión artificial, y sensores en las líneas productivas para asegurar la calidad, o el uso del análisis de datos y la neurociencia para comprender el comportamiento y la satisfacción del consumidor.

Carlos Albors (Laiex) desgranó el proceso de digitalización de Laiex, destacando que uno de los aspectos clave es el cuidado en el trato con el personal que debe implantarlo. La transformación digital puede crear fricciones, y requiere formación de los equipos humanos para combinar el valor de la tecnología sin perder la experiencia existente en la empresa. La digitalización de Laiex ha permitido aumentar la calidad y la productividad. Entre las acciones que Carlos destacó se encuentra la automatización de plantas con un control de la calidad, una secuenciación automática de los procesos según lo establecido por I+D, la mejora en la planificación de la producción y la mejora en la gestión de inventarios. Destacó también la utilidad para desarrollar acciones preventivas basadas en el análisis de la información.

Bruno Broseta destacó que estas compañías han transformado completamente sus negocios y el valor de la digitalización para empoderar al capital humano, y preguntó a los ponentes sobre el papel de los directivos para “impulsar” la digitalización, así como sobre las dificultades para modificar la cultura de la empresa y sobre las particularidades de la Empresa Familiar pueden afectar al proceso de digitalización.

Albors destacó el papel de la dirección en el establecimiento de objetivos claros y simples en cada paso de la transformación y en el control de que dichos objetivos se cumplen adecuadamente. Aconsejó iniciar el proceso tras haberse dotado de una infraestructura técnica mínima (ERP) que alimente la información necesaria. Asimismo, destacó el valor de convencer a los implicados en el proceso de la utilidad de los cambios, formando, mostrando las ventajas y demostrando las mejoras con hechos, paso a paso. Juan Antonio señaló tres aspectos relevantes: (1) la importancia del capital humano, tanto para identificar las áreas de mejora como para implantar las soluciones; (2) encontrar el ‘partner tecnológico’ adecuado a las necesidades y capacidad económica, y (3) no perder de vista el retorno de la inversión, aunque siendo paciente para su logro. También remarcó el valor para la empresa familiar de adoptar procesos ya testados en el mercado en lugar de intentar innovar demasiado y aprovechar la ventaja de la visión a largo plazo de la empresa familiar para implantar estos procesos.

LA CÁTEDRA DE EMPRESA FAMILIAR DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA

Se creó en el año 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

Las empresas familiares se comprometen con la reactivación económica de España

Las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar han celebrado este viernes el último encuentro online del ciclo La empresa familiar comparte, organizado conjuntamente por las 18 asociaciones territoriales de España. En esta ocasión, la jornada giró en torno a la reactivación de la economía española de la mano de las empresas familiares, y estuvo dirigida por la Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF), la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur) y contó con las presentaciones del presidente de Altia, Tino Fernández; la CEO de Dormitienda, Mónica Duart; y el director general de Urdecon, Enrique Fernández-Delgado.

Las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar aglutinan a más de 1200 empresas de todos los sectores de actividad, que representan en conjunto un 10 % del PIB nacional. Así, el seminario tuvo el objetivo de poner en valor el papel fundamental de las empresas familiares, que constituyen cerca del 90 % de las empresas y generan 2 de cada 3 puestos de trabajo, en la reactivación de la economía española como consecuencia de la crisis producida por el covid-19.

La apertura de la sesión fue a cargo del presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar, Víctor Nogueira, y Héctor Dominguis, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios. Nogueira destacó que los “equipos y las personas son una preocupación continua y constante para las empresas familiares, y especialmente en momentos de crisis como la actual”. Por su parte, Dominguis resaltó la importancia de movimientos como #EstoNOtienequePARAR, #EActivate o #damoslacara que ponen en valor a las empresas, a los empresari@s y a sus trabajadores, para que la rueda de la economía no pare. La clausura del acto fue realizada por el presidente de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar, José María Tortosa, que declaró que “las empresas familiares, como motor de la economía regional y nacional, volverán a ser imprescindibles en la recuperación económica”, a la vez que recordó que será “fundamental la colaboración entre las distintas administraciones” para conseguir la reactivación necesaria en los próximos meses.

Los empresarios se comprometen con la reactivación y coincidieron en que es “necesaria la confianza por parte de las Administraciones en el sector privado, ya que las empresas familiares somos la columna vertebral de la economía y somos imprescindibles en la recuperación económica”. En este sentido, los participantes compartieron que “se debe apostar por una colaboración público-privada” y que “el Gobierno debe apoyar el tejido empresarial, ya que sin iniciativa privada no hay crecimiento ni empleo”. Asimismo, los empresarios han resaltado la importancia de establecer sistemas de simplificación administrativa y burocrática para facilitar la puesta en marcha de empresas, las contrataciones e inversiones.

El presidente de Altia, Tino Fernández, indicó que se debe huir de “políticas cortoplacistas”, algo en lo que coincidió la CEO de Dormitienda, Mónica Duart, que expresó que “se debe trabajar más, pensando en el medio y largo plazo para caminar de cara a la recuperación”. El director general de Urdecon, Enrique Fernández-Delgado añadió que “el cambio de modelo económico es un debate del que se viene hablando desde hace tiempo, y el covid ha hecho que los procesos se aceleren”.

Los tres ponentes valoraron que “se deberían reconocer más las iniciativas llevadas a cabo tanto por grandes como medianas y pequeñas empresas”, que “demuestran nuestro compromiso con nuestra gente y con la sociedad”. En este sentido, apuntaron que “los empresarios debemos ganar en visibilidad, mostrando la cara más humana del tejido empresarial”.

Para finalizar, los conferenciantes aportaron propuestas concretas para la reactivación de la economía. El presidente de Altia apuntó a la “alineación de la fiscalidad con el crecimiento” y a un “tratamiento fiscal favorable para el emprendimiento”, insistiendo en que lo primordial es “la confianza en el sector privado, evitando enviar mensajes contra el mismo desde la política”. Por su parte, la CEO de Dormitienda añadió que resultaría positivo “poner en marcha iniciativas que activan el empleo, facilitando la contratación y eliminando trámites burocráticos”. Además, el director general de Urdecon señaló la “necesidad de impulsar la colaboración público-privada” y la “creación de políticas de empleo más accesibles”.

Conclusiones Seminario La Empresa Familiar Reactivando la Economía Española

Marc Puig asume la presidencia del IEF con el foco puesto en la supervivencia de las empresas como elementos fundamentales para la recuperación

La Asamblea de socios del Instituto de la Empresa Familiar, celebrada hoy de forma telemática, ha elegido por unanimidad como nuevo presidente de esta organización a Marc Puig, en sustitución de Francisco J. Riberas, que ha culminado su periodo de dos años como máximo responsable del IEF.

En su primera intervención ante los socios, Marc Puig, presidente ejecutivo de Puig, ha señalado que los momentos que estamos viviendo son tremendamente delicados y que la mayor parte del esfuerzo de los próximos años, tanto del Instituto como del conjunto de las empresas familiares, deberá dedicarse a la lucha contra la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

Puig ha planteado sus propuestas para sus dos años de presidencia del IEF en orden temporal: a corto plazo, superar la crisis; a medio plazo, compaginar prosperidad económica y valor social; y a largo plazo, articular mecanismos de traspaso generacional.
En el corto plazo, el nuevo presidente del IEF ha señalado que “nuestro foco va a ser cómo superar esta crisis. Sabemos que el impacto económico de la pandemia no tiene precedentes. Para muchas empresas familiares, la supervivencia en el corto plazo será su única agenda. Quizás no puedan salvarse todas las empresas que existían antes de la crisis, pero muchas de ellas podrían sobrevivir con una batería de medidas adecuadas. Si desaparecen aquellas que podrían haber sobrevivido, no sólo se perderá tejido empresarial, sino también muchos puestos de trabajo y la recuperación será infinitamente más lenta”.

En este sentido, Puig ha anunciado que, manteniendo la independencia y la autonomía de criterio y acción que siempre han caracterizado al IEF, su prioridad será ”aunar esfuerzos con otras asociaciones empresariales y apoyarnos en el peso de nuestros socios y de las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar, para desarrollar propuestas al Gobierno que permitan al mayor número de empresas familiares posibles sobrevivir a esta crisis”.

“El IEF va a dialogar con todos, porque es nuestro talante” 

El IEF va a “dialogar con todos, porque es nuestro talante, y porque la situación demanda el máximo grado de colaboración público-privada. Y vamos a hacerlo desde la modestia, pero con la fortaleza que nos confiere el notabilísimo esfuerzo que nuestras empresas han demostrado en este entorno de crisis sin precedentes”, ha asegurado.
Como ejemplo de este espíritu, ha citado el reciente trabajo elaborado por el IEF y el IESE, que se ha enviado al presidente del Gobierno, y en el que se recogen una serie de reflexiones para el relanzamiento de la economía tras la crisis del Covid-19.
“Siempre hemos intentado colaborar con la administración del estado, tuviese el color político que tuviese, con voluntad de contribuir a resolver los problemas del país, y en particular los que afectan a la empresa familiar, y lo seguiremos haciendo”, ha sentenciado.
También ha considerado imprescindible que en esta lucha la empresa familiar se apoye “en otras instituciones europeas, y en particular en el European Family Businesses y el Family Business Network, para recopilar las medidas que hayan funcionado en otros países para asegurar que tomamos las mejores opciones y aprendemos de las mejores prácticas”.

Igualmente, Puig ha reiterado la necesidad de trasladar a la sociedad una imagen fiel de lo que es de verdad la empresa familiar, su aportación económica y su compromiso social. Para ello, el IEF utilizará “las plataformas necesarias”, y citó como ejemplo el proyecto #DamosLaCara, con el que el Instituto y las Asociaciones Territoriales están canalizando los testimonios de cientos de empresas en su lucha contra la pandemia y la crisis económica derivada de la misma, “difundiendo por redes sociales la esencia de los valores de la empresa familiar, creadora de riqueza y ocupación, reconociendo su labor de cohesión a la sociedad”.
Respecto al medio plazo, Marc Puig ha señalado que “suponiendo que la labor primera nos deje margen para otras consideraciones, y confiando que el control de esta pandemia llegue antes que el final de mi mandato, mi objetivo será incorporarnos a la reflexión mundial que pretende reinventar el capitalismo” y que se podría resumir, en pocas palabras, en el reto mayoritariamente admitido para las empresas de crear simultáneamente prosperidad económica y valor social. “Y eso es precisamente lo que caracteriza a la empresa familiar. Es necesario reforzar esas características y que la gente sea consciente de ello.”

Sostenibilidad, gobernanza y valores sociales

En este sentido, ha mostrado su intención de impulsar y dar a conocer entre las empresas familiares los objetivos sociales y de sostenibilidad, y las formas de gobernanza empresarial más avanzadas, de manera que éstas puedan acudir al Instituto para entender qué hacen las mejores compañías en sus sectores en estos temas. Consciente de que estos objetivos ya son, intrínsecamente propios de la empresa familiar, la idea sería desarrollarlos para poder invitar a profundizar en ellos. “Cuando salgamos de esta crisis -y las crisis sirven para cambiar los esquemas-, aquellas que hayan sabido hacerlo adelantándose a los tiempos, serán las que saldrán reforzadas”, ha asegurado.
Por último, Marc Puig se ha fijado como objetivo a largo plazo fomentar el intercambio de experiencias, soluciones, y ejemplos de gestión adoptados por las empresas familiares en la transición generacional, el gran escollo para la supervivencia de dichas empresas. 

Dos frases de Mariano Puig

El nuevo presidente del IEF ha terminado su intervención recogiendo dos frases que su padre, Mariano Puig, utilizó para acabar su discurso cuando fue nombrado máximo responsable del Instituto hace ahora 25 años:

“Creo que con el esfuerzo de todos puede conseguirse que el instituto alcance sus objetivos y se siga consolidando como una entidad de la sociedad española que actúe como punto de referencia positiva para buscar la supervivencia de nuestra obra a través de los tiempos, solventando las dificultades de todo tipo que aparecen en nuestro camino”.
“Amigos, no esperéis de mí grandes discursos. No soy orador. Tampoco soy político. Soy empresario, y como tal, intentaré llevar el Instituto durante estos dos años de presidencia, con austeridad y con rigor.”

Despedida de Francisco J. Riberas

Por su parte, en su discurso de despedida ante la Asamblea de socios, Francisco J. Riberas ha querido lanzar un mensaje de optimismo. “Es cierto que el Covid-19 nos ha traído una gran tragedia humana, con la pérdida de miles de vidas y también nos ha sumido a todos en un estado de gran preocupación por el futuro”; pero también “está sirviendo para poner en valor nuestras empresas ante la sociedad y ante los trabajadores”, ha asegurado.
En esta crisis “nuestras empresas han sabido demostrar su compromiso social. Todas nuestras empresas se han volcado para ayudar en la pandemia. Unas modificando sus procesos productivos para fabricar pantallas protectoras o gel hidroalcohólico y otras comprando y donando material”, ha destacado.
Y más allá de este esfuerzo solidario, Riberas ha querido también poner el énfasis en el hecho de que en estos momentos tan complicados en los que muchas personas en este país ven peligrar sus empleos y su modo de vida, los trabajadores valoran cada vez más a sus empresas. Esto es así, según Riberas, porque recuerdan el compromiso de las empresas familiares durante la crisis anterior y “saben que ahora también vamos a poner todo nuestro empeño para salir de ésta”, y porque “se sienten parte de un proyecto bonito, en el que confían“.

Las Empresas Familiares del sector logístico han conseguido evitar el segundo shock tras los efectos del virus: el miedo al desabastecimiento

Empresarios del sector logístico reunidos por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar de toda España, entre ellas AVE, para analizar sus perspectivas en el actual contexto sanitario y económico, han compartido sus experiencias, análisis sobre el impacto de la pandemia en este sector y los cambios producidos en distintos ámbitos y los retos que el sector abordará a partir de ahora.

La jornada telemática, enmarcada en el Ciclo organizado por la red de Asociaciones Territoriales Vinculadas al IEF #EmpresaFamiliarComparte, fue organizada en esta ocasión por la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón (AEFA), la Asociación de la Empresa Familiar de Canarias (EFCA) y la Asociación Andaluza de la Empresa Familiar (AAEF).

Alfonso Sesé, presidente del Grupo Sesé, Manuel Valle, presidente del Grupo Valora y SEUR Canarias, y Borja de Torres, presidente de Acotral, participante coincidieron en formar parte de un sector de los que han tenido la oportunidad, pero sobre todo la obligación de mantener su actividad durante todos y cada uno de los días del estado de alarma.

Si en un primer momento, contener el colapso sanitario era el primero objetivo como sociedad, atajando la propagación, a continuación, evitar el colapso por el desabastecimiento de hogares y centros críticos para mantener el mínimo soporte vital constituyó el bastión de resistencia ante la embestida de la pandemia. En ese escenario, la cadena logística, visible en los transportistas, se convirtieron en “proveedores de la confianza”, tan necesaria para asegurar la tranquilidad de las personas.

Tratándose de un sector de servicios horizontal a los demás, su demanda de actividad ha estado marcada por las empresas y particulares a los que en caca caso han servido con sus actividades de distribución, almacenamiento, transporte o mecanización. Según el usuario, han visto frenada en seco su aportación (producción automóviles, por ejemplo), o redoblada su demanda (distribución alimentaria).

En el caso del sector del transporte por carretera, la atomización y especialización de las empresas (un 70% de las empresas tienen una flota formada por un solo vehículo), y de todos, estiman que sólo un 15% ha sido capaz de mantener su actividad regularmente. Y, sin embargo, ha habido puntas del 200% del trabajo habitual, hasta una media del 120/160%, en casos y momentos muy particulares, comentaba Borja de Torres.

El enorme repunte de las compras on-line o comercio electrónico, sobreponderando el B2C frente al B2B, ha sido otro cambio sustancial que ha obligado a reforzar las tareas del sector logístico, quizás con cambios en los patrones de consumo que podrían consolidarse, apreciación que describió Manuel Valle, y que ha demostrado la adecuada capacidad y preparación del sector logístico para hacerle frente, en palabras de Alfonso Sesé.

Algunas de las preocupaciones básicas en el desarrollo del trabajo de estas empresas se centraron en la escasez de medios de protección personal las primeras semanas. Cantidades muy importantes eran difíciles de conseguir, y el sacrificio de horas en el  servicio, las medidas de seguridad ya habituales en un subsector muy regulado (transporte). Aún así encontraron soluciones para mantener su actividad y asegurar así la de productores y consumidores finales, e intermedios.

En este caso, al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se le reconoce la adecuada respuesta a determinadas necesidades planteadas de inmediato por el sector, flexibilizando y facilitando las demandas de los operadores para mantener su trabajo. A pesar de ello, creen que podría aprovecharse para eliminar ciertas cargas burocráticas y lastres administrativos pendientes.

Las demandas hacia la Administración se centran en la provisión de liquidez vía financiación, y cualquier ayuda que permita la reactivación de las demás empresas de otros sectores para que estas a su vez mantengan la necesidad de servicios logísticos en los niveles anteriores.
Los tres empresarios han reconocido como retos inmediatos del sector – aprovechando las capacidades de innovación, coraje y creatividad impuestas por la necesidad y fruto del tremendo esfuerzo durante estos meses -, la necesidad de mejora de la competitividad de las empresas, bien por tamaño, bien por la mejora de procesos, o como apuntaban Alfonso Sesé y Borja de Torres, mediante la intensa digitalización de sus operaciones.

Además de los empresarios familiares del sector logístico, actuaron como anfitriones Alicia Martinón, presidenta de la Asociación de Empresa Familiar de Canarias y José Luis Martínez Lázaro, presidente de Asociación Andaluza de Empresa Familiar. Todos ellos aprovecharon sus alocuciones en la jornada para subrayar el espíritu de cohesión de las asociaciones de la empresa familiar y para resaltar el papel de las empresas familiares en la superación de la crisis.

LAS EMPRESAS FAMILIARES DEL SECTOR TURÍSTICO RECLAMAN CERTIDUMBRE SOBRE LAS FECHAS DE APERTURA DE FRONTERAS Y MEDIDAS URGENTES DE APOYO ANTE LA AMENAZA DE OTROS COMPETIDORES

Empresarios del sector del turismo y la hostelería reunidos por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar para analizar sus perspectivas en el actual contexto sanitario y económico, han solicitado al Gobierno certidumbre en relación con los planes de apertura de fronteras y apoyo a las empresas para paliar las consecuencias de la crisis y que puedan activar cuanto antes las contrataciones. En concreto, solicitan un calendario con fechas claras para poder realizar sus planificaciones y decisión para implementarlo con velocidad o, al menos, de forma acompasada con el resto de países europeos.

Los empresarios mostraron su preocupación por el hecho de que otros países competidores están reaccionando más deprisa que España a la hora poner en marcha medidas de activación de su sector turístico, lo que puede representar una amenaza para nuestra industria turística, habida cuenta de que los casi 84 millones de turistas que visitan anualmente España pueden constituir un atractivo “caladero de negocio” para otros países.

La jornada telemática, enmarcada en el ciclo organizado por la red de Asociaciones Territoriales Vinculadas y organizada en esta ocasión por la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM), la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (AEFA) y la Asociación Balear de la Empresa Familiar (ABEF), contó con la participación de Ángeles Serna Lorente, presidenta del Consejo de Administración de TM Grupo Inmobiliario; Carmen Matutes Prats, subdirectora de Palladium Hotel Group, y Javier Pérez Jiménez, director Gerente de VP Hoteles.

Los empresarios, además, coincidieron en reivindicar el alto nivel añadido del sector turístico español, tanto en términos de calidad, procesos e innovación, lo que le ha llevado a ser un referente mundial dentro de este campo, y establecieron en el horizonte de 2023 la completa normalización del sector, lo que pasará por contar con un tratamiento eficaz para la curación del virus.

Sobre el impacto económico que tendrá la crisis para el sector hotelero en 2020, Javier Pérez, director gerente de VP Hoteles, aseguró que dependerá en buena medida de que se pueda activar el sector de eventos a partir del mes de septiembre. “Si se pone en marcha esta actividad, podremos cubrir en estas fechas el 80% de nuestra ocupación anual”, dijo refiriéndose a sus hoteles radicados en Madrid. Por su parte, Carmen Matutes, subdirectora de Palladium Hotel Group, señaló que abrir antes del 1 de julio supondría minimizar las pérdidas. “De no ser así, a muchos establecimientos nos le merecerá la pena abrir”, dijo.

Los ponentes también resaltaron el importante esfuerzo que están afrontando para adaptarse a la nueva situación y estar preparados para la reactivación del sector. En relación con este punto, Javier Pérez explicó que en sus hoteles han apostado por la realización de test de detección del COVID-19 a todos sus clientes y la puesta en marcha de medidas contenidas en los nuevos protocolos de seguridad que, en algunos hoteles, suponen un sobrecoste de 47 euros por noche. Además, dijo, están estudiando la posibilidad de integración con otros hoteles para mejorar sinergias de todo tipo.

Carmen Matutes explicó que en su cadena hotelera están trabajando en una triple dirección: el establecimiento de protocolos de seguridad y protección, la inversión en nuevas tecnologías que permitan mantener las distancias entre clientes y personal, y la comunicación para hacer saber a los clientes que sus establecimientos son seguros.

Sobre este último aspecto también se pronunció Ángeles Serna, presidenta de TM Grupo Inmobiliario. A su juicio, será necesario “reenfocar las campañas para adaptarnos a los cambios que se pueden producir en el perfil del consumidor”. “El mundo del viaje va a cambiar y tenemos que adaptarnos”, aseguró.

Además de los empresarios familiares del sector turístico, intervinieron en el webinario Maite Antón, presidenta de la Asociación de Empresa Familiar de Alicante; Esther Vidal, presidenta de Asociación Balear de Empresa Familiar, y Alberto Zoilo Álvarez, presidente de la Asociación de Empresa Familiar de Madrid. Todos ellos aprovecharon sus alocuciones en la jornada para subrayar el espíritu de cohesión de las asociaciones de la empresa familiar para resaltar el papel de las empresas familiares en la superación de la crisis y coincidieron también en criticar la anunciada e hipotética derogación de la reforma laboral.

Las Empresas Familiares del sector agroalimentario piden que se ponga en valor el sector y se incentive el consumo

Dentro del Ciclo #EmpresaFamiliarComparte, las asociaciones de empresas familiares de Extremadura, Castilla la Mancha y La Rioja han celebrado esta mañana el tercer Encuentro Online “Sector Agroalimentario: innovación, calidad y compromiso en la crisis del COVID-19”, en el que se ha analizado el presente y el futuro del sector así como los retos a los que se enfrenta ante la actual situación.

En esta ocasión, el encuentro online, ha contado con la presencia de Clemente Loriente Calonge, Consejero Delegado de Incarlopsa, Empresa Asociada a la Asociación de la Empresa Familiar de CLM, José María Naranjo Mejías, Responsable de Mercado Internacional y Director de Marketing de Tany Nature, Empresa Asociada a la Asociación Extremeña de Empresa Familiar,  y Fernando Baroja Mazo, Director General de Grupo Cidacos, Empresa Asociada a la Asociación Riojana de Empresa Familiar.

Los tres empresarios participantes en la mesa redonda han coincido en resaltar que hay que poner en valor el sector “como pilar básico”, claramente demostrado durante esta pandemia, así como en la necesidad de “establecer alianzas entre grupos de empresas para exportar e invertir en I+D”.

Han destacado el papel fundamental de los trabajadores y empresas colaboradoras, “que se han volcado en esta situación”. Asimismo, los participantes en el encuentro han subrayado la importancia de “velar por la protección y la seguridad de clientes y trabajadores en todo el proceso productivo”, así como por la necesaria interrelación con colaboradores y trabajadores para establecer una hoja de ruta clara.

Todos han coincidido en que el futuro se presenta incierto pero hay que afrontarlo con optimismo porque “acabamos saliendo de todas las crisis”, si bien, para ello es necesario la puesta en marcha de incentivos que fomenten el consumo, y explorar nuevos mercados, una vez que se produzca la apertura de las fronteras, ya que el consumo nacional se verá negativamente afectado.

Destacan que esta pandemia obligará a las empresas a reinventarse para ofrecer un producto de calidad, seguro y a menor coste, optimizando el canal de distribución.

Por último han defendido y puesto en valor la figura del empresario, denostada en estos tiempos, y que es fundamental para salir de la crisis, destacando la importancia que tiene para el futuro de las empresas elegir a los mejores “compañeros de viaje” (proveedores, clientes, colaboradores, etc.).

CICLO “LA EMPRESA FAMILIAR COMPARTE”

Este encuentro online forma parte del ciclo “La empresa familiar comparte”, organizado conjuntamente por 18 asociaciones territoriales de empresa familiar de todo el país, que aglutinan a más de 1.200 empresas de todos los sectores y representan el 10 % del PIB nacional. El objetivo de este tipo de seminarios no es otro que ayudar a las empresas familiares a afrontar la actual crisis sanitaria, económica y social. Para ello, se invita a destacados empresarios y expertos con los que se profundiza en cuestiones de gran interés para retomar cuanto antes la actividad empresarial.

#EstoNOtienequeparar porque #EstoPasará