La digitalización y las tecnologías virtuales suponen un fenómeno clave en la transformación de la realidad empresarial

Hoy, lunes 22 de junio, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV) ha celebrado un ‘Desayuno Virtual’ que cubre un tema pujante estos días: ¡Ahora más que nunca! El desafío de la digitalización en la Empresa Familiar. El desayuno ha contado con Carlos Albors (COO de Laiex) y Juan Antonio Pons (Presidente de Importaco) como ponentes y fue moderado por Alejandro Escribá (Director de CEFUV) y Bruno Broseta (Senior Advisor en Transformación Digital en Nunsys).

La digitalización y las tecnologías virtuales suponen un fenómeno clave en la transformación de la realidad empresarial en los últimos años, mostrando gran potencial para la mejora de los procesos y actividades. Esta transformación es especialmente importante para la competitividad presente y futura de las empresas familiares, sin embargo, son todavía muy pocas las han iniciado un proceso de transformación digital. La irrupción de la crisis causada por el COVID-19 ha mostrado el potencial que este proceso transformador tiene en las empresas y ha sido clave para que pudiesen mantener su actividad y el control eficaz de la misma.

El desayuno comenzó con la introducción a cargo Alejandro Escribá, quien destacó el potencial de la transformación digital, pero recordó que este proceso puede resultar complejo y que es conveniente aprender de las experiencias previas para comenzar a dar pasos en esta línea. El desayuno presenta dos casos de empresas familiares, de sectores industriales, que no son nativas digitales, pero que han iniciado exitosamente este camino sector industrial; Laiex e Importaco.

Los ponentes explicaron los pasos que han dado en el proceso de transformación digital en sus respectivas empresas, abordando el enfoque adoptado, los procesos de transformación llevados a cabo y las dificultades que han encontrado en este proceso.

Juan Antonio Pons (Importaco) destacó que la transformación digital no es más que un proceso de mejora continua, una “evolución constante” para adaptarse a las necesidades del negocio y satisfacer mejor las preferencias del cliente. La adopción de herramientas digitales debe hacerse priorizando aquellas tecnologías que se adapten al ‘core business’ y tengan más impacto en la cuenta de resultados, competitividad y capacidad de diferenciación. Las herramientas de digitalización han permitido estar más próximo al cliente, mejorar la gestión del stock y anticipar nuevos modelos de negocio que pueden ir surgiendo. Juan Antonio dijo que su digitalización ha sido un proceso progresivo, motivado por la atención de necesidades y la solución de problemas, y puso varios ejemplos de este proceso, como la implantación de un ERP para resolver ineficiencias en la información de las transacciones internas de la empresa, la aplicación de visión artificial, y sensores en las líneas productivas para asegurar la calidad, o el uso del análisis de datos y la neurociencia para comprender el comportamiento y la satisfacción del consumidor.

Carlos Albors (Laiex) desgranó el proceso de digitalización de Laiex, destacando que uno de los aspectos clave es el cuidado en el trato con el personal que debe implantarlo. La transformación digital puede crear fricciones, y requiere formación de los equipos humanos para combinar el valor de la tecnología sin perder la experiencia existente en la empresa. La digitalización de Laiex ha permitido aumentar la calidad y la productividad. Entre las acciones que Carlos destacó se encuentra la automatización de plantas con un control de la calidad, una secuenciación automática de los procesos según lo establecido por I+D, la mejora en la planificación de la producción y la mejora en la gestión de inventarios. Destacó también la utilidad para desarrollar acciones preventivas basadas en el análisis de la información.

Bruno Broseta destacó que estas compañías han transformado completamente sus negocios y el valor de la digitalización para empoderar al capital humano, y preguntó a los ponentes sobre el papel de los directivos para “impulsar” la digitalización, así como sobre las dificultades para modificar la cultura de la empresa y sobre las particularidades de la Empresa Familiar pueden afectar al proceso de digitalización.

Albors destacó el papel de la dirección en el establecimiento de objetivos claros y simples en cada paso de la transformación y en el control de que dichos objetivos se cumplen adecuadamente. Aconsejó iniciar el proceso tras haberse dotado de una infraestructura técnica mínima (ERP) que alimente la información necesaria. Asimismo, destacó el valor de convencer a los implicados en el proceso de la utilidad de los cambios, formando, mostrando las ventajas y demostrando las mejoras con hechos, paso a paso. Juan Antonio señaló tres aspectos relevantes: (1) la importancia del capital humano, tanto para identificar las áreas de mejora como para implantar las soluciones; (2) encontrar el ‘partner tecnológico’ adecuado a las necesidades y capacidad económica, y (3) no perder de vista el retorno de la inversión, aunque siendo paciente para su logro. También remarcó el valor para la empresa familiar de adoptar procesos ya testados en el mercado en lugar de intentar innovar demasiado y aprovechar la ventaja de la visión a largo plazo de la empresa familiar para implantar estos procesos.

LA CÁTEDRA DE EMPRESA FAMILIAR DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA

Se creó en el año 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

El crecimiento de la empresa es un medio para dotar de sostenibilidad a un proyecto que aporta valor

 La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV), que promovemos desde AVE, junto a DEM, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS ha celebrado un nuevo desayuno bajo el  título: “Valores en las familias empresarias: ¿Cómo se asocian al éxito y perdurabilidad de la empresa?” y a la que han asistido alrededor de 100 empresarios y directivos de familias empresarias.

Durante el evento, los empresarios Vicente Ruiz (Presidente de RNB) y Rosana Perán (Vicepresidenta de Grupo Pikolinos) han transmitido a los asistentes cómo han trabajado en sus familias la identificación de los valores que mejor representan lo que son como personas y como familia, y cómo esos valores se conectan con los de las personas que trabajan para sus empresas, así como a las prácticas de gestión de las mismas.

Alejandro Escribá, catedrático de la Universidad de Valencia y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV) ha introducido el desayuno destacando la importancia de situar a las personas en el centro de la gestión empresarial y de reflexionar sobre los valores éticos sobre los cuales se construyen los proyectos empresariales.

Bajo la moderación de Manuel Guillén, director de la Cátedra de Ética Empresarial IECO UV, los ponentes han expuesto los principales valores que han identificado entre la familia propietaria, así como en el conjunto de directivos que ocupan cargos de responsabilidad en sus empresas. En el caso de Pikolinos, Rosana Perán ha destacado 5 valores: Excelencia, Naturalidad, Trabajo en equipo, Creatividad y Solidaridad, como aquellos que mejor aúnan y recogen el alma de su familia y su empresa. Vicente Ruiz, por su parte, ha destacado que los valores de la empresa familiar es un reflejo de los valores vividos en casa y en familia, y que bajo esa filosofía, en su empresa se apoyan en 4 pilares, 4 actitudes y 1 método de trabajo para que la “esencia” de RNB impregne el modo de trabajar y comportarse en todos aquellos que conforman la empresa.

En ambos casos, se trabajan los valores periódicamente con todos los miembros de la empresa, bien mediante programas de refuerzo (como es el caso de Pikolinos, que cada año centra los esfuerzos de comunicación y motivación interna sobre uno de sus valores) como mediante el trabajo diario a través de lo que en RNB llaman la “revolución de las pequeñas cosas”, intentando que las pequeñas acciones estén alineadas con los principales pilares éticos de su organización. El desayuno ha despertado un interesante coloquio entre los ponentes y los asistentes al evento, y se ha profundizado en los beneficios que reporta una orientación humanista y ética en las organizaciones, más allá de los resultados económicos de las empresas. En palabras de Manuel Guillén, al igual que las personas necesitan respirar para sobrevivir, las empresas necesitan beneficios, pero respirar no es el fin último que persiguen las personas, y la misión de las organizaciones va mucho más allá de generar beneficios.

En definitiva, el desayuno ha permitido constatar la importancia de los valores que sustentan los proyectos y el compromiso de las familias empresarias, y que pueden contribuir a una sociedad que proporcione más oportunidades de desarrollo humano y profesional. 

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en el año 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

El crecimiento de la empresa es la vía para que un proyecto que aporta valor perdure

Hoy, martes 3 de diciembre, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV), promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y que cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS ha celebrado un nuevo desayuno bajo el  título: “Las empresas familiares ante el desafío del crecimiento”, al que han asistido más de 100 empresarios y directivos de familias empresarias.

Durante el evento, los empresarios Myriam Gimeno y Joaquín Ballester han trasladado a los asistentes la experiencia de crecimiento de sus grupos empresariales.

Alejandro Escribá, catedrático de la Universidad de Valencia y director de la CEFUV ha introducido el desayuno destacando la importancia de que las empresas sitúen el crecimiento entre sus prioridades para que los proyectos empresariales aporten más empleo, innovación, atraigan y desarrollen más talento y generen más riqueza en la sociedad.

Los ponentes han expuesto las características actuales de sus grupos empresariales y han abordado las ventajas que el tamaño les reporta, los retos que deben afrontarse en los procesos de crecimiento, las alternativas estratégicas que pueden utilizarse para crecer y han ofrecido algunas recomendaciones sobre cómo superar las barreras que normalmente limitan el crecimiento de las empresas más pequeñas.

Desayuno “Las empresas familiares ante el desafío del crecimiento”

Joaquín Ballester, presidente del Grupo Alimentario Citrus, empresa que factura más de 308 M€, con una plantilla de 2.500 personas, y cuyo crecimiento ha cuadruplicado en los últimos 5 años, ha destacado que “la empresa deber ser fiel a su razón de ser” enfatizando la importancia de mantener el enfoque en la misión y la visión de la empresa, y enmarcar el crecimiento en el proyecto de generación de valor. En la misma línea, Myriam Gimeno, Consejera Delegada del Grupo Gimeno, con más de 150 años de trayectoria, una factura de 330M€ y una plantilla de 4.600 trabajadores, ha resaltado que el crecimiento no debe distraer la atención de los aspectos principales del negocio.

Ambos han destacado que el tamaño proporciona mejores condiciones para atraer y retener mejor el talento, ofreciendo planes de carrera y posibilidades de desarrollo profesional y, a su vez, dicho talento es crucial para acompañar el proceso de crecimiento de la empresa. Myriam Gimeno ha sugerido que, desde el punto de vista de las familias empresarias, a medida que la familia crece a través de las sucesivas generaciones, es también importante dimensionar el negocio para seguir ofreciendo valor a los accionistas.

Myriam Gimeno, consejera delegada de Grupo Gimeno, durante el Desayuno

Entre los retos que supone el crecimiento, Myriam Gimeno ha sugerido que la empresa debe disponer de una buena estabilidad accionarial que garantice la cohesión y el consenso respecto del proyecto.

Joaquín Ballester ha puesto sobre la mesa las diferentes alternativas estratégicas que las empresas pueden utilizar para crecer, y ha destacado que todas ellas pueden ser interesantes en función del contexto. El crecimiento inorgánico, las alianzas, la internacionalización o la diversificación han guiado el crecimiento de estas empresas, pero no se puede perder de vista el crecimiento orgánico en todo momento, pues es el que consolida los proyectos y la consecución de las sinergias.

Joaquín Ballester, presidente de Grupo Alimentario Citrus, interviene en el Desayuno

Gimeno ha coincidido en la consideración de las diferentes alternativas y su valoración con criterios profesionales. En esta línea, ambos han apostado por los valores de la innovación, la proactividad y la profesionalización de los órganos de gobierno y dirección como ejes del crecimiento. En este sentido Myriam Gimeno ha subrayado que “no se puede crecer sin contar con un equipo de profesionales, capaces de organizar la estructura de gobierno y confiar en ellos”.

Conclusiones

El Director de la Cátedra, Alejandro Escribá ha destacado que el crecimiento de una empresa no es el objetivo, no es el fin, sino el medio para desarrollar un proyecto que aporta valor a la Empresa Familiar. El éxito de estos procesos y su aportación de valor para la perdurabilidad de la empresa depende de los siguientes puntos clave:

  • La empresa debe estar preparada para el crecimiento. Disponer de una estructura de gobierno estable, un equipo profesionalizado, y una situación interna favorable con un modelo de negocio sólido.
  • Los valores que acompañan el crecimiento de la empresa incluyen la ambición y el enfoque en perseguir la misión del proyecto, la importancia de mantener un equipo cohesionado, la confianza en el talento y la apertura a perspectivas diversas y a la consideración de un repertorio estratégico amplio. Asimismo, son claves la orientación a la innovación y el deseo de perdurabilidad del proyecto.

Apertura de perspectiva, enfoque, perseguir la misión y la visión de la empresa.

  • En cuanto a las familias propietarias, el crecimiento requiere que exista una visión compartida, en la que cada miembro de la familia debe conocer cual debe su rol para contribuir al desarrollo del negocio, bien sea mediante participación directa en la gestión, en los órganos de control, o como accionista.
  • Finalmente, el contexto también juega un papel relevante en los procesos de crecimiento, aunque las condiciones externas no den facilidades para el crecimiento, la empresa debe abordar este reto como una apuesta interna y su éxito depende de afrontar las circunstancias y dotarse de los medios necesarios para lograr los resutlados.

Vídeo-resumen del Desayuno

La Empresa Familiar afronta el Brexit desde la resiliencia y la capacidad de adaptación

El jueves 3 de octubre tuvo lugar la III Jornada Empresas Familiares en el Mundo organizada por la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y que cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS.

El acto se produjo en la Marina de Empresas, donde participaron tres profesores extranjeros presentando los casos de tres territorios: Claire Seaman (Reino Unido), Hermann Frank (Austria) y László Radácsi (Hungria).

Con el objetivo de comparar la situación competitiva de las empresas familiares en dichos países con España, la Cátedra contó también con la presencia de empresarios familiares españoles con negocio en dichos países y directivos de empresas familiares internacionales que ofrecieron un debate-coloquio sobre aspectos trasladables al contexto español: Soledat Berbegal (Consejera y Directora de Reputación de Marca de ACTIU), Francisco Segura (Presidente y Consejero Delegado de Grupo Segura) y Ángela Paredes (Consejera Delegada de W&H Ibérica). Los debates fueron moderados por Alejandro Ríos (Socio de Broseta) y Fidel Mayor (Director Comercial de la división de Negocio Empresas de la Comunitat Valenciana y Murcia).

Claire Seaman, Soledat Berbegal y Alejandro Ríos en el coloquio sobre EF en Reino Unido.

La inauguración corrió a cargo de Diego Lorente, Secretario General y Director de la Asociación Valenciana de Empresas (AVE) y Juan Antonio Carrasco, Director de Formación Directiva en EDEM. En su intervención, Diego Lorente subrayó la importancia de la transmisión del conocimiento y los valores y de la generación de vocaciones empresariales.

El profesor Alejandro Escribá, director de CEFUV, ofreció datos obtenidos por el Observatorio GECE (promovido por Bankia y el IVIE, y en colaboración con la Cátedra). Con estos datos se ha comprobado que la competitividad de las Empresas Familiares de la Comunitat Valenciana ha mejorado en los últimos 4 años. El porcentaje de empresas familiares consideradas superiores es mayor y sigue concentrando la mayor parte de la generación de empleo y del valor añadido.

 

Reino Unido, Austria y Hungría: una nueva visión de las empresas familiares

La profesora de Queen Margaret Univesity, Claire Seaman, destacó que el control del 54% de las empresas familiares presentes en Escocia sigue en manos del fundador. Señaló la sucesión como el principal reto de las empresas familiares, así como la importancia de formar a las nuevas generaciones, para una mayor profesionalización y por tanto perdurabilidad de las empresas.

En el debate posterior, moderado por Alejandro Ríos, participaron Soledat Berbegal y Claire Seaman. Según Berbegal, “Las empresas familiares tenemos que ser la punta de lanza de una revolución social que pase por varias claves: la sostenibilidad, que se enfoca desde la digitalización y el control del impacto medioambiental; y el fomento del talento en nuestro territorio, ser empresas comprometidas que eduquen, profesionalicen y creen riqueza local”. En cuanto al Brexit, según Claire, independientemente del desenlace del mismo, destaca la incertidumbre como el mayor problema. Berbegal, por su parte, planteó que estas situaciones deben enfrentarse con capacidad de adaptación y resiliencia.

Hermann Frank, Ángela Paredes, László Radácsi, Francisco Segura y Fidel Mayor en la segunda mesa redonda.

El profesor Hermann Frank (Wirtschaftsuniversität Wien) puso en valor que las empresas familiares son buenas a la hora de equilibrar la familia y las expectativas empresariales, ya que una separación tajante, o mezcla (sin equilibrio) de la familia y el negocio puede ser causa de conflicto. Según el profesor László Radácsi (Budapest Business School), las empresas familiares (que representan el 58% de las Pymes en Hungría) tienen un gran impacto sobre el futuro de la economía húngara. Más de la mitad de las Pymes son empresas familiares, sin embargo, les falta la experiencia en cuanto a sucesión. Asimismo, Radácsi resaltó la necesidad de formar a las futuras generaciones y trasladarles el conocimiento, destacando a España como ejemplo a seguir.

Durante el debate-coloquio, Ángela Paredes compartió con los asistentes que la tradición y tecnología han sido el motor de la familia Malata, y que están muy comprometidos con un futuro tecnológico y social, destacando que “ me siento orgullosa de formar parte de la familia W&H”. En esta línea, Francisco Segura remarcó que “en un mundo globalizado y digital, la presencia internacional en la industria no es una opción, es una necesidad”.

Cerca de 100 empresarios familiares se reúnen para abordar las Family Offices como instrumento de gran utilidad para preservar el patrimonio familiar y cohesionar a la familia

Hoy, jueves 26 de septiembre, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV), promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS ha celebrado un nuevo desayuno bajo el  título: “¿Qué aportan las Family Offices a las familias empresarias?” y a la que han asistido cerca de 100 empresarios y directivos de familias empresarias.

Durante el evento, los empresarios Santiago Royo (CEO de Invext Corporation), Elena Lis (Directora General del grupo Pizarro Doce) y Raúl Aznar (Socio Director de Aznar Patrimonio) han trasladado a los asistentes su experiencia en la creación, puesta en marcha y desarrollo de una oficina familiar dedicada a gestionar y preservar el patrimonio de sus familias empresarias. En el tercer caso, esa apuesta evolucionó hasta convertirse en una empresa de asesoramiento financiero independiente que actúa como multifamily office para un conjunto de familias empresarias.

En palabras de Santiago Royo, estos instrumentos facilitan la gestión de los riesgos asumidos por la familia, y la búsqueda de equilibrios entre rentabilidad, riesgo/seguridad, y liquidez: “En el año 2008 empezamos a medir la liquidez de las inversiones, no solo las rentabilidades”.

Santiago Royo, CEO de Invext Corporation

Asimismo, Raúl Aznar ha destacado que una buena reflexión sobre las prioridades de la familia y una buena planificación de los objetivos de inversión constituyen un elemento clave para lograr una mayor implicación y cohesión de los miembros de las familias empresarias: Es bueno reflexionar si se prefiere “comer muy bien todos los días, o dormir muy bien todas las noches”. Tanto Raúl Aznar como Elena Lis han destacado que estas oficinas son muy útiles para ejercer un control de gestión de la empresa familiar representando a los accionistas en los diferentes negocios en los que tienen intereses, de un modo profesionalizado y manteniendo las emociones en su justa medida.

Algunas de las conclusiones que han dejado los tres ponentes son:

  • El gran valor que aportan estas herramientas para la familia empresaria, ya sea a través de las gestiones dirigidas a hacer crecer el patrimonio, o a través de la atención a las aspiraciones profesionales, personales o filantrópicas de los miembros de la familia.
  • En cuanto a los recursos y estructuras necesarias, las oficinas familiares deben contar con los perfiles adecuados, tanto en lo relativo a planificación, gestión y negociación de las inversiones, como en la confianza que deben transmitir al resto de miembros de la familia.
  • La importancia de la diversificación por proyecto para un mayor equilibrio.

La sesión ha sido moderada por el Director de la Cátedra, Alejandro Escribá. Este último ha señalado la necesidad de divulgar las buenas prácticas de gestión entre las familias empresarias para mejorar la solidez de sus proyectos empresariales, aspecto que redunda a medio y largo plazo en una sociedad con espíritu emprendedor y con buena capacidad para desarrollar proyectos empresariales ambiciosos y bien gobernados. En este sentido, una sociedad con una estructura empresarial mejorada tendrá como consecuencia la generación de más empleo, mayor valor añadido y mejores condiciones socioeconómicas.

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en el año 2006. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

El 25% de las empresas familiares más competitivas de la Comunidad Valenciana genera más de la mitad del empleo

Hoy ha tenido lugar la primera Jornada anual del ‘Observatorio GECE’, organizada por Bankia y el Ivie, en colaboración con la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), que promovemos AVE, EDEM, IVEFA, el IEF y patrocinan Bankia y Broseta, y en el que se han presentado las principales conclusiones del documento ‘Claves de competitividad’.

El informe del ‘Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas’, recoge que el 25,4% de las empresas familiares más competitivas de la Comunidad Valenciana genera el 52,7% del empleo creado por estas empresas en la región.

En la jornada han participado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla; el director adjunto de Investigación del Ivie, Joaquín Maudos; el investigador del Ivie y director de la Cátedra de Empresa Familiar, Alejandro Escribá; y el director de Negocio de Empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia, Carlos Aguilera.

El ‘Observatorio GECE’, realizado en colaboración con la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), muestra un aumento del porcentaje de empresas familiares incluidas en el grupo de las más competitivas, tanto a nivel nacional, donde pasan de representar el 24,5 % del total en 2014 al 26,5% en 2017, como en el caso de la Comunidad Valenciana, donde el peso de las familiares más competitivas ha crecido 1,8 puntos en el mismo periodo (del 23,6% al 25,4%).

Estas empresas familiares de la Comunidad Valenciana consideradas más competitivas generan el 58,4% del total del valor añadido de las empresas familiares de la región, así como el 52,7% del empleo generado por este tipo de empresas.

Las cifras del último documento elaborado por el ‘Observatorio GECE’ demuestran la fortaleza de las compañías familiares de las tres provincias. En el conjunto de España, el grupo de empresas familiares ‘superiores’ en competitividad generan porcentajes mucho más reducidos: el 40,5% del valor añadido y el 31,6% del empleo generado por las empresas familiares españolas.

“El ‘Observatorio GECE’ resulta un proyecto muy atractivo para nosotros ya que el objeto de análisis, la competitividad, es una de las variables clave en el desempeño de una economía y de sus empresas. La competitividad es el principal factor determinante del éxito de las pequeñas y medianas empresas españolas, que son un segmento de clientes prioritario para Bankia”, ha destacado Sevilla.

El consejero delegado de Bankia ha puesto en valor, además, que el Observatorio es “una herramienta que tiene una gran utilidad para la comprensión de la competitividad”, “un proyecto ambicioso que quiere aportar e identificar las áreas de mejora” y que “hace hincapié en elementos que hasta ahora no habían recibido suficiente atención como son la gobernanza y la estrategia de las empresas, ambos factores fundamentales y diferenciales en los entornos competitivos del siglo XXI”.

Tres informes y cuatro claves de competitividad

El ‘Observatorio GECE’ es una iniciativa desarrollada por Bankia y el Ivie cuyo objetivo es analizar la evolución de la competitividad de las empresas valencianas a lo largo del tiempo y su relación con los factores internos que pueden contribuir a mejorarla. Durante su primer año de actividad, a través del Observatorio se han elaborado tres informes completos y cuatro Claves de competitividad (documentos breves de divulgación) en los que se han estudiado los niveles de competitividad de las empresas, su evolución y otros aspectos como el tamaño, los modelos de gobierno corporativo o la longevidad de las compañías.

El director adjunto de Investigación del Ivie, Joaquín Maudos, ha agradecido a Bankia la apuesta por un proyecto que se centra en analizar la competitividad de las empresas, que es “un tema que tanto preocupa en España, ya que la baja productividad es un problema estructural que explica la brecha en PIB per cápita que le separa de otras economías más avanzadas”.

El investigador del Ivie y coordinador del estudio, Alejandro Escribá, ha subrayado que “el ‘Observatorio GECE’ constituye una excelente oportunidad para que las empresas obtengan información valiosa para su propia reflexión estratégica, al tiempo que permite a los investigadores saber cada vez más sobre los factores y palancas que contribuyen a mejorar la competitividad de las empresas”.

El consejero delegado de Bankia ha remarcado, además, que la entidad financiera “tiene un sólido compromiso con la Comunidad Valenciana y con sus empresas”. “Nos sentimos valencianos de nacimiento y, además, disponemos de la mayor red de oficinas bancarias de la Comunidad con una cuota de mercado del 19%. Un total de 1,6 millones de valencianos son clientes de Bankia y más de 60.000 empresas nos dan la confianza de trabajar con nosotros”, ha apuntado Sevilla.

En la jornada anual del ‘Observatorio GECE’ han intervenido, además, en una mesa redonda para explicar las buenas prácticas en empresas de alta competitividad Emi Boix, directora del grupo EMAC; Alberto Gutiérrez, CEO de Aquaservice; y Ángela Pérez, CEO de Imegen.

16,1 empleados por empresa

En su primer año de actividad, el ‘Observatorio GECE’ ha detectado problemas de dimensión de las empresas valencianas, con una media de 16,1 empleados por empresa frente a la media española de 19,5 trabajadores.

Además, aunque las empresas familiares de la Comunidad Valenciana registran buenos resultados con respecto a las familiares nacionales, para el conjunto de empresas de la región se mantiene el déficit de competitividad con respecto al conjunto de las españolas. Así, en el grupo de empresas españolas más competitivas (el primer cuartil de la distribución), se ubica el 23,8% de las empresas valencianas (dos décimas menos que en 2014). En el extremo opuesto del grupo de empresas españolas menos competitivas (último cuartil), se sitúan el 25,9% de las valencianas.

Esta clasificación de la competitividad general y para el conjunto de empresas de la Comunidad Valenciana muestra importantes diferencias en un análisis sectorial. Según la última Clave GECE, los sectores del automóvil, productos farmacéuticos e industria química son los que logran situar mayor porcentaje de empresas valencianas en el grupo de las consideradas ‘superiores’ en competitividad (58,8%, 57,1% y 41,6%, respectivamente). Por su parte, los sectores con menor porcentaje de empresas competitivas son las actividades inmobiliarias y la construcción.

El informe detecta que los sectores que mayor valor añadido aportan a la economía de la comunidad no son los que cuentan con más porcentaje de empresas competitivas. En concreto, el comercio concentra casi el 30% del total del valor añadido, mientras que el porcentaje de empresas que logran situarse en el cuartil de las más competitivas se sitúa en el 24%, un punto por debajo del promedio nacional.

Por detrás del comercio figura el sector del transporte, con un 8,3% del valor añadido; la construcción, con un 5,1%; y otros productos minerales (cerámica), con un 4,7%, todos ellos con un porcentaje de empresas ‘superiores’ en competitividad por debajo del 25%.

Los resultados del Observatorio se ofrecen públicamente a través de informes cuatrimestrales y de notas breves divulgativas (Claves GECE). A partir de este martes, toda la información del Observatorio GECE se mostrará en una página web que ya está operativa, a través de la cual se podrá descargar la información.

Además de todos los datos abiertos al público en general, las empresas que se suscriben al panel de GECE y que responden a los cuestionarios correspondientes reciben informes personalizados gratuitos en los que pueden comparar sus niveles de competitividad con respecto al resto de compañías.

La Cátedra de la Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y cuenta, actualmente, con el patrocinio de Bankia y Broseta Abogados.

[Not a valid template]