Nuevo informe STEP: Recuperación y crecimiento

“La respuesta socialmente comprometida de las empresas familiares españolas ante la COVID se situó por encima del promedio global.”

 

  • Cuando irrumpió la pandemia, las empresas familiares españolas contaban con liquidez suficiente para afrontar nóminas y gastos durante casi nueve meses
  • El 92% de las Empresas Familiares españolas ha situado como prioridad que los empleados dispusieran de la información y el conocimiento que necesitaban para enfrentarse a la situación provocada por la COVID-19, frente al 65% de empresas no familiares
  • En un contexto tan complejo e incierto, las empresas familiares españolas tuvieron dos prioridades: la salud de los profesionales y mantener el negocio funcionando, el 52% de los encuestados implantó soluciones de teletrabajo
  • El 12% de las Empresas Familiares españolas reaccionó rápidamente adaptando su producto al entorno en remoto, a la emergencia sanitaria y a las necesidades del mercado, resultado que iguala el porcentaje a nivel global, un 13%

 

Estas son algunas de las conclusiones derivadas del estudio sobre la agilidad, capacidad de adaptación y resiliencia de las empresas familiares frente a las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia global del COVID-19, por los equipos de investigadores en España que pertenecen al consorcio internacional STEP Project (Successful Transgenerational Entrepreneurship Practices) (https://thestepproject.org/) en colaboración con KPMG.

STEP Project es un consorcio internacional fundado en 2005, y en el que participan actualmente 22 grupos de investigación de todos los continentes. Esta red de investigación colabora con otras universidades y esto le permite analizar las características y comportamientos de las empresas familiares en más de 70 países. En España, forman parte de este proyecto la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València que promovemos desde la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y patrocinada por Broseta CaixaBank; La Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Jaén, e investigadores del Departamento de Dirección de Empresas y Sociología de la Universidad de Extremadura, que han contado con la colaboración de la Cátedra de Empresa Familiar y Creación de Empresas de la Universidad Abat Oliba CEU en el trabajo de campo para la obtención de respuestas de las empresas familiares españolas.

El estudio analiza un total de 469 respuestas, de las cuales 415 son de empresas familiares, e identifica cuatro perfiles diferentes cuyas características están asociadas a quién ejerce el liderazgo de la compañía y la composición del accionariado: family venture, family corporation, family consorium y family Enterprise.

El informe presenta los principales resultados del estudio realizado sobre la respuesta de las empresas familiares en los meses posteriores a la declaración del estado de alarma. Dichos resultados muestran que el compromiso y la agilidad de las empresas familiares españolas son los dos elementos más importantes de su respuesta.

 

Las empresas familiares españolas demostraron una gran agilidad en la respuesta inmediata, implementando acciones de control y reducción de costes, pero manteniendo un fuerte compromiso con el empleo. Los costes laborales se controlaron a través de reducciones de jornada, acogimiento a programas de ayuda estatales, ajustes en la retribución de los ejecutivos y establecieron una intensa comunicación con los empleados.

El informe muestra tres alternativas de respuesta estratégica: Responsabilidad social, 3 de los 4 tipos de empresas identificados sigue esta estrategia, porque este tipo de compañías está estrechamente vinculado a las comunidades a las que pertenecen, el prestigio de la familia viene determinado por la responsabilidad y empatía con la sociedad; transformación del negocio, la gran agilidad para transformarse en un momento de incertidumbre, poder adaptarse a la situación, buscar y aprovechar oportunidades en un contexto tan complejo e incierto; y cautela, optar por esta estrategia ha mostrado una especial preocupación por la retención del talento y el bienestar los empleados.

Las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia de la COVID-19 constituyen un desafío de gran complejidad para las Empresas Familiares. A lo largo de estos meses, las empresas familiares españolas no sólo se han centrado en mantener a el negocio, sino que también en cuidar de los diferentes grupos de interés (stakeholders), reforzando la protección de estos, fomentando el teletrabajo, adoptando medidas orientadas a garantizar la tranquilidad financiera de los empleados y garantizando el servicio a la sociedad. El estrecho vínculo con el entorno ha quedado patente durante la emergencia sanitaria, la mayor parte puso mucho énfasis en orientar sus actividades y poner sus recursos al servicio de la sociedad, adaptarse a los cambios en el entorno y poder ver la situación como una oportunidad de transformación se han convertido en una fortaleza de las compañías.

El informe, además, cuenta con testimonios de empresarios de los distintos territorios de España, mediante los cuales dan a conocer sus actuaciones durante la pandemia y que refuerzan aún más el papel de los empresarios y de sus empresas en la sociedad.

 

Descarga el informe desde aquí

La CEFUV inicia su XIII edición del curso de Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”

Ayer, 14 de junio de 2021, dio comienzo la XIII edición del curso de la Empresa Familiar “Aspectos clave para su competitividad y perdurabilidad”, organizado por la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), con la colaboración de sus promotores: AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Universitat de València (UV), y con el patrocinio de Broseta y CaixaBank.

La inauguración tuvo lugar en ADEIT, donde alumnos y ponentes se reunieron para dar la bienvenida al curso. Tras unas breves palabras de introducción por parte de Alejandro Escribá, director de la Cátedra y de los promotores del curso, los participantes han podido conocer la experiencia del caso GREFUSA, de la mano de Bernardo Gregori, director de Riesgos, Compliance, RSC y Relaciones Institucionales de GREFUSA, así como presidente del Consejo de Familia. Bernardo ha relatado los orígenes y la evolución de la empresa y ha compartido la experiencia de la creación del consejo de familia que gobierna la relación entre las familias propietarias y la empresa.

Formar a familiares, directivos y empleados facilita una mejor gestión y el buen gobierno de la empresa familiar

GREFUSA es una empresa familiar fundada en 1929 especializada en elaborar frutos secos y snacks de cereales. Es una empresa líder en innovación, formada por más de 600 empleados y 2 plantas de fabricación donde se producen más de 275 millones de bolsas anualmente.

Para Bernardo, el consejo de familia es un foro fundamental para tratar y ordenar todos aquellos aspectos que afectan a la familia y a su relación con la empresa. En este foro, la tercera generación de la empresa ha establecido los valores y las buenas prácticas que ayudan a la empresa a tener una gestión altamente profesionalizada, y han sentado las bases para preparar a la cuarta generación para que sean accionistas responsables y comprometidos con la empresa familiar. Asimismo, compartió su experiencia en este ámbito y dio algunos consejos como: hablar libremente entre los familiares, evitar situaciones delicadas que pueden provocar malentendidos, mantener una actitud constante de respeto máximo para debatir y consensuar, y por último, una vez alcanzada una decisión hacerla propia, ser parte de la decisión y apoyarla.

Bernardo destacó también los valores de espíritu de superación, capacidad de adaptación, innovación constante, apuestan por personas y la reputación de la empresa, valores que son compartidos por toda la organización y por la familia. Posteriormente, quiso remarcar la importancia de la huella positiva que deja Grefusa en la sociedad, así como el reconocimiento y reputación que ha logrado y que cuida cada día. Su estrategia de sostenibilidad está vertebrada en cuatro pilares claves, en los que trabajan constantemente para generar valor e impacto positivo en el medioambiente, consumidor, personas y comunidad.

“La generosidad e inteligencia por parte de los miembros de la segunda generación, cediendo el relevo a una edad relativamente temprana, la creación de un protocolo familiar y la constitución un consejo de administración que acompañara y ayudara en el proceso de sucesión y profesionalización, han sido las piezas claves en la continuidad y perdurabilidad del negocio familiar” Bernardo Gregori

Por último, Bernardo comentó que la familia ha dado prioridad a la profesionalización. La importancia de la gestión del talento es un pilar fundamental para Grefusa, y la familia no interviene directa ni indirectamente en los procesos de selección de personal. El mejor activo que tienen las empresas son las personas que la forman. Para gestionar el talento adecuadamente es muy importante, la selección de personal, la evaluación del desempeño identificando el potencial de cada uno, planes de carrera, identificación de sustitutos en puestos clave.

En las conclusiones de la inauguración, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá destacó que la formación sobre las particularidades y la idiosincrasia de la empresa familiar es fundamental para mejorar los procesos de gestión en las mismas. Es bueno que los miembros de las familias propietarias, los directivos (familiares o no) y los empleados de las empresas familiares, conozcan estos aspectos para comprender mejor su funcionamiento y el encaje de determinadas estrategias empresariales en las mismas. Esta formación también ayuda a implantar buenas prácticas de gobierno corporativo, a hacer más efectivos los procesos de sucesión, y permite aprender a separar los ámbitos empresariales y familiares y buscar el modo de complementarlos para que se refuercen en lugar de generar conflictos o poner limitaciones.

Alejandro Escribá, director de la Cátedra

El curso de Empresa Familiar de la CEFUV

Ofrece de modo gratuito a los estudiantes de la Universitat de València. La empresa familiar supone el 66% de empleo en España, y la probabilidad de que estos estudiantes (de cualquier titulación) acaben trabajando en empresas de propiedad y gestión familiar, es muy elevada. El curso tiene una duración de 50 horas, aborda temáticas de gobierno corporativo, toma de decisiones estratégicas, gestión del conflicto, procesos de sucesión, gestión del legado, derecho mercantil, laboral y tributario, y gestión financiera para la empresa y la familia, se impartirá hasta el 9 de julio. Esta formación, enmarcada en la oferta del Servei d’Extensió Universitaria, está también abierta a profesionales y a todos aquellos interesados en estas problemáticas, con el fin de divulgar el conocimiento y contribuir a mejorar la competitividad y la perdurabilidad de las empresas familiares valencianas.

La agilidad, el compromiso y la determinación de la Empresa Familiar, claves en su respuesta a la pandemia

Hoy, miércoles 12 de mayo, hemos celebrado junto con la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV) promovida por la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y la Universitat de València (UV), y que cuenta con el patrocinio de Broseta y CaixaBank, un nuevo desayuno–tertulia bajo el título “Resiliencia y capacidad de transformación de la Empresa Familiar en tiempos de COVID-19”.

Tras una breve introducción realizada por Alejandro Escribá, catedrático de la Universitat de València y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), en la que ha destacado que las Empresas Familiares durante la pandemia global han afrontado la situación con espíritu emprendedor, ambición de superación y con un fuerte compromiso social, ha dado comienzo un coloquio con Mª Carmen Bañuls (directora general de Ricard Camarena Group) y Darío Grimalt (consejero de Ale-hop) en el que se ha ilustrado cómo han actuado estas dos empresas que operan en sectores altamente afectados por el COVID-19. Los ponentes han transmitido a los asistentes su experiencia con respecto al modo en que sus empresas han resistido el impacto y han sabido transformarse y reinventarse en tiempos complicados.

Ricard Camarena es un restaurante que nació en plena crisis económica de 2012 en València. El sabor, producto y buen servicio le han brindado éxitos en el mundo gastronómico. A los pocos meses de abrir el restaurante, consiguió su estrella Michelin en un tiempo récord, a la que sumó tres Soles Repsol. Mª Carmen Bañuls ha manifestado durante el evento que “nosotros, más que hablar de resiliencia, hablamos de responsabilidad. Muchas de las decisiones que tomamos fueron pensando en nuestros stakeholders”.

“Chicos (a sus hijos) vivid esto como algo inédito que estudiaran vuestros hijos y nietos en los libros de historia y vosotros lo podréis contar”
Mª Carmen Bañuls

 

Ale-hop es una empresa familiar con más de 20 años de experiencia, fundada por Vicente Grimalt. Su misión es ofrecer productos divertidos y originales, proporcionando al cliente una experiencia de compra sorprendente y divertida. Darío Grimalt ha destacado el compromiso de la plantilla de Ale-Hop: “En un momento tan difícil como los dos primeros meses de COVID, con todas las tiendas Ale-Hop cerradas, o abandonamos el barco o achicamos el agua. Pude comprobar como el equipo de Ale-Hop se puso a achicar el agua, haciendo un gran trabajo”

“Constancia, esfuerzo, ilusión y una economía saneada son los factores clave para poder seguir adelante”
Darío Grimalt

Durante el coloquio, los ponentes han abordado el modo en que hicieron frente a la pandemia, tanto en el momento inicial como a medida que las restricciones se alargaban en el tiempo. En los dos casos, una situación financiera saneada y la determinación de aprovechar el momento para reforzarse, renovarse y prepararse para ser todavía más competitivos en el momento de la reactivación han sido determinantes para superar una de las etapas más complejas que han tenido que vivir.

Darío Grimalt ha destacado el compromiso demostrado por sus empleados y el esfuerzo que la empresa ha hecho para llevar a cabo una revolución interna, materializada en multitud de proyectos de mejora, planes de digitalización y de renovación de los puntos de venta que reforzarán el posicionamiento de la empresa y que abrirán nuevas oportunidades de crecimiento en nuevos segmentos de mercado y áreas geográficas. Por su parte, Mª Carmen Bañuls ha destacado la flexibilidad y agilidad de Ricard Camarena Group para adaptarse a los cambios de condiciones, la responsabilidad que sentían para con todos sus empleados y proveedores, y el aprendizaje que les ha llevado a poner en marcha nuevos modos de enfocar la actividad y el servicio de restauración. Muchas de estas iniciativas se mantendrán en el futuro, más allá de la situación actual. Una estructura financiera solvente y una fuerte orientación a la autofinanciación les permitió afrontar el primer impacto y desarrollar proyectos de futuro.

 

Con relación al futuro próximo, tanto Grimalt como Bañuls confían en que la vieja normalidad volverá, y con ello, los turistas y se revitalizará la actividad social, pero también son conscientes de que han aparecido nuevos actores, y que el perfil de los clientes también ha cambiado y será necesario adaptarse a sus nuevas preferencias.

En las conclusiones del desayuno, el director de la Cátedra, Alejandro Escribá ha destacado que las empresas familiares se caracterizan por su fuerte compromiso con el proyecto, con los empleados, proveedores y clientes, y también con la sociedad. Su capacidad de resistencia y su determinación para mantener la actividad y el empleo, así como sus acciones de responsabilidad social en los territorios en los que operan, han sido fundamentales en el último año y son dignos del mayor de los reconocimientos por parte de la sociedad.

Nuevo informe STEP: Más de un 70% de los líderes actuales de las empresas familiares españolas admite no tener un plan de sucesión

‘Las empresas familiares españolas ante el reto de la sucesión: Diferentes perspectivas generacionales’ es el titulo del nuevo estudio realizado por el proyecto STEP a nivel global por investigadores que forman parte del consorcio internacional STEP Project (Successful Transgenerational Entrepreneurship Practices) de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV), la Cátedra de Empresa Familiar y Creación de Empresas de la Universidad Abat Oliba CEU y de la Universidad de Extremadura.

Estos grupos de investigación colaboran estrechamente con las asociaciones de empresas familiares de sus áreas de referencia, la Asociación Catalana de Empresa Familiar (ASCEF), la Asociación Extremeña de Empresa Familiar (AEEF) y AVE.

El estudio aborda el modo en que los cambios generacionales y sociales está influyendo la forma en que se afrontan los procesos de sucesión en las empresas familiares en todo el mundo. Y ha contado con la colaboración de más de 40 universidades de diferentes partes del mundo, y la participación de más de 1.800 empresas familiares de 33 países, pertenecientes a 5 regiones geográficas (Europa y Asia Central; Norte América; América Latina y Caribe; Asia-Pacífico; y Oriente Medio y África). A partir de esta investigación, los socios españoles del proyecto han elaborado un informe nacional, que recoge la situación en España, a partir de los datos aportados por 113 empresas familiares españolas. El estudio compara los resultados del caso español con el conjunto de la muestra mundial, así como con la muestra de empresas europeos y con una selección de países europeos para los que se dispone de información suficiente.

Las empresas familiares españolas participantes en este estudio pertenecen mayoritariamente al sector de servicios (69%), el 15% de ellas realiza su actividad en el sector primario y un 16% en el sector secundario, y tienen un tamaño ligeramente superior a los promedios nacionales. Asimismo, los líderes de las empresas familiares participantes se caracterizan por tener una edad media de 45 años y pertenecen mayoritariamente a familias empresarias de 2ª generación o posteriores.

Los resultados del estudio indican que un 28% de las empresas familiares españolas tienen previsto un plan de sucesión. Visto desde otro ángulo, más de un 70% de los líderes actuales de las empresas familiares admite no tener un plan de sucesión. Estas cifras son muy similares para los líderes europeos, los latinoamericanos y, en su conjunto, para los de toda la muestra global de este estudio (figura 13).

Entre conclusiones derivadas del estudio desarrollado sobre el modo en que afrontan la sucesión las empresas familiares, cabe destacar que:

  • Más de un 70% de los líderes actuales de las empresas familiares admiten no tener un plan de sucesión. Del 30% de los líderes que cuentan con un plan de sucesión formal, opinan que esta incrementa la posibilidad de que el directivo actual reflexione sobre sus planes de futuro.
  • Las empresas familiares españolas se sitúan en la media internacional respecto a la existencia de planes de sucesión (28% en España, al igual que en Europa y Latinoamérica, frente al 30% global).

Asimismo, el estudio muestra que las empresas familiares españolas afrontan estos procesos con una fuerte orientación hacia la estructuración del gobierno familiar. Esto puede ayudar a orientar y consensuar los procesos de sucesión y a fomentar la participación de la familia y su implicación en las futuras etapas del proyecto empresarial. Sin embargo, se encuentran peor dotadas de estructuras y mecanismos de gobierno corporativo (consejos de administración, existencia de consejeros externos, etc.), que resultan también claves para canalizar la transición en la dirección.

En España el 44% de los líderes dice que sí disponen de un plan de emergencia, mientras que el 56% asegura no disponer de ningún tipo de plan.

Con respecto a la actitud de los líderes para preparar su jubilación, en España, el 37% de los líderes entrevistados asegura disponer de un plan premeditado respecto a su jubilación. Si comparamos los datos con los de otros países de la UE podemos ver que en Alemania esta cifra asciende hasta el 60%; mientras que Italia es el país en el que menos se planifica la jubilación, con una representación del 13%. (figura 18)

Los resultados obtenidos muestran que el alargamiento de la esperanza de vida no parece estar retardando sustancialmente las intenciones de relevo generacional entre las generaciones que actualmente se encuentran al mando (especialmente la generación de Baby Boomers y la generación X). En estos casos, alrededor del 70% de los líderes entrevistados asegura tener intención de retirarse entre los 60 y los 70 años, si bien los más jóvenes están menos predispuestos a alargar su carrera por encima de los 70 años (5% de los miembros de la generación X, frente al 28% de los baby boomers).

Valentía, generación de legitimidad y visión a largo plazo para evitar sucesiones tardías en la Empresa Familiar por la CEF-UV

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de Valéncia (CEF-UV) promovida por AVE, la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y patrocinada por BANKIA y BROSETA ABOGADOS ha celebrado un nuevo coloquio empresarial bajo el título “¿Cómo evitar sucesiones tardías en la Empresa Familiar?”

Tras una breve presentación realizada por Alejandro Escribá, catedrático de la Universidad de Valencia y director de la Cátedra de Empresa Familiar (CEFUV), en el que ha destacado que la continuidad y mantenimiento del proyecto familiar dependen fundamentalmente del éxito de los procesos de sucesión, ha tenido lugar un coloquio con  Gracia Burdeos (Directora General de SPB) y Pedro López (Presidente Ejecutivo de Chocolates Valor), en el que se han ilustrado dos ejemplos de empresas que han llevado a cabo procesos de sucesión con éxito. Los ponentes han transmitido a los asistentes cómo se han trabajado en sus respectivas familias los planes de sucesión entre generaciones mediante el establecimiento de protocolos familiares, la creación de vínculos emocionales y la transferencia de valores.

Chocolates Valor es una Empresa Familiar, entre 4ª y 5ª generación, con siglo y medio de historia y referente española en el mercado de chocolates, con especial foco en el segmento Placer. Con 360 personas, 2 plantas, 36 chocolaterías y presente en 60 países, Valor mantiene el pulso por ser una Lovebrand y liderar el mercado nacional.

SPB es una Empresa Familiar con más de 40 años de experiencia y un equipo de 600 personas Son líderes en la fabricación de productos de cuidado del hogar, cuidado de la ropa y cuidado personal y cuentan con un Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico y 4 centros productivos. Su cifra de negocio ascendió en 2019 a 134 millones de euros. Aspiran a ser globales, innovadores, únicos y sostenibles con talento, sencillez y liderazgo.  Definen la innovación, la capacidad productiva, el amplio conocimiento de sus categorías, el foco en la sostenibilidad y la orientación al cliente y al consumidor como algunas de sus señas de identidad.

Ambos han expuesto la importancia de una preparación previa de la sucesión, con el objetivo de que los valores, la misión y visión de la compañía no se vean afectados por ello. Bajo la moderación de Alejandro Escribá, Gracia Burdeos ha puesto en valor el legado del presidente de la compañía, Miguel Burdeos, y ha explicado el caso de la empresa SPB. Ha destacado que la sucesión es un proceso natural en la vida de las empresas familiares, por lo que es fundamental que exista una cultura encaminada a dicho fin. En su familia se comparte el convencimiento de que las siguientes generaciones tienen la responsabilidad de mejorar las compañías. Por ello, Gracia ha destacado que entre sus prioridades se encuentra la profesionalización de los equipos de dirección, y el propósito de pasar de ser una empresa familiar a una familia empresarial, así como la importancia de adaptar protocolos familiares con unas bases bien asentadas.

Gracia Burdeos ha remarcado que cada empresa y cada familia son diferentes, y que no hay una solución única y válida para todas las empresas familiares. Como recomendación, destaca que “se debe intentar es que las personas que asuman el liderazgo en las empresas estén formadas, tengan legitimidad tanto en la familia como en la empresa para ocupar ese puesto y, por supuesto, tengan un vínculo emocional y compartan los valores y el propósito de la compañía”.

Por su parte, Pedro López ha puesto énfasis en la confianza, señalando que confías en alguien cuando consigues que esa persona sienta tu confianza. Además, también ha puesto el foco en el respeto, la pasión por el sector y la sanidad económica como claves para la salud de la Empresa Familiar. El éxito del proceso de sucesión requiere que el líder saliente deje hacer al entrante, si bien es necesario que ambos mantengan una visión común a largo plazo. En su caso personal, Pedro López considera que, desde la presidencia ejecutiva contribuye al desarrollo de la empresa, compartiendo con el nuevo equipo su experiencia y pasión por la empresa, así como su conocimiento de la industria y del mercado.

El coloquio ha permitido crear un interesante diálogo entre los ponentes y los asistentes al evento, que ha dejado entrever una necesidad de anticipación en cuanto al proceso de sucesión para evitar retrasos y bloqueos durante el mismo.

En las conclusiones del desayuno, el Director de la Cátedra, Alejandro Escribá ha destacado que las personas que ejercen el liderazgo en las empresas deben interiorizar que este proceso es crítico para la continuidad a largo plazo del proyecto empresarial y familiar, y que deben afrontarlo del mismo modo y con la misma importancia que abordan otros procesos estratégicos. El colofón de una carrera directiva y empresarial exitosa también radica en la capacidad individual para adaptar el rol que se ejerce en las diferentes etapas vitales y profesionales. Las sucesiones relativamente tempranas aportan el tiempo necesario para poder aportar valor a la nueva dirección y facilitar el desarrollo natural del proceso sucesorio. A modo de conclusión, Alejandro Escribá ha destacado que los líderes de empresas familiares evitan sucesiones tardías demuestran gran valentía y generosidad, tienen una clara visión a largo plazo del proyecto empresarial, construyen el entorno para que se genere la confianza en los sucesores, de modo que estos sientan que se confía en ellos y adquieran la legitimidad requerida para asumir el liderazgo, y desarrollan las estructuras de apoyo necesarias (ya sean apoyos externos, órganos de gobierno o estructuras familiares) para facilitar el proceso. 

La digitalización y las tecnologías virtuales suponen un fenómeno clave en la transformación de la realidad empresarial

Hoy, lunes 22 de junio, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV) ha celebrado un ‘Desayuno Virtual’ que cubre un tema pujante estos días: ¡Ahora más que nunca! El desafío de la digitalización en la Empresa Familiar. El desayuno ha contado con Carlos Albors (COO de Laiex) y Juan Antonio Pons (Presidente de Importaco) como ponentes y fue moderado por Alejandro Escribá (Director de CEFUV) y Bruno Broseta (Senior Advisor en Transformación Digital en Nunsys).

La digitalización y las tecnologías virtuales suponen un fenómeno clave en la transformación de la realidad empresarial en los últimos años, mostrando gran potencial para la mejora de los procesos y actividades. Esta transformación es especialmente importante para la competitividad presente y futura de las empresas familiares, sin embargo, son todavía muy pocas las han iniciado un proceso de transformación digital. La irrupción de la crisis causada por el COVID-19 ha mostrado el potencial que este proceso transformador tiene en las empresas y ha sido clave para que pudiesen mantener su actividad y el control eficaz de la misma.

El desayuno comenzó con la introducción a cargo Alejandro Escribá, quien destacó el potencial de la transformación digital, pero recordó que este proceso puede resultar complejo y que es conveniente aprender de las experiencias previas para comenzar a dar pasos en esta línea. El desayuno presenta dos casos de empresas familiares, de sectores industriales, que no son nativas digitales, pero que han iniciado exitosamente este camino sector industrial; Laiex e Importaco.

Los ponentes explicaron los pasos que han dado en el proceso de transformación digital en sus respectivas empresas, abordando el enfoque adoptado, los procesos de transformación llevados a cabo y las dificultades que han encontrado en este proceso.

Juan Antonio Pons (Importaco) destacó que la transformación digital no es más que un proceso de mejora continua, una “evolución constante” para adaptarse a las necesidades del negocio y satisfacer mejor las preferencias del cliente. La adopción de herramientas digitales debe hacerse priorizando aquellas tecnologías que se adapten al ‘core business’ y tengan más impacto en la cuenta de resultados, competitividad y capacidad de diferenciación. Las herramientas de digitalización han permitido estar más próximo al cliente, mejorar la gestión del stock y anticipar nuevos modelos de negocio que pueden ir surgiendo. Juan Antonio dijo que su digitalización ha sido un proceso progresivo, motivado por la atención de necesidades y la solución de problemas, y puso varios ejemplos de este proceso, como la implantación de un ERP para resolver ineficiencias en la información de las transacciones internas de la empresa, la aplicación de visión artificial, y sensores en las líneas productivas para asegurar la calidad, o el uso del análisis de datos y la neurociencia para comprender el comportamiento y la satisfacción del consumidor.

Carlos Albors (Laiex) desgranó el proceso de digitalización de Laiex, destacando que uno de los aspectos clave es el cuidado en el trato con el personal que debe implantarlo. La transformación digital puede crear fricciones, y requiere formación de los equipos humanos para combinar el valor de la tecnología sin perder la experiencia existente en la empresa. La digitalización de Laiex ha permitido aumentar la calidad y la productividad. Entre las acciones que Carlos destacó se encuentra la automatización de plantas con un control de la calidad, una secuenciación automática de los procesos según lo establecido por I+D, la mejora en la planificación de la producción y la mejora en la gestión de inventarios. Destacó también la utilidad para desarrollar acciones preventivas basadas en el análisis de la información.

Bruno Broseta destacó que estas compañías han transformado completamente sus negocios y el valor de la digitalización para empoderar al capital humano, y preguntó a los ponentes sobre el papel de los directivos para “impulsar” la digitalización, así como sobre las dificultades para modificar la cultura de la empresa y sobre las particularidades de la Empresa Familiar pueden afectar al proceso de digitalización.

Albors destacó el papel de la dirección en el establecimiento de objetivos claros y simples en cada paso de la transformación y en el control de que dichos objetivos se cumplen adecuadamente. Aconsejó iniciar el proceso tras haberse dotado de una infraestructura técnica mínima (ERP) que alimente la información necesaria. Asimismo, destacó el valor de convencer a los implicados en el proceso de la utilidad de los cambios, formando, mostrando las ventajas y demostrando las mejoras con hechos, paso a paso. Juan Antonio señaló tres aspectos relevantes: (1) la importancia del capital humano, tanto para identificar las áreas de mejora como para implantar las soluciones; (2) encontrar el ‘partner tecnológico’ adecuado a las necesidades y capacidad económica, y (3) no perder de vista el retorno de la inversión, aunque siendo paciente para su logro. También remarcó el valor para la empresa familiar de adoptar procesos ya testados en el mercado en lugar de intentar innovar demasiado y aprovechar la ventaja de la visión a largo plazo de la empresa familiar para implantar estos procesos.

LA CÁTEDRA DE EMPRESA FAMILIAR DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA

Se creó en el año 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.