La Jornada “Empresas Familiares en el Mundo II” de la CEF-UV compara la situación de los Países del Golfo, Holanda y Francia

Hoy, jueves 4 de octubre, ha tenido lugar la Jornada “Empresas Familiares en el Mundo II” organizada por la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV). El evento ha tenido lugar en EDEM Escuela de Empresarios, donde han participado cuatro ponentes extranjeros que han presentado los casos de tres territorios en los que las empresas familiares desempeñan un papel fundamental: Rodrigo Basco (Países del Golfo), Anita Van Gils (Holanda), Céline Barrédy (Francia) y Miruna Radu (Francia).

Con el objetivo de comparar la situación competitiva de las empresas familiares en dichos países con España, la Cátedra ha contado con la presencia de empresarios familiares españoles con negocio en dichos países que han ofrecido un debate-coloquio sobre aspectos trasladables al contexto español: Salvador Martínez (Director general de Obeikan MDF), Héctor Dominguis (Consejero Delegado de Grupo Dominguis) y Carlos Moldes (Presidente de Grupo Moldtrans). Sus experiencias han ilustrado a los asistentes.

La inauguración ha corrido a cargo de Hortensia Roig, Presidenta de EDEM Escuela de Empresarios, y Alejandro Escribá, Director de la CEF-UV, y los debates han sido moderados por Alejandro Ríos (Socio y Director de Broseta) y Carlos Aguilera (Director Corporativo de Negocio de Empresas en la Comunidad Valencia y Murcia Bankia), respectivamente.

El profesor Escribá ofreció algunos datos obtenidos por el Observatorio GECE (promovido por Bankia y el IVIE, y en colaboración con la Cátedra). Se ha podido comprobar cómo las empresas familiares de gran tamaño son más competitivas que las no familiares del mismo tamaño. Por lo tanto, el crecimiento debería ser una prioridad para las empresas familiares pequeñas y medianas de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, según las encuestas sólo el 16% de los empresarios familiares han resaltado el crecimiento como principal prioridad.

El profesor de la Universidad Americana de Sharjah, Rodrigo Basco, ha destacado los desafíos de desarrollo y evolución en la concepción del gobierno de la empresa familiar en una sociedad muy cambiante que se ha transformado en un plazo de tiempo muy corto. Por otro lado, ha resaltado la sucesión como principal problema.

En el debate posterior, Salvador Martínez contó su experiencia en la relación con las estructuras de gobierno con la empresa matriz de capital saudí destacando el desarrollo de oportunidades de emprendimiento para la familia, para desarrollar sus capacidades profesionales como empresarios.

Las profesoras Miruna Radu (Audencia Business School) y Céline Barrédy han destacado la existencia de distintos modelos de gobierno para la empresa familiar en Francia. Concretamente, han focalizado su atención en el que separa claramente el órgano de dirección (management) y el de supervisión (control). Por último, Anita Van Gils, profesora de la Universidad de Windesheim, ha destacado las principales preocupaciones de la empresa familiar en Holanda:

  • Sucesión: El 33% de las familias no tiene hijos y la media del país es de 1,7 hijos por familia. Además, se ha destacado la falta de interés de las nuevas generaciones a la hora de unirse al negocio familiar y la tardanza en el retiro de los actuales empresarios (efecto príncipe Carlos). Como solución, se proponen estrategias de acercamiento entre la familia y la empresa.
  • Crecimiento: importancia del “emprendedurismo estratégico.”
  • Digitalización: la empresa familiar pequeña y mediana holandesa necesita mejoras en este aspecto, pese a que la digitalización en las empresas de los Países Bajos está por encima de la media de la UE.

Durante el debate-coloquio, Héctor Dominguis desde su percepción, destacó el desapego en las empresas familiares en Francia en comparación con España. Por otro lado, Carlos Moldes dejó una reflexión interesante sobre la importancia del talento y la sucesión en la empresa familiar: “Las participaciones se transmiten pero la dirección hay que ganársela.”

El acto ha sido clausurado por Alejandro Escribá-Esteve donde se han repasado las conclusiones de la jornada:

  • Se debe intentar buscar un equilibrio entre la riqueza emocional de la familia y la riqueza patrimonial.
  • Enfatizar en la formación de los miembros de la familia empresaria en los distintos roles que pueden ocupar: accionistas, consejeros, directores, externos…
  • No descartar la opción de abrir el capital de la empresa a inversores externos
  • Desarrollar el protocolo familiar y definir claramente los criterios previstos a la hora de valorar las acciones.
  • La importancia de trasladar los valores de la empresa tanto a familiares como a miembros que no pertenecen a la familia y trabajan en la empresa.

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV)

Se creó en el año 2006, promovida por AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

Las grandes empresas familiares valencianas contribuyen al empleo 14 puntos más que la media española

Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), en colaboración con la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), han presentado este martes los primeros resultados del Observatorio GECE, que refleja que las grandes empresas familiares valencianas contribuyen al empleo y a la generación de valor añadido 14 puntos por encima del conjunto de las empresas familiares españolas.

El ‘Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas’ es una iniciativa cuyo objetivo es analizar la evolución de la competitividad de las empresas valencianas a lo largo del tiempo y su relación con los factores internos que pueden contribuir a mejorarla.

En la presentación del Observatorio, que ha tenido lugar en la sede social de Bankia, han participado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla; el director de Investigación del Ivie, Francisco Pérez; el investigador del Ivie y director de la Cátedra de Empresa Familiar, Alejandro Escribá; y el director de Negocio de Empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia, José Manuel García Trany.

El Observatorio GECE nace con un enfoque eminentemente valenciano, pero introduce comparaciones con los promedios nacionales y otros referentes regionales destacados para situar la posición valenciana e identificar sus áreas de potencial crecimiento.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha destacado que “es un proyecto muy atractivo porque su objeto de análisis es la competitividad, que es el principal factor determinante del éxito de las pymes españolas, que son un segmento de clientes prioritario para Bankia”.

“El Observatorio GECE es una herramienta ambiciosa y que aporta valor, ya que no solo trata de caracterizar la competitividad de las empresas valencianas, sino que además tratará de identificar las áreas de mejora”, ha subrayado Sevilla para apuntar que “es una herramienta de gran utilidad para la comprensión de uno de los factores más relevantes en el desarrollo empresarial y regional”.

El director de Investigación del Ivie, Francisco Pérez, por su parte, ha señalado “la importancia de mejorar el conocimiento sobre la realidad actual de las empresas valencianas y la contribución de sus estrategias a la competitividad. El Observatorio GECE quiere ser una plataforma digital para generar y compartir conocimiento empresarial que permita conocer más pronto y mejor qué está pasando en el tejido productivo valenciano”.

El investigador del Ivie y coordinador del estudio, Alejandro Escribá, ha subrayado “la oportunidad que proporciona el Observatorio GECE para avanzar en el conocimiento de cómo las empresas pueden mejorar sus niveles de competitividad a través del desarrollo de las características y las capacidades de sus órganos de gobierno y liderazgo estratégico”.

La directora general del Grupo Dupen-Dormitienda, Mónica Duart, y el consejero delegado de Pinturas Isaval, Francisco Vallejo, han participado en una mesa redonda en la que han resaltado la importancia de profesionalizar los órganos de gobierno para orientar las estrategias de las empresas hacia la competitividad.

Punto de partida

El primer informe del Observatorio constituye el punto de partida para situar el estado actual de la competitividad de las empresas valencianas. Para ello, se ha utilizado una gran muestra de empresas valencianas, por su tamaño, su especialización sectorial, y su aportación al empleo y al valor añadido. Además, se ha tomado el pulso a sus niveles de eficiencia en el uso del capital humano, a la rentabilidad y a la estabilidad financiera.

El tamaño empresarial es una clave para afrontar con holgura las necesidades actuales y lograr mejores niveles de productividad. Las empresas valencianas tienen un problema de dimensión, con una media de 16,1 empleados por empresa frente a la media española de 19,5 trabajadores. Además, según se deduce del informe, la contribución económica de las empresas valencianas grandes y medianas es menor que la media del conjunto de las nacionales, ya que su aportación al empleo se sitúa seis puntos por debajo del promedio nacional y su participación en el valor añadido de la producción se queda 9 puntos por debajo de la media española.

Sin embargo, estas cifras son muy diferentes cuando el análisis se centra en el estudio de las empresas familiares, un modelo predominante en la Comunidad Valenciana, ya que el 91,1% de las sociedades mercantiles de la región son de propiedad familiar. Las empresas familiares valencianas tienen mayor dimensión que las familiares nacionales. En la muestra estudiada, las familiares valencianas tienen un tamaño medio que supera en más de 10 empleados al de las sociedades familiares de España (39,6 frente a 29,1 empleados por empresa). Asimismo, en cuanto al empleo y al valor añadido, la contribución de las grandes y medianas empresas familiares valencianas es 14 puntos porcentuales mayor que la del conjunto de las familiares españolas (64% frente al 50%).

También responden mejor las compañías familiares valencianas en el nivel de eficiencia del capital humano, que se sitúa 2 puntos porcentuales por encima de la media nacional. Las familiares valencianas pagan salarios similares a las familiares españolas, pero sus gastos de personal representan el 15% de las ventas, frente al 17,1% de las firmas nacionales. Por el contrario, las empresas valencianas no familiares son menos eficientes que sus homólogas españolas. Pese a pagar de media 4.800 euros menos a sus empleados, los gastos de personal sobre ventas representan un 14,4%, mientras que en el caso de las no familiares españolas suponen un 12%.

El tamaño incide directamente en la capacidad de remuneración salarial y en la eficiencia de dicha inversión en capital humano.

Así, las grandes empresas de la Comunidad Valenciana pagan salarios un 20% más elevados que las microempresas y, sin embargo, logran una mayor eficiencia ya que sus gastos de personal representan el 13,1% de las ventas, frente al 22,5% que suponen en las microempresas.

Rentabilidad y solidez financiera

El primer informe del Observatorio GECE también aborda la rentabilidad económica de las empresas, que se sitúa en el 4,8% a nivel nacional (4,6% en la Comunidad Valenciana). Nuevamente, el factor tamaño marca diferencias en este sentido, ya que la rentabilidad de las empresas medianas y grandes se eleva al 6,6% y al 6,3%, respectivamente. La rentabilidad de las empresas familiares también se sitúa ligeramente por encima de la media, alrededor del 5,2% tanto para España como en la Comunidad Valenciana. El carácter más prudente de las empresas familiares se refleja en que el porcentaje de familiares con rentabilidades negativas (8,7%) es menor al de las no familiares (15,2%), aunque también es menor el porcentaje de familiares que logran tasas de rentabilidad superiores al 20%.

El estudio destaca la solidez financiera de las empresas, tanto valencianas como españolas, tras un periodo de crisis con grandes complicaciones en este sentido. En torno al 75% de compañías se encuentran en una situación de bajo riesgo de impago a corto plazo.

El Observatorio GECE dedica especial atención en este primer informe al estudio de la especialización sectorial. El peso de los sectores intensivos en conocimiento y tecnología en la Comunidad Valenciana se sitúa por debajo del promedio nacional. El valor añadido generado por los sectores industriales de intensidad tecnológica medio-alta tiene un peso del 21,3% sobre el total generado por la industria, mientras que en el conjunto español asciende al 39,3%. También en el sector servicios, la contribución relativa de los sectores intensivos en conocimiento al valor añadido en España (41,5%) duplica a la de la Comunidad Valenciana (20,8%).

La debilidad en la llamada economía del conocimiento también se traslada a las empresas familiares valencianas, ya que su actividad en sectores de servicios intensivos en conocimiento es tres veces inferior a la de las no familiares.

Bankia y el Ivie pondrán a disposición de las empresas un servicio que les permitirá acceder a diagnósticos personalizados de su posición competitiva, así como contribuir a la mejora del conocimiento acumulado por el Observatorio, aportando perspectivas e informaciones de gran valor para el avance de los objetivos de mejora competitiva de este proyecto.

Los resultados del Observatorio se divulgarán a través de informes cuatrimestrales, centrados en tres focos de atención: la competitividad de las empresas valencianas, la influencia de las características de sus órganos de gobierno y gestión, y la contribución del enfoque estratégico adoptado por estas. Además, se difundirán notas breves divulgativas y se organizarán eventos públicos en los que se presentarán los resultados y se analizarán ejemplos de éxito en temáticas de gobierno corporativo, estrategia o competitividad empresarial.

La Cátedra de la Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y cuenta, actualmente, con el patrocinio de Bankia y Broseta Abogados.

 

Implicaciones y efectos de incorporar consejeros independientes a la Empresa Familiar

Hoy ha tenido lugar un nuevo desayuno de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) bajo el título “Implicaciones y efectos de incorporar consejeros independientes a la Empresa Familiar”.

En la sesión, los asistentes han podido conocer de primera mano la experiencia del CEO de GD Energy Services, Héctor Dominguis, que lidera una empresa familiar de servicios al sector energético y cuya facturación proviene en un 80% del extranjero, y de consejeros independientes, como Kim Faura, (quien a su vez es Director General de Telefónica para Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia), y José Antonio Moreno (Socio Director de Lantia Urbana y MMC consulting), todo ello bajo la moderación de Carmen March, Socia Directora de Broseta Abogados y de Alejandro Escribá, director de la Cátedra.

El desayuno abordó la cuestión de cuándo conviene dar el paso a incorporar profesionales independientes en el consejo y los procesos posibles que pueden seguirse para ello. Los ponentes concluyeron que la empresa (y la familia) debe haber madurado suficientemente este paso y haberse preparado para aprovechar bien el valor que pueden aportar estos profesionales. Asimismo, se debatió sobre el perfil adecuado de dichos consejeros, destacando la importancia de la confianza que deben transmitir tanto en el ámbito profesional como en el personal. La empresa debe definir el perfil profesional que necesita y buscar la diversidad experiencial de las personas y del grupo generado.

Los ponentes han expuesto los modos en que los consejeros aportan valor, ayudando a que las decisiones se tomen con criterios más sólidos, y contribuyendo a que los accionistas y propietarios no representados en la empresa se sientan más tranquilos sobre la gestión de la empresa, y la búsqueda del bien común.

Incorporar consejeros independientes en la empresa familiar aporta más valor cuando la empresa está preparada para ello

Por parte de los intervinientes se ha coincidido en que la presencia de consejeros independientes ayuda también a moderar las emociones y el efecto de los sentimientos familiares. Incorporar a consejeros puede suponer cierta pérdida de libertad a la hora de tomar decisiones, pero tanto el valor añadido que suponen sus aportaciones como el contraste que supone el debate a la hora de adoptar decisiones, ha sido valorado como positivo. De la misma forma que los participantes resaltaron la importancia de la rotación, la independencia de criterio y la lealtad hacia la empresa, como bases clave para el buen funcionamiento de esta figura, siendo muy relevante el valorar periódicamente el trabajo desarrollado por parte de estos profesionales, a nivel individual, así como el desempeño del consejo en su conjunto.

Cada empresa encuentra su camino y su proceso para lograr el objetivo de aprovechar el criterio profesional, manteniendo la paz social y el bienestar familiar. Con la vista puesta en la profesionalización de los órganos de gobierno, siguiendo las indicaciones de los códigos y recomendaciones de buen gobierno, la empresa debe seguir ese proceso de modo que los posibles conflictos no acaben frustrando el objetivo final.

Durante el desayuno se ha entregado a los asistentes el último cuaderno de trabajo elaborado por la Cátedra bajo el título “Llegó mi momento” que aborda las herramientas y tácticas para un relevo efectivo del liderazgo en la empresa familiar y cuyos autores son Alejandro Escribá (director de la CEFUV), Fidel García-Guzmán (Consejero Delegado de Guzmán Global) y Agustín Gregori (Consejero Delegado de Grefusa).

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en el año 2006, promovida por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS.

Clausura y entrega de diplomas de la 10ª edición del Curso de Empresa Familiar y Desarrollo Profesional de la CEF-UV

La Cátedra de la Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) ha clausurado hoy 11 de mayo su 10ª edición del curso “Empresa Familiar y Desarrollo Profesional”.

Los alumnos han podido aprender y asimilar un conjunto de conceptos sólidos y novedosos desde los cuales entender con más claridad las cuestiones estratégicas, organizativas, humanas, económico-financieras y jurídicas presentes de forma ineludible en las Empresas Familiares. En el curso se han estudiado, de la mano de profesores y profesionales especializados en este tipo de problemáticas, y desde una perspectiva interdisciplinar y práctica, los grandes temas de la sucesión, los cambios de generación, la incorporación y retribución de familiares, el papel de los profesionales o la confección de un protocolo familiar que ordene y regule todas las relaciones entre la familia y la empresa.

El curso tiene como objetivo dar a conocer qué es una empresa familiar, qué agentes intervienen en ella, cuáles son los problemas y las fortalezas de este tipo de empresa además de comprender el proceso de sucesión, los conflictos típicos en estas empresas así como el relevo intergeneracional y la problemática del liderazgo.

En el acto han participado Juan Antonio Carrasco (EDEM), Bindhiya Vasandani (AVE), José Manuel García Trany y Alejandro Ríos en representación de los patrocinadores Bankia y Broseta, y el director de la Cátedra de Empresa Familiar, Alejandro Escribá.

El curso está dirigido a todos los alumnos universitarios de grado y postgrado de todos los ámbitos, estudiantes con vocación emprendedora o miembros de familias empresarias y profesionales, y personas interesadas en conocer la problemática de la empresa familiar en nuestro país. 

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en el año 2006, promovida por la AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA.

Desayuno de la CEF-UV: Protocolos familiares: pensar en frío para decidir mejor en caliente

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) promovida por AVE, EDEM, IVEFA y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y que cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS celebró el pasado 6 de marzo el desayuno bajo el título “De qué sirve y cuándo es útil un protocolo familiar”.

El desayuno abordó las condiciones en las que los protocolos resultan más útiles para la gestión de la relación entre las familias propietarias y la empresa.

Los asistentes pudieron conocer de primera mano la experiencia en el desarrollo y uso de protocolos familiares y de pactos entre accionistas por parte de Maite Marín, directora de los Colegios Internacionales Mas Camarena y de Manuel Ángel Murillo, CEO de Colorker, bajo la moderación de Alejandro Ríos, Socio Director de Broseta Abogados, y de Alejandro Escribá, director de la Cátedra.

Las intervenciones de los ponentes se centraron en el contexto en el que se iniciaron sus protocolos familiares y pactos entre accionistas, las dificultades que debieron superarse para su desarrollo, y los beneficios que su existencia y uso han proporcionado al manejo de las situaciones que se han ido dando posteriormente en sus familias y empresas. En cuanto al contexto adecuado para iniciar el desarrollo de los protocolos, se apuntó que es conveniente iniciar lo suficientemente pronto como para poder pensar en frío sobre las posibles contingencias, pero cuando la mayor parte de la familia sea consciente de la importancia de preparase ante dichas posibles dificultades. Su desarrollo permite realizar una reflexión serena que lleve a establecer unas reglas de juego claras para todos los interesados, y facilita el establecimiento de mecanismos de gobierno de la empresa y de la familia más adecuados y eficaces. El proceso comunicativo y el alcance de consensos y acuerdos constituyen la base de un clima de mayor paz social en la organización, y de mayor equilibrio socioemocional en las familias propietarias. Los ponentes destacaron su valor para establecer una visión y unas líneas estratégicas compartidas, y para clarificar las cosas de modo que todos entiendan lo mismo para cada uno de los temas. El valor de la reflexión y de la comunicación promovida a través del proceso de elaboración y actualización constante del protocolo se refleja también en sus aportaciones para facilitar otros procesos como los relacionados con los testamentos, la clarificación de las funciones y roles en la empresa, la delimitación de responsabilidades en cada ámbito y la profesionalización de la gestión en la empresa.

Se apuntaron además temas clave para su eficacia, tales como la necesidad de establecer un traje a medida para cada empresa y familia, manteniendo viva la reflexión a lo largo del tiempo. En el debate con los asistentes surgieron temáticas de gran importancia, a las que muchas veces se presta poca atención, tales como las posibles situaciones de desenganche de familiares del proyecto empresarial, los criterios y mecanismos para considerar, no solo la contratación de miembros de la familia, sino también su posible salida de la empresa, así como las consideraciones alrededor de las opciones que se plantean para aquellos miembros de la familia que no se desarrollan profesionalmente en el ámbito de la empresa familiar. Destacaron asimismo la importancia de la profesionalización y el que la nueva generación se gane el liderazgo.

Empresas familiares en el mundo: Los casos de Alemania, Bélgica, Italia y Suecia

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València, promocionada por AVE, EDEM Escuela de Empresarios, el Instituto de Empresa Familiar (IEF) y el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y copatrocinada por Bankia y Broseta Agobagos, la Jornada “Empresas Familiares en el Mundo” en Marina de Empresas.

Las Empresas Familiares constituyen el tipo de compañía dominante en la gran mayoría de los países del mundo. Su papel en la economía se refleja en su contribución al Valor Añadido Bruto, o el empleo, y en todos los casos, las cifras sitúan a las Empresas Familiares como uno de los pilares fundamentales del desarrollo social y económico. Sin embargo, la situación de las Empresas Familiares presenta algunas diferencias entre países. El nivel de competitividad de las empresas familiares frente a las no familiares, el modo en que éstas tienden a organizarse y a estructurar sus órganos de dirección y gobierno corporativo, o el grado de profesionalización de su gestión presentan diferencias relevantes entre países. Asimismo, cada estado presenta un contexto normativo y cultural diferente, que influye de modo determinante en la sostenibilidad y en la competitividad del modelo de las empresas familiares en el ámbito económico y social.

La jornada ha sido inaugurada por Hortensia Roig, Secretaria General de EDEM Escuela de Empresarios y Alejandro Escribá, Director de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València.

Escribá ha anunciado la puesta en marcha del Observatorio de Gobierno, Estrategia y Competitividad de la Empresa (familiar y no familiar) por parte de Bankia y el Ivie, con la colaboración de la cátedra, y ha expuesto algunos datos preliminares sobre la situación competitiva de las Empresas Familiares valencianas, y el contexto en el que operan. Sólo un 17% de las empresas familiares valencianas logran alcanzar los estadios más altos de competitividad, en contraposición al 33% de las no familiares. Asimismo, los mecanismos de gobierno corporativo y de la relación familia empresa se encuentran todavía muy lejos de los ideales para mejorar la profesionalización y la competitividad de las empresas. Sólo 1 de cada 3 dispone de un consejo de familia, menos del 10% tienen protocolo familiar y solo un 7% logra superar la transición a la tercera generación.

En contraposición, de la mano de cuatro ponentes extranjeros, expertos de reconocido prestigio internacional en el estudio de las empresas familiares, se han presentado los casos de Suecia (Mattias Nordqvist, CeFEO Jonköping University), Bélgica (Wim Voordeckers, RCEF Hasselt University), Italia (Alessandro Minichilli, Osservatorio AUB Bocconi Univeristy) y Alemania (Andrea Calabró IFF Witten/Herdecke University).

Los ponentes internacionales han mostrado que las empresas familiares en sus respectivos países tienen un peso algo inferior en la economía que en el caso español, pero logran niveles de competitividad y tienen una fortaleza mucho mejor a la que logran las empresas españolas.

LAS EMPRESAS FAMILIARES EUROPEAS SUPERAN MEJOR LA SUCESIÓN, PAGAN MENOS IMPUESTOS EN EL PROCESO, ESTÁN MEJOR GOBERNADAS Y SON MÁS COMPETITIVAS QUE LAS ESPAÑOLAS

Aunque las realidades de estos países son heterogéneas, sus empresas familiares son en promedio más grandes que las españolas, disponen de niveles de profesionalización más elevados (destacan los casos de Alemania y Suecia) y se dotan de estructuras de gobierno más desarrolladas. En Bélgica, el porcentaje de empresas que alcanzan la tercera generación es del 17% (10 puntos más que en España) y en Alemania, este porcentaje supera el 29%. En Alemania y Suecia, prácticamente el 90% de las empresas son gobernadas mediante consejos de administración con participación de independientes, y en el caso Alemán, prácticamente una de cada dos empresas familiares disponen de protocolo familiar y en Italia y Bélgica, los datos muestran también que la disposición de consejos de administración con participación de independientes ayuda en los procesos de transición generacional, mejorando en casi tres puntos la rentabilidad a medio y plazo.

La mejor situación competitiva de las empresas familiares en dichos países ha servido para debatir sobre las buenas prácticas y aspectos contextuales que podrían ser trasladables al contexto español a través de dos coloquios moderados por Alejandro Ríos y Carmen March, de Broseta Abogados, copatrocinadores de la Cátedra, en el que han participado miembros de relevantes empresas familiares de la Comunidad Valenciana con presencia directa en dichos países, como Yolanda Tomás (Istobal) para Suecia, Sergio Rodríguez (Fermax) en el caso Belga, Jose Juan Payá (ASV) en Alemania y Guillermo Lamsfus (ICFC) en Italia.

El debate he permitido identificar diferencias y buenas prácticas que están ayudando a las empresas familiares de estos países, tales como las iniciativas de elaboración de códigos de buen gobierno para las empresas familiares, o la construcción de contextos impositivos que favorezcan la transición y perdurabilidad de las empresas y el mantenimiento de la actividad empresarial y el empleo.

La Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEF-UV) se creó en el año 2006, promovida por AVE, la Escuela de Empresarios (EDEM), el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), y cuenta actualmente con el patrocinio de BANKIA y BROSETA ABOGADOS. Sus actividades se centran en la docencia, divulgación e investigación sobre la idiosincrasia y los desafíos para la mejora de la competitividad de las empresas familiares.

PONENCIAS

Alejandro Escribá (España)
Mattias Nordqvist (Suecia)
Wim Voordeckers (Bélgica)
Alessandro Minichilli (Italia)
Andrea Calabró (Alemania)

 

GALERÍA DE IMÁGENES