Maite Marín y Toño Pons apelan a los valores fundacionales para que las empresas perduren

Son los valores fundacionales de la empresa los que garantizan su perdurabilidad en situaciones complejas como las actuales.  A ellos han apelado Maite Marín, directora del Complejo Educativo Mas Camarena, y Toño Pons, presidente de Importaco, en la mesa de debate “La gestión empresarial de la pandemia. Una perspectiva ética” que hemos organizado en colaboración con la Fundación Étnor. El debate se enmarca en el ciclo de conferencias del XXX Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación Étnor “Caminos de futuro en tiempos de coronavirus. Una perspectiva ética”.

En la apertura, el hasta ayer presidente de la Fundación Étnor, Enrique Belenguer, se ha referido a las alianzas. “Sin alianzas no lograremos reconstruir nuestras sociedades tras la pandemia”. En su opinión, gobiernos, empresas y sociedad civil son necesarios para enfrentar los problemas globales y la pandemia ha venido a acelerar este proceso de concienciación. “O trabajamos juntos, cooperamos y acordamos las acciones o los costes serán mayores de los que ya son. La Fundación Étnor, tras 30 años de vínculo de empresa y academia en pro de una mejor sociedad, puede dar ejemplo de cómo es posible esta alianza fructífera en el tiempo”.

 

Emili Villaescusa, vicepresidente de la Fundación Étnor y presidente de la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana (CONCOVAL) ha moderado la mesa y ha introducido a los representantes de “sectores fundamentales en cualquier economía, imprescindibles en al Comunitat Valencia y esenciales en momentos tan complejos como los que vivimos”.  

Valores fundacionales

Toño Pons ha recordado los orígenes de Importaco y los principios éticos que inspiraron a su fundador en la década de los 40. Confianza, rigor y participación son los valores que han perdurado hasta la tercera generación. “Debemos conseguir que perduren a generaciones futuras y que estén bien integrados en la cultura empresarial” ha asegurado.

Por su parte, Maite Marín ha explicado que el centro educativo Mas Camarena “trabaja con la materia prima más sensible, los niños y adolescentes”. El centro tiene como misión educar para el futuro.

El respeto, el esfuerzo y la satisfacción personal de alumnos y profesores son los valores con los que trabaja el centro. Fundado en 1962, el grupo Mas Camarena está inmerso en un gran proyecto educativo-deportivo internacional, con la creación del Students’ Resort and Sports Centre, unas instalaciones que ofrecen residencia de estudiantes, un centro multideportivo de alto rendimiento y una educación de Bachillerato Internacional. En Mas Camarena, no sólo se fomenta la educación en valores desde acciones del profesorado, sino que los alumnos realizan acciones solidarias y disponen de becas de excelencia que premian el esfuerzo personal. Además, el centro trabaja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cuenta una fundación, Colegios XXI, que está enfocada, sobre todo, en construir escuelas infantiles en Perú.

“Contribuimos a crear un mundo mejor a través de la educación, desarrollando valores de solidaridad, tolerancia y mentalidad internacional, trabajando desde el esfuerzo y la satisfacción personal”.

 

Gestión empresarial de la pandemia

En Mas Camarena “la primera prioridad durante el confinamiento fue que nuestros alumnos no perdieran ni un día de clase, principalmente en los cursos superiores, como 2º de Bachillerato. El claustro de profesores realizó un trabajo intenso que nos permitió obtener, una vez más, la mejor nota de Selectividad de la Comunidad Valenciana”, explica Marín. Los pilares en los que asienta su excelencia son el proyecto educativo, el alto nivel de aprendizaje, la innovación y la profesionalidad de los docentes.

En 2020 Importaco invirtió 6,5 millones de euros en calidad e innovación. “La pandemia ha sido un acelerador de dos tendencias en las que ya estábamos trabajando: desarrollo de productos saludables y el compromiso con la calidad y la seguridad alimentaria” explica Pons. Además, el consumidor quiere estar informado y la transparencia y la comunicación son imprescindibles La sostenibilidad será la siguiente ola que llegará cuando pase la pandemia, “hay que hacer ese equilibrio entre sostenibilidad y precio asequible”, apunta Pons.

 

Lecciones aprendidas

El presidente de Importaco se ha referido a las lecciones aprendidas con la pandemia. Entre ellas, la importancia de escuchar globalmente para actuar localmente, “debemos adecuarnos a cada uno de los momentos y cada una de las zonas”. Además, hay que saber anticiparse y tomar decisiones valientes, “si anticipas y pivotas tu estrategia, ganas”. Y la importancia de un liderazgo comprometido con las personas para generar confianza, “hay que dar ejemplo”.

“La pandemia nos ha hecho ser más conscientes de que son las personas y los clientes lo verdaderamente importante”, explica Pons. “Un equipo cohesionado y resiliente capaz de sobreponerse a la adversidad y saber qué valora el cliente de nosotros para potenciarlo y mejorar su experiencia”.

Maite Marín ha destacado: “Hemos aprendido a sonreír con la mirada, sabiendo el enorme esfuerzo y sacrificio que están realizando los niños y adolescentes para adaptarse a la situación. Las familias han sido un apoyo fundamental”.

“En los momentos complejos las personas son capaces de sobreponerse, de ser resilientes, de dar lo mejor de sí mismos y es cuando se demuestra el liderazgo compartido y la implicación”.

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

Maite Marín es licenciada en Filología Angloamericana, Máster en Dirección de Empresas Educativas y experta en dirección de centros educativos multilingües. Forma parte del Consejo de Administración de Colegios Siglo XXI, desde donde lidera la planificación estratégica del Grupo. Actualmente dirige la implantación de los programas de la Organización de Bachillerato Internacional en los tres colegios privados Mas Camarena, así como las nuevas Academias Deportivas de alto rendimiento. Forma parte de la Junta directiva de ACADE y pertenece a asociaciones nacionales e internacionales de reconocido prestigio, como IB World Schools.
El grupo Colegios Siglo XXI, fundado en 1962, es una empresa familiar de segunda generación con los fundadores en activo e incorporando la 3ª generación. En la actualidad, con 5.980 alumnos y 975 trabajadores, es uno de los grupos educativos laicos líderes en el ámbito nacional.

Toño Pons es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat de València, MBA por el Instituto de Empresa, Programa ADECA en San Telmo. Desde 2018, y tras haber ocupado la dirección comercial y la dirección general del negocio de frutos secos, preside Importaco, compañía internacional fundada en 1940 que gestiona una amplia gama de productos procedentes de sus dos negocios de alimentación: frutos secos y agua mineral. Orientada a la alimentación sana y saludable y a la calidad de sus productos, líderes gracias a la excelencia de su innovación, Importaco dispone hoy de 38 centros de trabajo en 7 países diferentes y se ha consolidado como el mayor distribuidor de frutos secos nacional y uno de los más grandes de Europa. Comprometido con la excelencia y la calidad, Toño Pons lidera los planes para consolidar el crecimiento de la compañía basados en la salud, la sostenibilidad y la especialización.

 

AVE y Fundación Étnor debaten sobre el impacto social de los empresarios

La ética sí es rentable para las empresas y las sociedades, así se ha puesto de manifiesto en la mesa de debate “El impacto social del empresario” hemos organizado conjuntamente con la Fundación Étnor el XXX Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación Étnor “Caminos de futuro en tiempos de coronavirus. Una perspectiva ética”.

Durante el seminario, Enrique Silla, fundador de Jeanología y Julián Mendoza, director de Calidad, Seguridad y RSE de GD Energy Services (GDES) han expuesto sus respectivos modelos de acción empresarial, así como los valores que los sustentan.

Enrique Silla se ha referido al impacto medioambiental del sector textil, responsable del 20% de la contaminación de las aguas del planeta y del 30% de las emisiones del transporte marítimo internacional. Silla fundó Jeanología hace 25 años con la misión de transformar, a partir de nuevas tecnologías, la forma de producir textiles eliminando el agua y cualquier producto químico tóxico. “Una forma más ética, eficiente, ecoeficiente y sostenible de producir”, explica. Hoy en día, en torno al 35-40% de los jeans que se producen en el mundo se realiza con las tecnologías de esta empresa valenciana con implantación en 19 países y con una fuerte cultura empresarial basada en valores, la razón de ser de la compañía.

Enrique Silla, fundador de Jeanología

“Nunca invertiría en una empresa que no tiene una misión clara. Una razón de existir”, asegura el fundador de Jeanología, que ya en 2008 inició una cuenta de resultados ecológicos. El pasado año, esta cuenta de resultados supuso la eliminación de 15 millones de metros cúbicos de agua contaminada con productos altamente perjudiciales para la salud, el equivalente del consumo de una ciudad como Valencia. Tras la pandemia, la empresa se ha fijado un nuevo objetivo: en 2025 no se producirá ni una prenda textil que contamine. “No hay economía sin ecología. Las compañías que no logren alinear el beneficio con el cuidado del planeta no sobrevivirán” asegura Silla.

“El talento se atrae con emociones. ¿Hay algo más emocionante que contribuir con tu impacto a un mundo mejor?” Enrique Silla, fundador de Jeanología

Por su parte, Julián Mendoza asegura que la variable social, y sobre todo la ambiental, forman parte de la cultura de empresa de GDES. “Trabajamos en el sector nuclear y el eólico, energías libres de carbón, que es el elemento clave para combatir el cambio climático y el calentamiento global. El 90% de nuestra facturación se desarrolla en energías libres de carbón”, explica.

Julián Mendoza, director de Calidad, Seguridad y RSE de GD Energy Services (GDES)

Hace más de una década que GDES suscribió el Pacto Mundial de Naciones Unidas, una fase de “aprendizaje” que, en su evolución, ha llevado a que hoy todo el plan estratégico de la empresa esté basado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). “Invertir sobre la base de ODS como la acción por el clima, la formación, el fomento de la igualdad o la innovación aporta un retorno real en la cuenta de resultados de la empresa y es lo que le dará permanencia y sostenibilidad”, asegura el director de Calidad, Seguridad y RSE de GDES.

“Como empresa familiar, ser sostenibles como legado para futuras generaciones está en nuestro ADN. La sostenibilidad debe ser la base de la estrategia de la organización”, Julián Mendoza

Jesús Conill, patrono de la Fundación Étnor y catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universitat de València, ha moderado el debate y ha emplazado a seguir colaborando para que, desde el diálogo, las experiencias y la reflexión, “intentar aprender a hacer las cosas lo mejor posible aspirando a lo óptimo”.

Jesús Conill, patrono de la Fundación Étnor y catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universitat de València

La directora académica de la Fundación Étnor, Adela Cortina, y su vicepresidente y secretario general y director de AVE, Diego Lorente, han inaugurado el Seminario de Étnor. Diego Lorente ha destacado el carácter pionero de Étnor en España para unir a empresarios, directivos y académicos en el fomento de la ética de la empresa y de las organizaciones.

Vicepresidente de la Fundación Étnor y secretario general y director de AVE, Diego Lorente

Lorente ha asegurado que los empresarios son ciudadanos que han decidido poner en marcha proyectos empresariales, con el riesgo que ello supone, pero también con la satisfacción que conlleva generar empleo, crear cultura empresarial, transmitir valores y dejar un legado a las futuras generaciones.

“Una vez más, la Comunitat Valenciana es referente en España gracias a una iniciativa de la sociedad civil que permite aunar el talento profesional e investigador”. Diego Lorente

“Huimos de esa tan manida frase de que el empresario tiene que devolver a la sociedad lo que ésta le ha dado y defendemos que el empresario, como parte de la sociedad, debe comprometerse con su desarrollo y fortalecimiento”, ha aseverado.

Adela Cortina también ha aludido a las tres décadas de existencia de la Fundación Étnor, tiempo que ha permitido confirmar que la ética sí es rentable para las empresas y las sociedades. “Necesitamos empresas que se comprometan con la sociedad y una sociedad comprometida con las empresas”, ha concluido y ha animado a seguir colaborando y compartiendo experiencias porque “la empresa del futuro será ética, social, verde o no será”, ha asegurado.

Adela Cortina, directora académica de la Fundación Étnor

Jesús Navarro traslada las claves del éxito de “Carmencita” en la sesión de trabajo AVE-Fundación Étnor

Jesús Navarro, director general de Carmencita, ha trasladado hoy su experiencia y las claves del éxito de su empresa, en la Sesión de trabajo organizada conjuntamente por AVE y Fundación Étnor, en la que los asistentes han tenido la oportunidad de conocer “el caso de una empresa internacional con arraigo en su territorio”.

Navarro ha comenzado su intervención hablando sobre el origen de la empresa, que cuenta ya con casi 100 años de historia.

También ha destacado algunas de las claves que se han convertido en los pilares fundamentales para la empresa:

  • Implementar los valores de la empresa día a día, en el caso de Carmencita son “superación, trabajo y amor”.
  • Es importante “descubrir la esencia de tu negocio”, sea cual sea.
  • Es necesario trasladar los valores a las próximas generaciones en la Empresa Familiar, y no dejar a un lado la dimensión afectiva.
  • Centrarse en acciones que pongan el foco en el valor de las personas. Mantener el equilibrio entre la profesionalidad y la humanidad.

La encargada de presentar el acto ha sido Agnès Nogueras, consejera delegada de Libertas 7 y vicepresidenta de AVE, quien ha recordado que mediante estas reuniones se pretende aumentar el conocimiento sobre los proyectos empresariales de los asociados, y habilitar un espacio para compartir modelos empresariales y buenas prácticas.

Grupo Segura y Edicom ven en la capacitación del personal el principal desafío en la cuarta revolución industrial

La digitalización lejos de ser una amenaza es una oportunidad para las empresas, entre otras razones porque nos iguala a todos. En 10 o 15 años nada será cómo es ahora. Así lo ven los dos empresarios, Vicente Vilata, CEO de Edicom, y Francisco Segura, presidente de Grupo Segura, que han participado en una nueva sesión AVE-ÉTNOR bajo el título “Desafíos Éticos para la Empresa en un Mundo Digital” organizado conjuntamente por  la Fundación Étnor y AVE quienes han expuesto sus experiencias como proveedor y como cliente, respectivamente.

La sesión ha sido moderada por Agnés Noguera, Consejera Delegada de Libertas 7 y Jesús Conill, Catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universitat de València.

El presidente de Grupo Segura ha explicado que siempre han mantenido una actitud abierta al cambio, pero cuando afrontaron el proceso de digitalización decidieron empezar desde cero. Superaron los recelos y miedos que puede suponer este proceso e implicaron a toda la compañía, “transformamos a toda la plantilla, desde los equipos directivos”. Segura da tres consejos. El primero es “tener la mente amplia porque muchas cosas van a cambiar”. El segundo, tener una estrategia propia. Y el tercero, ser disruptivo.

Ahora su objetivo es el Big Data y la Inteligencia Artificial “Cuanto más inteligente sea la empresa, es mejor para todos”. La formación de los empleados, la ciberseguridad y la búsqueda de la productividad son los compromisos que destaca Francisco Segura.

Grupo Segura es una de las principales proveedoras del sector del automóvil, especializada en diseño y fabricación de componentes para la industria. La multinacional, radicada en Valencia, es pionera en la utilización de Inteligencia Artificial en este campo. Grupo Segura está presente en España, Hungría y China, con 6 centros de fabricación y más de 1.100 trabajadores.

Por su parte, Vicente Vilata, CEO de Edicom, ha explicado que la digitalización nos afecta a todos pero no a todos por igual. En su opinión, las empresas que se dedican al B2B o ya están digitalizadas o no están. Pero, sin embargo, en el B2C es más complicado porque compiten con otras en las que las experiencias del usuario son distintas. “Se necesita evolucionar. Es una magnífica oportunidad para las pymes, entre otras cuestiones porque la tecnología y la digitalización iguala a todo el mundo”.

Vilata coincide con Segura en que la capacitación de las personas es lo más complicado en el contexto actual. “Se demandan cada vez más personas con un perfil tecnológico, que a veces es difícil de encontrar”. Ante el riesgo que esto puede suponer para el empleo, por la necesidad de un perfil en continúa adaptación, los dos señalan que lo que está claro es que nos tenemos que adaptar: “Las máquinas son nuestros compañeros de viaje. Es algo que tenemos que aceptar”.

Edicom, nacida en 1995, es una de las empresas valencianas más pujantes en el campo de los servicios tecnológicos. La firma, con sede en Paterna y especializada en facturación electrónica, cuenta con filiales en París, Milán, Nueva York, Ciudad de México, Bogotá, São Paulo y Buenos Aires y más de 560 empleados.

Respecto a quién tomará las decisiones y, por tanto, quién asumirá la responsabilidad de los actos, Segura y Vilata coinciden también en que habrá máquinas más inteligentes que las personas, aunque la responsabilidad seguirá recayendo sobre éstas.

El acto, celebrado en el Centro Cultural Bancaja, ha sido presentado por el presidente de la Fundación Étnor, Enrique Belenguer, quien ha destacado la colaboración con AVE y la apuesta que hace la Fundación por “promover la ética empresarial y analizar cómo le afecta los nuevos retos que van surgiendo, como la digitalización”.

SESIONES DE TRABAJO AVE-ÉTNOR

Hace dos años, se pusieron en marcha estas sesiones de trabajoen las que asociados de AVE comparten experiencias empresariales de éxito que contribuyesen a la perdurabilidad de las empresas y con ello a la generación de empleo y de riqueza en la sociedad. Esta colaboración entre AVE y la Fundación ÉTNOR supone un paso más en la alianza entre ambas entidades por promover la ética empresarial.

Jornada AVE-ÉTNOR “Valores y Responsabilidad Social en entornos internacionales” por Juan Antonio Pons, presidente de Importaco

Hoy, lunes 9 de julio de 2018 ha tenido lugar la cuarta sesión de trabajo conjunta entre AVE y ÉTNOR ha tenido como protagonista a nuestro asociado Juan Antonio Pons, Presidente de Importaco, quien bajo el título “Valores y Responsabilidad Social en entornos internacionales” ha compartido las buenas prácticas de la la organización que lidera, desde el punto de vista de una empresa internacionalizada con todos los retos a los que se enfrenta.

Los asistentes han tenido la oportunidad de conocer de primera mano cómo Importaco gestiona e inculca los valores de la empresa en entornos distintos desde la perspectiva cultural y social y a qué retos han hecho frente para ello. El presidente de Importaco ha explicado las “líneas rojas” que han marcado desde la organización y que no son sobrepasables por ninguna persona que forme parte de la compañía.

Una de las conclusiones extraídas ha sido la necesidad de que la sociedad en su conjunto asuma que la responsabilidad social y los valores son una responsabilidad compartida y que estamos ante el gran reto de conseguir la concienciación e implicación de todos.

 

Tercera Jornada AVE-ÉTNOR “50 años transmitiendo valores: la esencia familiar” por Santiago Vallejo, presidente de Pinturas Isaval

Hoy 16 de abril de 2018 ha tenido lugar una nueva sesión de trabajo conjunta AVE-Fundación ÉTNOR en la que hemos contado con nuestro asociado Santiago Vallejo, Presidente de Pinturas Isaval, quien bajo el título “50 años transmitiendo valores: la esencia familiar” ha compartido las buenas prácticas de la empresa enfocadas hacia los valores de la misma. Posteriormente hemos intercambiado opiniones y dado continuidad al documento de AVE “Caminos para mejorar la competitividad de las empresas valencianas”.