Lanzamos la octava edición de nuestro Foco AVE: Tamaño empresarial y productividad

Como hemos analizado en Focos anteriores, la productividad del trabajo de la Comunitat Valenciana se sitúa por debajo de la media nacional por factores como el menor esfuerzo inversor en I+D+i, un capital humano más reducido y la menor dotación de infraestructuras de transporte. A estos factores se suma la menor dimensión media de las empresas. Así, en 2018, el peso de las grandes empresas en el total del empleo de la economía es en la Comunitat Valenciana un 20% inferior a la media nacional.

En cambio, las micro empresas son las que más empleo generan (43%, dos puntos más que en España). La menor dimensión media de la empresa de la Comunitat Valenciana también se ve reflejada en el número de empleados por empresa, que es un 7% inferior en la Comunitat Valenciana. Es en el sector servicios en donde mayor es la diferencia con España en la dimensión de las empresas, mientras que en las manufacturas la diferencia es menor. En este contexto, es importante eliminar las posibles barreras regulatorias al crecimiento empresarial, como las laborales, administrativas y fiscales que impiden avanzar hacia un mercado único de bienes y servicios competitivo a nivel nacional.

Los empresarios piden un gran pacto de estado en educación en la presentación del nuevo documento de AVE

El sistema educativo español cuenta con un volumen de recursos económicos relativamente elevado que permite mantener una ratio de alumnos por profesor similar a la del resto de países desarrollados. Además, garantiza plenamente el acceso a la enseñanza obligatoria y hace posible, aunque de modo más limitado, el acceso a la no obligatoria. En la actualidad, forma aproximadamente a 9,5 millones de alumnos, lo que representa un crecimiento del 9,8% con respecto a principios de siglo.

Sin embargo, la educación en España muestra importantes debilidades en aspectos como el porcentaje elevado de repetidores (el 31% de los estudiantes de 15 años ha repetido algún curso frente al 12% de la media de la OCDE) y de abandono educativo temprano (17,9% frente a 10,6% en la UE), así como, a igualdad de estudios completados, niveles de competencias menores en comparación con otros países desarrollados, como en el caso de los idiomas y competencias digitales. Son datos que se reflejan en el informe El compromiso de los empresarios con la educación: situación actual y retos de futuro, que hoy ha presentado la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y que ha sido elaborado por los investigadores del Ivie Lorenzo Serrano y José Ramos, con la colaboración de los técnicos también del Ivie Ángel Soler y Héctor García.

El documento incluye los resultados de una encuesta dirigida a empresarios de todo el país, cuyo objetivo es analizar la visión empresarial sobre las debilidades y fortalezas del sistema educativo, así como los posibles desajustes entre las competencias adquiridas durante el periodo formativo y las esperadas posteriormente en el mundo laboral. El 53,5% de las empresas encuestadas considera que el modelo educativo español responde a las necesidades de su empresa, pero con algunas limitaciones, mientras que un 40,8% considera que no responde a sus necesidades y solo para un 5,7% cumple con sus expectativas.

Según las encuestas realizadas en este trabajo de campo entre las empresas, las competencias más relevantes para la empleabilidad son la cultura del esfuerzo, tenacidad y motivación en el trabajo, así como el compromiso ético, ya que obtienen la máxima puntuación, 8,8 sobre un total de 10. También se destaca la importancia de la proactividad, las habilidades sociales para trabajar en equipo y la orientación a la calidad.

Sin embargo, es precisamente en estas competencias transversales en las que, según las encuestas realizadas, el sistema educativo presenta mayores carencias relativas.

El estudio destina también un apartado a analizar los riesgos de la digitalización en el mercado de trabajo, ya que la probabilidad estimada de automatización del empleo en los próximos 20 años supera el 50% en el caso de España. Para el 72% de los encuestados el principal reto del modelo educativo español para los próximos diez años será prepararse para formar los nuevos puestos de trabajo que se van a crear. En segundo lugar, se sitúa la digitalización, que preocupa al 69,4% de las empresas consultadas y que obligará a transformar el proceso de enseñanza y exigirá nuevas competencias también por parte del profesorado.

Además de favorecer las competencias transversales y de mejorar la formación en competencias digitales, los empresarios opinan que se debería apostar más firmemente por la Formación Profesional Dual, así como por impulsar las prácticas formativas más flexibles y desde una edad más temprana. Los encuestados reclaman también una mayor proximidad de los estudios de posgrado a la práctica profesional de las empresas.

Propuestas de mejora

El documento presentado hoy plantea algunas propuestas de mejora que pueden desarrollarse directamente desde el tejido empresarial, y también recomendaciones dirigidas a las administraciones públicas, el sistema educativo y las propias familias.

Los compromisos de los empresarios para mejorar los resultados formativos que sugiere el documento son los siguientes:

  • Transmitir a los estudiantes las necesidades, valores y competencias que se les van a requerir
  • Estrechar la relación con las instituciones educativas
  • Comunicar rápidamente los cambios necesarios en las competencias ligados a la digitalización
  • Impulsar las prácticas aumentando la disposición a recibir alumnado y a supervisarlas adecuadamente
  • Contribuir al desarrollo de la FP Dual ofreciendo más plazas y colaborando en la financiación
  • Crear más puestos de trabajo ligados a ocupaciones basadas en el conocimiento que permitan aprovechar el capital humano de los titulados
  • Desarrollar procesos formativos destinados a sus trabajadores

En cuanto a las propuestas dirigidas a las administraciones públicas y el sistema educativo, el documento plantea las siguientes:

  • Orientar el proceso formativo y de evaluación para fomentar valores como el esfuerzo
  • Revisar los procesos de selección y formación del profesorado, muy centrados en conocimientos académicos, para que puedan también formar y evaluar las competencias transversales
  • Impulsar la formación del profesorado en el uso de las TIC
  • Plantear mecanismos de prácticas y estancias en empresas también para profesorado y no solo para los alumnos
  • Apoyar la FP, especialmente la FP Dual
  • Incentivar desde la infancia el interés por la ciencia, la tecnología y las matemáticas para conseguir más matriculados en disciplinas STEM
  • Fomentar el emprendimiento
  • Informar a las familias y estudiantes para orientar sus decisiones formativas
  • Conseguir un consenso político-social sobre las grandes líneas de la política educativa
  • Potenciar la evaluación del funcionamiento del sistema educativo y sus resultados

Por último, dado el papel central que las familias juegan en la educación, el documento incluye también recomendaciones dirigidas a este colectivo:

  • Estimular actitudes y valores como el esfuerzo, el espíritu de superación y el trabajo
  • Toma informada de decisiones en materia educativa, valorando adecuadamente todas las alternativas, incluida la FP
  • Propiciar la adquisición de competencias en ámbitos clave como los idiomas y las competencias digitales
  • Impulsar las experiencias de movilidad geográfica de los hijos e hijas
  • Transmitir una actitud positiva hacia las iniciativas emprendedoras
  • Fomentar el respeto por las instituciones educativas y las personas que las constituyen

El presidente de AVE ha afirmado que desde la organización que preside, intentarán aportar su granito de arena promoviendo un mejor conocimiento de las empresas en todas las fases de la educación con el objetivo de despertar mejores vocaciones empresariales.

Lanzamos la sexta edición de nuestro Foco AVE

La crisis que golpeó a la economía española en 2008 ha dejado una profunda huella en términos de empleo, que es en la actualidad un 6,5% inferior al de 2008. En términos de PIB, ha costado casi una década recuperar el nivel de antes de la crisis, siendo la renta por habitante de 2018 un 2,6% superior a la de 2008. La intensidad de la crisis y la recuperación posterior es muy desigual por regiones, ya que tres lograron recuperar el PIB cápita de antes de la crisis en 2016, cinco en 2017, cuatro en 2018, mientras que cinco aún no lo han conseguido.

En este contexto, la Comunitat Valenciana ha tenido que esperar a 2018 para recuperar el PIB por habitante del que disfrutaba en 2008, siendo en la actualidad un 11,6% inferior al de España. En términos de empleo, el impacto neto de la crisis ha sido mayor en nuestra economía, ya que el número de ocupados en 2018 es un 10,1% inferior al de 2008, mientras que en España la caída ha sido del 6,5%. Por tanto, el reto para los próximos años debe ser acortar la brecha que separa a la Comunitat Valenciana del PIB per cápita de España, que se ha ampliado en 1,8 puntos desde 2008.

El objetivo de la serie Foco AVE es ofrecer un diagnóstico de las fortalezas y las debilidades de la autonomía para converger en el futuro hacia una economía más basada en el conocimiento y caracterizada por mayores niveles de productividad y PIB per cápita. Se trata de documentos breves, difundidos de forma periódica, y de fácil comprensión que pretenden contribuir al desarrollo socieconómico y al fomento de la competitividad valenciana.