Entradas

Las empresas familiares con presencia en sectores estratégicos reclaman bajadas de impuestos para contener la inflación y políticas que miren al largo plazo

Empresarios familiares con actividades en sectores estratégicos, como los de energía, materias primas y transporte por carretera, se han mostrado partidarios de que el Gobierno se decante por la reducción de impuestos antes que por la concesión de ayudas directas a los sectores afectados por la escalada de los precios energéticos. Asimismo, ante las importantes debilidades estructurales que la guerra en Ucrania ha puesto al descubierto en estos sectores, han solicitado del Ejecutivo políticas que miren al largo plazo y reduzcan la dependencia de terceros países.

Así lo han puesto de manifiesto Héctor Dominguis, CEO de la empresa valenciana GDES; José Luis González Pescador, CEO de la empresa cántabra ABC Logistic, y Pedro Palomo, CEO de la segoviana Octaviano Palomo, en el marco de una nueva jornada del ciclo “La Empresa Familiar Comparte”, organizada en Madrid por la red de Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar con el objetivo de analizar el impacto de la guerra en Ucrania en las empresas y la economía española.

Para Héctor Dominguis, CEO de GDES, empresa valenciana especializada en la prestación de servicios a la industria energética, lo que ha hecho la guerra en Ucrania ha sido precipitar y acentuar una crisis energética que venía de lejos y que ha puesto de manifiesto la debilidad de la estrategia energética de España. A su juicio, “la estrategia energética hay que planificarla con años de antelación, procurando reducir la excesiva dependencia que, en el caso de España, tenemos de terceros países”.

En su opinión, el debate energético en España padece una excesiva politización y, en su lugar, debería guiarse por criterios científicos y tecnológicos, y defendió un mix energético que limite la dependencia de terceros países y permita mantener los precios estables. “Con los datos científicos en la mano, no tiene sentido que en España se contemple el cierre de centrales nucleares en los próximos 10 años y se apueste por los ciclos combinados cuando hay tensiones en el suministro de gas y además la energía nuclear emite la misma cantidad de CO2 que la eólica y tiene igual o menor impacto que las renovables, realidad que defiende el propio Centro Común de Investigación de la Unión Europea”.

Dominguis explicó que no hay ningún país en el mundo que se plantee un mix energético íntegramente renovable. “Es un objetivo irrealizable, y si lo fuera, sería desaconsejable. Las energías renovables son variables y necesitan estar respaldadas por una fuente de energía estable, ya sea gas, carbón o energía o nuclear”.

Para el CEO de GDES, en la actual coyuntura inflacionista y caída del crecimiento, la mejor opción sería “reducir la presión fiscal sobre las rentas, al tiempo que sería deseable configurar un marco fiscal que haga viable la generación de energía nuclear”.

De izda a dcha Pedro Palomo (Octaviano Palomo), Héctor Dominguis (GDES) y Ana Samboal

Presiones inflacionistas en el sector alimentario

El sector de la alimentación es otro de los sectores estratégicos que ya veían presionados por el alza en los precios de las materias primas antes de que estallase el conflicto en Ucrania.  “Desde 2020, hemos tenido muy malas cosechas de cereales en algunas zonas del planeta, ocasionando un problema de oferta que se ha visto ahora agudizado con la guerra. No hay que perder de vista que Ucrania produce cerca del 30% del mercado mundial de cereales”, explicó Pedro Palomo, CEO de Octaviano Palomo, la empresa segoviana especializada en la comercialización y distribución de cereales, fertilizantes, y materias primas para la industria agroalimentaria.

A su juicio, esta situación plantea la necesidad de diseñar unas políticas de cultivos más estratégicas, que amplíe los márgenes y los plazos para la transición hacia una economía íntegramente verde, y a corto plazo apostó por “una bajada de impuestos que permita compensar la pérdida de competitividad de la economía española, más penalizada que el resto de sus competidores europeos por un nivel de inflación más alto que la media europea”.

 

Debilidades del sector del transporte por carretera

Entre las debilidades estructurales que la crisis en Ucrania y el encarecimiento de los combustibles han puesto de manifiesto en el sector del transporte por carretera, José Luis González Pescador, CEO de la empresa cántabra ABC Logistic, señálo su gran atomización. “Mientras que la media de camiones por empresa de transporte en España es de 3,5 vehículos, en Alemania es de 200, dándose además en nuestro país una gran dependencia de este modo de transporte, dada la ineficiencia del ferrocarril. A ello se suma que el sector sufre un déficit de conductores, derivado de los bajos sueldos y los escasos márgenes que deja esta actividad, y una gran incertidumbre acerca de cuál será el estándar tecnológico en el sector del motor en los próximos años”.

Con el fin de corregir estos problemas, el empresario cántabro se mostró partidario de lograr un pacto sectorial, “lo menos intervencionista posible”, para mejorar la productividad del sector, y a corto plazo, con el fin de hacer frente a la actual coyuntura inflacionista, defendió que el Gobierno retorne a la economía el incremento de ingresos fiscales que está obteniendo por el efecto de la inflación.

Ciclo La Empresa Familiar comparte

El ciclo “La empresa familiar comparte” está organizado por la red de Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, de la que formamos parte desde AVE, integrada por más de 1.500 empresas familiares líderes en sus sectores de actividad. El propósito de esta actividad es compartir entre los socios de toda la red de asociaciones sus experiencias y retos, además de visibilizar la importancia que tienen las empresas familiares en la generación de riqueza y empleo en España. El ciclo está moderado por la periodista Ana Samboal.

El futuro del sector turístico español desde la perspectiva de la empresa familiar por “La Empresa Familiar Comparte”

Sabina Fluxá, vicepresidenta y CEO de Grupo Iberostar, y Verónica García, directora General del Grupo Orfila, participantes en la jornada organizada por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, de la que AVE forma parte como territorial, analizaron el futuro del sector turístico español, creen que se ha alcanzado ya el punto de inflexión en el sector turístico y que 2022 será el año de la recuperación.

En la primera jornada del año dentro del ciclo La Empresa Familiar Comparte, patrocinada por Credit Suisse y moderada por la periodista Ana Samboal, la CEO de Grupo Iberostar, que gestiona más de 100 hoteles en 16 países, considera que la variante Ómicron no ha provocado una caída de la demanda tan fuerte como en ocasiones anteriores. “Hay más confianza, no estamos en una situación de cerrar hoteles, y nuestra previsión es que a partir de Semana Santa nos encontremos en una situación mejor”, aseguró.

A su juicio, la recuperación se estaría produciendo a diferente velocidad en función de los destinos y de los mercados emisores, lo que no impide que se muestre optimista respecto del futuro “vemos las reservas cada día y comprobamos que tenemos patrones de demanda y reservas superiores a 2019”.

Entre las lecciones aprendidas en la pandemia -durante cuatro meses, a partir de marzo de 2020, el 100% de los hoteles de Iberostar permanecieron cerrados-, Sabina Fluxá destacó la importancia de gestionar la tesorería, cuidar la relación con las personas que forman parte de la plantilla y una gestión más ágil para adaptarse en cada momento a un entorno de cambios e incertidumbre.

“Tenemos muy claro que no queremos perder calidad, y hemos protegido al máximo los precios, pues pensamos que esta situación va a pasar” Sabina Fluxá

Por su parte, Verónica García también destacó la exigencia de flexibilidad que se ha instalado hoy en la gestión hotelera, en tanto que la demanda fluctúa a la par que la propia evolución de la pandemia. “Cuando las medidas se relajan y la percepción acerca de la seguridad mejora, se dispara la demanda y puedes encontrarte con el hotel lleno en una semana, lo que nos exige un esfuerzo de gestión”, explicó.

“Los intermediarios seguirán aportando valor en determinados mercados emisores y destinos menos maduros, en los que la conectividad no está tan desarrollada” Verónica García

Verónica García también insiste en la necesidad de ser más flexibles sin aumentar los costes, preservando siempre la calidad del servicio.

Uno de los cambios más destacados que se han producido en el ámbito de la gestión reside en el canal de comercialización. “Tras la pandemia, el canal de ventas propio ha duplicado su actividad, lo que ha exigido al grupo invertir más en él, y las previsiones es que continúe creciendo”.

Sostenibilidad e innovación tecnológica

Sabina Fluxá cree que la pandemia ha acelerado la percepción de la sociedad acerca de la sostenibilidad ambiental y que la tecnología ha permitido el logro de mayores cotas de eficiencia en el plano de la gestión. “Ahora podemos conocer mejor los perfiles de los clientes con el fin de personalizar las ofertas”, un aspecto que también corroboró Verónica García.

“Gracias a las nuevas tecnologías podemos medir lo que hacemos y nos hemos propuesto que nuestros hoteles estén libres de residuos en 2025 en gestión hotelera. En México, el 100 por 100 del pescado y marisco que servimos proviene de fuentes responsables. Además, hemos impulsado las proteínas vegetales en nuestra oferta gastronómica”, explicó Sabina Fluxá.

Se trata de cambios que la mayor conciencia ambiental de la sociedad está determinando el desarrollo del propio producto turístico. A este respecto, la CEO de Iberostar explica que el Grupo también está trabajando para dotar de valores la gastronomía y programas de entretenimiento, entre otros.

Por su parte Verónica García, que aseguró que los destinos urbanos han sufrido más que los de playa tanto por una percepción distinta del viajero acerca de la seguridad, como de la caída del turismo de negocios, explica que los hoteles del Grupo Orfila seguirán primando la calidad para proporcionar una experiencia única de Madrid al viajero. “Esta experiencia pasa por los productos que empleamos en los propios hoteles y se extiende al ámbito de la cultura, la gastronomía o el shopping”.

Fernández-Vega: “Nuestros valores son la razón de ser de nuestra institución y lo que nos ha llevado hasta aquí de una forma exitosa durante 135 años”

  • “Afianzamos nuestros valores con protocolos para garantizar el éxito en la sucesión y la continuidad de la empresa”
  • “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima”

 

El Ciclo La Empresa Familiar Comparte, organizado por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, ha celebrado una nueva sesión online en la que han participado los prestigiosos oftalmólogos de la familia Fernández-Vega el Profesor Luis Fernández-Vega Sanz y su hijo, el Doctor Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso. Un webinar que ha contado con la moderación de la periodista Ana Samboal.

Tras una trayectoria de 135 años recogidos en cinco generaciones de especialistas, la familia Fernández-Vega continúa su legado transmitiendo CICACOA de generación en generación: ciencia, cariño, comprensión y ánimo. “La CICACOA es un fármaco que mi padre decía que hay que saber aplicar en las dosis apropiadas, según el paciente. Unos necesitan más comprensión otros, más de ciencia. Esa CICACOA, esa relación médico-paciente es muy importante. Por eso la telemedicina es muy importante para salvar un momento de pandemia puntual o por no poder desplazarse, pero es tan importante la relación que va a seguir siendo fundamental el contacto”, señala Fernández-Vega Sanz.

La empresa como necesidad

Ser empresario no entraba en los planes de los Fernández-Vega pero la alta demanda de pacientes les obligó a crecer e ir aumentando el volumen de trabajadores y poco a poco se fueron profesionalizando. Como señala Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, “la vocación médica prima siempre. Eso lo tenemos claro. Pero sí que es verdad que desde casa veíamos que teníamos que estar preparados para lo que se nos venía, había una labor empresarial detrás”.

Como seña de éxito de esta familia de oftalmólogos, desde sus orígenes en 1886, cuenta con una clara apuesta por la formación internacional. Algo que enriquece a la propia empresa por los conocimientos adicionales que aporta: “la formación en medicina debe ser permanente, pero esto es transmisible a cualquier empresa”.

Un activo para Asturias

El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega ha sido reconocido recientemente en MRS, el ranking de reputación sanitaria más importante de España, como el mejor centro privado de oftalmología del país. “Desde una ciudad pequeña como Oviedo quizá tenga un poco más de valor”, señalan. “Con Oviedo tenemos muy buena relación porque llevamos 135 años aquí, aunque todos hemos estudiado fuera. Movemos a unas 110 mil personas al año. Según un estudio de la universidad de Oviedo de 2012 el 10% de las pernoctaciones de la ciudad eran por pacientes nuestros. Y es que el 70% de sus pacientes acuden desde otras regiones.

Aseguran que es raro el mes que no se nos acerca algún grupo con alguna oferta tentadora que no han llegado a  estudiar  porque hay algo más valioso para esta familia: “tenemos  nuestros valores y eso es muy difícil de cuantificar. Pertenecer a otro grupo podría hacer que perdiéramos identidad, la razón de ser de nuestra institución. Lo que nos ha llevado hasta aquí.”

Oviedo

También para Luis hijo, si nada lo impide, Oviedo seguirá siendo su sede en el futuro. “Nuestra intención es seguir aquí. Pusimos una semilla en Madrid que podríamos hacer crecer, pero no es nuestra intención en un futuro inmediato, porque estamos muy contentos tal como estamos. Lo único que queremos es trabajar en igualdad de condiciones con otras CCAA y, de ser así, seguiremos otros 135 años”, señala el doctor Fernández-Vega Cueto-Felgueroso.

Entre las diferencias a las que se enfrentan en Asturias frente a otras regiones están la  dificultad en las comunicaciones que van mejorando aunque más lentamente de lo necesario y una elevada fiscalidad. “Por una parte, el AVE ayudará a que la gente pueda llegar con más facilidad, en un tiempo prudencial. Y, por otro lado, el tema fiscal, Es importante una homogenización, a la par que reducción, de los impuestos para poder competir en igualdad y mantener la generación de actividad y la capacidad de atraer y retener talento en Asturias”, declara Luis padre. Ya que, como bien dicen, esto supone un agravio con respecto a empresas de la competencia.

Protocolos de sucesión

Los protocolos son parte fundamental del funcionamiento del negocio familiar ya que determinan tanto la incorporación de nuevos miembros a la empresa, como la formación accionarial o el plan de sucesiones.

No se puede ser accionista si no se trabaja en la empresa, pero tiene además que cumplir unos requisitos. Así que hoy tenemos tres accionistas, aunque hay más familiares en la empresa, y eso nos ayuda a tomar decisiones, asegura el Profesor Luis Fernández-Vega.

Además, cuentan con un protocolo familiar que dice cómo se tiene que formar un oftalmólogo de la familia que se quiere incorporar al negocio, cuántos años debe trabajar fuera o cómo se profesionaliza la gestión. La edad para abandonar la cirugía se ha fijado en 75 años; “la clínica o la consulta depende la persona, de cómo esté, pero hará menos proporción de pacientes”. Como señala Luis padre, “uno tiene que marcharse de los sitios entre aplausos, no entre silbidos. No puedes negar la realidad y hay que saber en qué momento te tienes que marchar y, cuando las condiciones no sean las óptimas, no puedes ser una rémora para la organización”.

Especialización e investigación

La fórmula para salvar los conflictos profesionales en la familia la han encontrado en la especialización de cada uno de sus miembros. “El ojo mide una media de diámetro de 23 mm y cada uno de nosotros trabaja en 2 o 3 milímetros, 5 como mucho. La especialización es máxima. No podemos comparar a un primo con otro porque cada uno se dedica a una cosa”, comenta el doctor.

El instituto oftalmológico Fernández-Vega atiende cada año a más de 110.000 pacientes que ponen sus ojos en manos de los más de 200 profesionales que trabajan allí. Una labor apoyada sobre tres patas fundamentales: la clínica, la investigación y la docencia.

“Hoy en día no se puede hacer nada sin la clínica, la cirugía y la investigación. La parte de investigación es clave para poder trabajar allí en los problemas no resueltos y tener investigadores que pudieran estudiarlos. Llevamos mucho tiempo haciendo investigación y con toda la información creamos bases de datos, y con ayuda de la inteligencia Artificial, podemos extraer resultados que nos puedan beneficiar a nosotros y a nuestros pacientes”.

Además, por supuesto, de que todo este conocimiento lo transmiten a otros profesionales de la medicina a través de la docencia. Desde hace algunos años la clínica Fernández-Vega se convirtió también en instituto universitario.

Y todo ello, confiesan, les ha permitido ir siempre varios años por delante de la competencia.

La Fundación y el factor humano

“Para nosotros es muy importante la fundación”, dice el doctor Fernández-Vega. “Como médicos creemos que tenemos que devolver a la sociedad parte de lo que nos da.”

A través de su fundación ayudan a gente necesitada. “Queremos que quien nos necesite pueda contar con nosotros”.

Destacan, por ejemplo, los miles de personas ciegas “evitables” que podrían recuperar la visión con una simple operación de cataratas.

La Empresa Familiar Comparte

Esta sesión forma parte del programa «LA EMPRESA FAMILIAR COMPARTE» que tiene como principal objetivo el de compartir experiencias y conocer las tendencias de gestión en la empresa familiar de la mano de empresarios familiares líderes a nivel nacional e internacional.

En este programa participa toda la red de Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar en España, colaborando entre todos y aportando valor a las más de 1200 familias empresarias asociadas, y está patrocinado por Credit Suisse, entidad comprometida con la realidad y las necesidades de las empresas familiares.

Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar son una red de Asociaciones sin ánimo de lucro que nacen para apoyar y defender a las empresas familiares de España, para contribuir a su impulso y fortalecimiento.

Entre sus principales objetivos destaca el ser referente institucional, empresarial y social de la realidad de la Empresa Familiar en cada una de las Comunidades Autónomas.

Están vinculadas al Instituto de la Empresa Familiar (IEF), al Family Business Network (FBN) y al European Family Business (EFB).

Engloban a más de 1.100 empresas familiares asociadas de todas las ramas de la actividad productiva que comparten los valores de la Empresa Familiar: estabilidad y constancia (visión a largo plazo), compromiso (con las nuevas generaciones, con el empleo, con la sostenibilidad), cultura emprendedora y cultura del esfuerzo.