Entradas

La decisión de Volkswagen de instalarse en Sagunto y el potencial del Corredor Mediterráneo por Federico Félix

Como he puesto de relieve en numerosos escritos, el Corredor Mediterráneo no es una simple infraestructura, sino un instrumento fundamental para el desarrollo y transformación de la economía valenciana y la del Arco Mediterráneo español. Una primera muestra de ello la tenemos en la decisión tomada por la multinacional Volkswagen de instalar en Sagunto una planta de fabricación de celdas de baterías para coches eléctricos. Una inversión de unos 3.500 millones de euros que generará alrededor de 3.000 empleos directos y más de 12.000 indirectos e inducidos, como puso de manifiesto en la presentación del pasado 5 de mayo, el presidente de Volkswagen Herbert Diess, ante el Presidente del Gobierno y del Presidente de la Generalitat Valenciana.

Es indudable que en esta decisión de implantación de la nueva factoría de Volkswagen en Sagunto ha contribuido de manera significativa la estratégica ubicación de Sagunto y su buena accesibilidad a los espacios donde se ubica la industria automovilística española (Cataluña, Valencia, Aragón y el norte de España). También la disponibilidad de una oferta significativa y de calidad de suelo industrial, así como la cercanía del puerto de Sagunto y el de Valencia, situados en un lugar privilegiado de la gran ruta marítima que une Asia Oriental y Europa, han sido fundamentales. Pero es precisamente la conjunción de estos dos factores (puertos estratégicos y suelo industrial y terciario) y los avances que se están produciendo y se prevén en el Corredor Mediterráneo lo que hace especialmente prometedor el futuro desarrollo de nuestra Comunidad, siempre y cuando la inteligencia pública y el impulso social generen la estrategia necesaria.

En esta Estrategia de Desarrollo, tres actuaciones son fundamentales para hacer de la Comunidad Valenciana el gran polo logístico, industrial y tecnológico del sur de Europa:

  1. La pronta implantación de la doble plataforma en ancho internacional, para el tráfico de mercancías y de pasajeros, hasta Tarragona. Esto permitirá no sólo mejorar considerablemente la accesibilidad de nuestros productos al mercado europeo, reduciendo tiempo, costes, seguridad y pronta entrega, elevando su competitividad, sino hacer más atractivas las inversiones y la implantación de nuevas actividades innovadoras.
  2. La ampliación del puerto de Valencia, central para la desviación de una parte importante del tráfico de mercancías que discurre entre Asia Oriental y el centro y norte de Europa a través del corredor ferroviario de mercancías en ancho internacional. Esto acortaría el tiempo, el coste y el impacto ambiental del tráfico que hoy discurre por vía marítima, bordeando la Península Ibérica. Esta desviación de tráfico traerá consigo importantes inversiones, tanto logísticas como industriales y de servicios avanzados, impulsando y transformando el sistema productivo, el empleo y las perspectivas de futuro de nuestra sociedad.
  3. Generar espacios y suelo adecuados para el asentamiento logístico, industrial y tecnológico.

No cabe olvidar, sin embargo, la centralidad del Corredor Mediterráneo en esta Estrategia. Sin él, el potencial del sistema portuario valenciano y de las actuaciones de creación de suelo e infraestructuras para el asentamiento productivo se vería seriamente reducido, y con ello el potencial de desarrollo económico y social. Tener esto en cuenta es fundamental, tanto para impulsar un proceso económico transformador de amplio alcance, como para aprovechar plenamente la capacidad creativa de las inversiones a llevar a cabo. El plan de acción del Ministerio de Infraestructuras y Transporte prevé que en 2024 el Corredor Mediterráneo esté ejecutado desde Murcia, lo que permitirá que la Comunidad Valenciana esté conectada con Europa en ancho europeo.

Aunque el proyecto ha sufrido la incomprensión de los gobiernos de España, cualquiera que haya sido el partido gobernante, las bases para su finalización ya existen, si bien la presión social será necesaria para que el objetivo establecido se haga efectivo. Éste ha sido el compromiso de los empresarios del arco mediterráneo en general y del movimiento #QuieroCorredor y lo seguirá siendo, hasta que sea una realidad desde Algeciras a la frontera francesa, pues en su pronta finalización nos va el futuro.

Federico Félix Real

Empresario
Vicepresidente de FERRMED

1.300 empresarios se reúnen en Madrid contra los retrasos del Corredor Mediterráneo

La defensa del Corredor Mediterráneo ha reunido hoy en Madrid a 1.300 empresarios y representantes de la sociedad civil del conjunto de España, en el 5º Acto Empresarial y Segundo Chequeo Semestral del Corredor Mediterráneo. En el acto se ha hecho balance del proyecto www.elcorredormediterraneo.com y, tras 5 años de andadura, se ha analizado el estado de las obras tramo a tramo.

El acto ha servido para denunciar los más de 25 años de retrasos que acumula la construcción del Corredor Mediterráneo, motivo por el que nació el Movimiento #QuieroCorredor, una plataforma impulsada por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) que reivindica la necesidad de esta infraestructura, hoy más necesaria que nunca.

En este sentido se ha pronunciado el presidente de AVE, Vicente Boluda, al señalar que “hoy aquí en IFEMA hay empresarios de las 17 comunidades autónomas españolas, lo que demuestra que lo que es bueno para el Mediterráneo español, es bueno para el conjunto de España”. Asimismo, ha afirmado que los empresarios “sabemos unirnos e ir todos a una en asuntos que trascienden a nuestras empresas y que sabemos que son positivos para el conjunto de la sociedad”.

Boluda ha manifestado: “Llevamos cinco años reivindicando una infraestructura necesaria para Andalucía, Murcia, Comunitat Valenciana y Cataluña, pero también para España y para Europa. Estamos de aniversario, pero, desgraciadamente, hay muy poco que celebrar. El estado de las obras está muy lejos de finalizar y, en demasiados casos, de empezar. Y esto es un desastre para España. Nuestro país no puede perder el tren de la vertebración”.

El presidente de AVE ha concluido asegurando “el Corredor Mediterráneo es una inversión clave para hacer de España un país más completo, más eficaz, mejor conectado y con más oportunidades para todos los territorios y ciudadanos y más justa”. También ha querido remarcar que “si los gobiernos de España se hubieran tomado en serio el Corredor, éste podría haber estado terminado hace ya más de diez años. Una década perdida en la que España hubiera crecido más, generado más empleo y reducido sus emisiones a la atmósfera, mejorando considerablemente las condiciones de vida y empleo y las perspectivas de futuro”.

Tras hacer balance de la evolución de los tramos del Corredor Mediterráneo en el segundo semestre de 2021, en el acto, presentado por la periodista, Maribel Vilaplana, han intervenido el economista Fernando Trías de Bes, y el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri.

Trías de Bes ha destacado que “en un mundo global y con el comercio online, que ha avanzado en un año lo que había de avanzar en cinco, el nexo entre transporte portuario y terrestre se ha convertido en una de las ventajas competitivas geopolíticas” y también ha afirmado que  “cada día que transcurre sin el Corredor Mediterráneo, España pierde una oportunidad económica sin parangón”. En su opinión, “los principales países europeos han evolucionado de sistemas radiales a sistemas interconectados donde no hay un eslabón más importante que otro. Sin el Corredor Mediterráneo seguimos abocados a un modelo de interconexiones que va contra natura”.

Por su parte, Goirigolzarri ha querido poner en manifiesto que “el Corredor Mediterráneo es una infraestructura clave para el desarrollo de nuestro país, no es un proyecto que afecte solo al arco mediterráneo, es muy importante para toda España”. También ha expuesto que “siempre he estado convencido del enorme potencial que tiene para conectar los territorios, para igualar oportunidades y para hacer más competitivas nuestras empresas; creo que es muy importante seguir apoyando este proyecto, y hacerlo además de una forma decidida, con el respaldo de nuestras empresas, de las instituciones públicas y de la sociedad civil, con el fin de cumplir el objetivo de 2025”.

Antes de la entrevista a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, se ha proyectado un vídeo titulado “Bendita Hemeroteca” en el que se ha puesto de manifiesto los reiterados incumplimientos del Gobierno de España desde hace 25 años en la ejecución de la infraestructura.

Segundo Chequeo

Durante el acto también se ha dado a conocer el Segundo Chequeo Semestral para mostrar el estado de ejecución de las obras y las actuaciones pendientes. Se han detectado todavía cinco hitos pendientes para 2021: la finalización de las obras del túnel de Castellbisbal (Barcelona); la adjudicación del cambio de ancho entre Tarragona y Castelló; el tramo Murcia-Cartagena y el bypass del Reguerón (proyecto en redacción); la licitación de las obras en Totana (Murcia); y el tramo Almería-Granada, que está en estudio y pendiente de proyecto.

El canal de comunicación www.elcorredormediterraneo.com actúa como foro abierto a todos los ciudadanos con toda la información y novedades sobre esta infraestructura. En él, se puede acceder a las fichas actualizadas del Segundo Chequeo de 2021.

 

Sobre el movimiento #QuieroCorredor

El Corredor Mediterráneo consiste en una doble plataforma en ancho internacional y con alta velocidad que discurrirá desde la frontera francesa hasta Algeciras, uniendo ciudades tan importantes como Barcelona, València, Alicante, Murcia y Málaga, conectándolas a su vez con el resto de Europa.

Es una infraestructura necesaria que permitirá viajar más rápido y con mayor frecuencia y que impulsará la economía, el turismo y el empleo no sólo por los territorios por los que discurre, sino que también beneficiará, directa o indirectamente, a todo el país.

Apostar por el Mediterráneo es apostar por el conjunto del país, y conectar territorios contribuye a nuestra vertebración. Por ello, la Asociación Valenciana de Empresarios, AVE, ha impulsado el canal de comunicación www.elcorredormediterraneo.com para informar del estado de todos los tramos que conforman tan necesaria infraestructura, así como de todos los avances que se van produciendo.

Foto empresarial en la Lona situada en Paseo de la Castellana 30 de Madrid

¿Para cuándo estarán conectadas Castellón, Valencia y alicante por el Corredor Mediterráneo? por Federico Félix, presidente de la Fundación Pro AVE

España y la Comunidad Valenciana tienen un serio problema: La ausencia de compromiso político con el desarrollo económico y social del país y nuestra región y falta de visión estratégica de nuestros gobernantes. Lo que, desgraciadamente, se ha venido dando, tanto a nivel nacional como autonómico, en los últimos veinte años e independientemente de los partidos que estén en el gobierno.

Lo que permite entender los escasos avances en cuestiones fundamentales para nuestro futuro y la necesidad, tantas veces reclamada, del desarrollo de una sociedad civil activa y reivindicativa, que establezca las bases de una estrategia de desarrollo.

En una situación tan dramática como la actual, no sólo por la pandemia sino por la necesidad de salir reforzados del actual estado de postración de nuestra economía y sociedad, carecer de una estrategia seria, bien comunicada y económica, social y políticamente articulada, constituye un grave riesgo al que se enfrenta un país necesitado de grandes cambios de su modelo económico, como ocurre en España.

El más claro exponente de esta lamentable situación es la desidia con la que se está gestionando el desarrollo del Corredor Mediterráneo, un instrumento fundamental para reforzar la posición competitiva de nuestra economía en el contexto internacional, impulsando la diversificación del modelo productivo, elevando la productividad, estimulando la calidad del producto y la capacidad innovadora, contribuyendo decisivamente al desarrollo sostenible.

Recientemente, el ministro valenciano de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana del gobierno de España, D. José Luis Ábalos, se felicitaba en un acto público en Extremadura de que esta sería la primera Comunidad en España que tendría, en breve, conectadas sus principales ciudades por alta velocidad, después de Cataluña.

Hay que felicitar a los extremeños por este hecho, y al presidente Guillermo Fernández Vara por su exitosa labor en conseguirlo. Pero resulta curioso que la Comunidad Valenciana aún esté lejos de tener conectadas en alta velocidad sus tres capitales de provincia, hito estratégico para vertebrar eficaz y competitivamente nuestra Comunidad, debido a unos escasos Km en el nudo de la Encina, que según parece presentan problemas logísticos de tal envergadura que el Ministerio se ha sentido incapaz de resolver, por lo menos en los últimos cinco años.

Federico Félix Real, presidente de la Fundación Pro AVE, presidente de la Federación Agroalimentaria de la Comunidad Valenciana y vicepresidente de FERRMED, en el Acto Empresarial por el Corredor Mediterráneo de 2020

Y mientras tanto, el Corredor Mediterráneo sigue durmiendo el sueño de los justos casi quince años y posponiendo fechas en la ejecución sistemática de la doble plataforma en ancho internacional para el tráfico de mercancías y pasajeros entre Tarragona y Algeciras. Lo que no sólo constituye un acto de discriminación territorial flagrante del Gobierno de España, sino un olvido de la trascendencia que, para la competitividad económica y el desarrollo sostenible del país como un todo, tiene el Corredor, al ser el Arco Mediterráneo español la principal base exportadora y turística de España.

Como la propia realidad política del país pone de relieve, y los ejemplos de ello son abundantes, nuestros gobernantes se mueven por intereses propios y los de aquellos que necesitan para sostenerse en el poder.

De ahí que resulte curioso que estando el gobierno del Pacto del Botànic compuesto por los dos partidos que constituyen el gobierno de España, PSOE y Unidas Podemos y otro, Compromís, que apoya a dicha coalición de gobierno en Madrid, que deberían entender el papel estratégico del Corredor Mediterráneo y la necesidad de su pronta ejecución, tanto para el desarrollo de España como de la Comunidad Valenciana, el Gobierno de España sea tan poco sensible a este proyecto.

Esto obliga a preguntarse por el papel que están cumpliendo los responsables públicos y partidos políticos autonómicos en este trascendental problema.

La triste realidad es que cuando gobernaba en España el Partido Popular, poco hizo el PPCV para convencer al gobierno central del papel estratégico del Corredor. Ahora que gobiernan PSOE y Unidas Podemos en Madrid, con el apoyo de Compromís, ni unos ni otros, ni en la Comunidad Valenciana, ni en Madrid se ocupan de una cuestión tan importante para el futuro de nuestra sociedad, empleando sus cartas en otros menesteres, como es el entorpecimiento del tan necesario desarrollo del puerto de Valencia que, junto con el Corredor, permitiría dar un serio impulso a la competitividad y transformación del tejido productivo nacional y al desarrollo de la Comunidad Valenciana.

Una vez más se pone de manifiesto que sólo el desarrollo de la sociedad civil y una presencia más activa de ésta para que se exigir que se cumplan los grandes retos y proyectos que como país tenemos, puede permitir construir un futuro más prometedor. Tanto España como la Comunidad Valenciana están necesitadas de esta fuerza que obligue a nuestros políticos, tanto autonómicos como nacionales, a ponerse las pilas y trabajar seriamente por un futuro mejor para todos los españoles.

Federico Félix Real

Presidente de la Fundación Pro AVE
Presidente de la Federación Agroalimentaria de la Comunidad Valenciana
Vicepresidente de FERRMED      

La Fundación Pro-AVE explica el carácter vital del Corredor Mediterráneo e inaceptables retrasos de la infraestructura en un momento decisivo para España

Desde la Fundación Pro-AVE, se ha venido explicando hasta la saciedad, el carácter vital del Corredor Mediterráneo para la economía y la sociedad española, así como la gran oportunidad que hoy se presenta no sólo para hacer de él un motor fundamental de crecimiento, creación de empleo y desarrollo sostenible, tan necesarios para superar los problemas económicos generados por la pandemia y avanzar en la lucha contra el cambio climático, sino también de contar con la financiación necesaria para llevarlo a cabo al cumplir todos los requisitos del Plan de Reconstrucción Europeo.

El Corredor Mediterráneo, motor fundamental de crecimiento, creación de empleo y desarrollo sostenible

La sociedad civil del Arco Mediterráneo lo ha reivindicado con todas sus fuerzas, y con muy buenas razones, y ha exigido a los políticos de todos los partidos que se comprometan, se coordinen y cooperen con las organizaciones sociales para que el Corredor Mediterráneo sea una realidad en funcionamiento en 2023. Porque no sólo es necesario en la actual situación creada por la pandemia, sino posible y fundamental para el desarrollo futuro del país.

Pero he aquí que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha declarado en la ciudad de Almería dos hechos de trascendental importancia para el desarrollo del Corredor Mediterráneo. Por un lado, que se retrasa la llegada de la alta velocidad a esta ciudad, prevista para 2023, a 2025-2026, por otro, que no se empezarán las obras desde Almería a Granada hasta que la línea de Murcia a Almería no esté finalizada.

En una situación como la actual, cuando el país necesita un gran motor económico como lo es el Corredor Mediterráneo, con un importante efecto arrastre sobre múltiples actividades productivas y grandes generadoras de empleo, con un fuerte impacto sobre la competitividad y capacidad exportadora del país y un sensible efecto sobre el desarrollo sostenible de España y Europa, resulta sorprendente que el ministro responsable de Infraestructuras del gobierno de España y buen conocedor del papel estratégico del Corredor, anuncie estas decisiones políticas sin ruborizarse.

El retraso no tiene sentido en este momento, ni es aceptable que tenga que esperar el inicio de la construcción de la línea Almería-Granada a la finalización del trayecto Murcia-Almería. En el momento actual no hay motivos técnicos ni económicos que impidan que la alta velocidad propiamente dicha llegue a Almería en 2023, ni que se simultaneen las obras de las dos líneas. Sólo la ausencia de voluntad política puede explicarlo.

En el momento actual no hay motivos técnicos ni económicos que impidan que la alta velocidad propiamente dicha llegue a Almería en 2023, ni que se simultaneen las obras de las dos líneas. Sólo la ausencia de voluntad política puede explicarlo.

Almería y Granada y sus áreas de influencia son, en primer lugar, las grandes damnificadas de la inconsistencia, incoherencia y falta de visión de presente y futuro del gobierno de la nación. Pero igualmente lo es todo el Arco Mediterráneo Español, puesto que el proyecto del Corredor Mediterráneo no sólo tiene una misión transformadora de nuestro país, sino también integradora, tanto en lo económico como en lo social, de toda un área que comparte problemas, necesidades y oportunidades comunes.

Un retraso tan considerable en la ejecución del Corredor no sólo tendrá un gran coste para la economía nacional y el desarrollo sostenible del Arco Mediterráneo, España y Europa, sino que imposibilitará un uso eficiente de los fondos del Plan de Reconstrucción Europeo que tanto se ajustan a este proyecto.

Es el momento de que el gobierno de España demuestre su visión de futuro y compromiso con el desarrollo económico, social y ecológico del país, rectificando y ejecutando el Corredor Mediterráneo en los plazos comprometidos, esto es, que en 2023 exista ancho internacional desde Almería a la frontera francesa y que en 2025 la conexión sea completa desde Algeciras a la frontera francesa.

 

Federico Félix Real 

Presidente de la Fundación Pro AVE
Presidente de la Federación Agroalimentaria de la Comunidad Valenciana
Vicepresidente de FERRMED 

El empresariado español clama por la finalización del Corredor Mediterráneo

El pasado 12 de noviembre, tuvo lugar el cuarto acto empresarial por el Corredor Mediterráneo desde que en 2016 empezase a andar el canal de comunicación www.elcorredormedoterraneo.com del que nace la iniciativa #QuieroCorredor. Tras Madrid (2017), Barcelona (2018) y Barcelona (2019), este año ha sido el turno de Valencia. Una vez más, a instancias de AVE, el empresariado español ha puesto de manifiesto la importancia de la infraestructura para la sociedad y economía de nuestro país y la necesidad de que la misma no sufra más retrasos.

Lo más granado del empresariado del Arco Mediterráneo y de otras partes de España, en número reducido de unos 300 asistentes por  las restricciones establecidas como consecuencia de la Pandemia, y con todas las medidas de salud y seguridad exigidas, han venido a concentrarse en un acto que contó con la presencia del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y otros responsables públicos, y con una repercusión mediática y social que pone de relieve la trascendencia y respaldo con que cuenta esta infraestructura. Nadie pone ya en duda que es una infraestructura vital por su impacto sobre la competitividad y sostenibilidad de la economía nacional y fundamental para impulsar la reconstrucción y reactivación de la economía española y la creación de empleo en un momento tan decisivo como el actual, con una profunda crisis económica y social generada por la pandemia de la Covid-19.

En un momento en que el país necesita reestablecer la confianza y la promover la concertación de esfuerzos para superar la angustiosa situación económica y social, además de sanitaria y psicológica, que la pandemia ha creado, el gobierno de España debe tomar conciencia del papel estratégico de este proyecto para construir un futuro prometedor. Reconociendo el interés mostrado por el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en este proyecto, y los avances realizados en el Corredor durante el tiempo que lleva en el ministerio, en el momento actual es necesario que ponga toda la carne en el asador para agilizar el proceso y ejecutarlo plenamente de forma acelerada. Sólo así dará respuesta a las justas críticas del mundo empresarial por los retrasos sufridos por esta infraestructura y la fuerte reivindicación social existente para la agilización y rápida ejecución de la misma.

En el contexto actual, con una crisis económica y social sin precedentes en España en más de setenta años, este proyecto tiene un papel central en la estrategia de reconstrucción y transformación económica que el país necesita para generar un proceso sostenido de reactivación económica, creación de empleo y de un modelo productivo informado por la competitividad, el cambio hacia la economía del conocimiento y el desarrollo sostenible. Porque el Corredor Mediterráneo, como ya pusimos de relieve en un artículo anterior, no sólo comporta una mejora en la competitividad de las actividades actualmente existente en el Arco Mediterráneo español (tanto las agroalimentarias como industriales y turísticas) gracias a la reducción del coste de transporte, la mayor flexibilidad y seguridad, así como el mejor acceso a los mercados europeos que genera.

En el momento actual y en el inmediato futuro, la construcción de la doble plataforma para el tráfico de mercancías y pasajeros constituye una actuación de gran impacto en todo el tejido productivo del país, debido a la demanda de materiales de construcción, equipamientos, servicios de distinta índole y material de transporte que su ejecución trae consigo, con los consiguientes efectos sobre múltiples sectores y la generación de empleo y desarrollo de conocimiento que esto conlleva. Es, por tanto, el instrumento idóneo para impulsar y consolidar la reactivación económica y el rápido crecimiento del empleo. Pero en la medida en que supone un cambio fundamental en la movilidad y la descarbonización de la misma, constituye un importante instrumento de desarrollo sostenible. No es casual que el programa del nuevo presidente de los EEUU incida en este instrumento para reactivar la economía e impulsar el desarrollo sostenible en su país. En nuestro caso, además, hay que unir la facultad que tiene el Corredor para desviar una parte importante del tráfico de mercancías entre Asia y Europa del norte, con el consiguiente efecto en la actividad productiva nacional, la atracción de inversiones y la reducción del impacto ambiental del principal tráfico internacional de mercancías del mundo.

La actual coyuntura que estamos viviendo presenta una excelente ocasión para dar a esta estratégica infraestructura el impulso definitivo para su realización.

España recibirá 140.000 millones de los fondos europeos de reconstrucción hasta 2026, donde se prima la inversión en proyectos tractores que sean capaces de fomentar la recuperación y transformación de nuestra economía en torno a cuatro ejes transversales: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión territorial y la igualdad de género, tal y como recoge el plan “España Puede”, presentado por el Gobierno de España.

Considerando las ventajas y cualidades estratégicas del Corredor, especialmente en el contexto que vivimos, y el hecho de que el Fondo de Reconstrucción Europeo tendrá un fuerte componente centrado en las infraestructuras, el ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana tiene excelentes argumentos para convencer al gobierno de España de la trascendencia estratégica del Corredor, y conseguir el total apoyo a una acelerada ejecución. Esperemos que de una vez por todas a la razón económica, social y ecológica se una la voluntad política.

Empresarios y sociedad civil urgen a acelerar el Corredor Mediterráneo para activar la economía y las inversiones en un momento clave para España

El Corredor Mediterráneo es una infraestructura fundamental para la activación de la economía y las inversiones en un momento clave para que España fortalezca su competitividad y siga generando riqueza y empleo en beneficio del conjunto de la sociedad. Así se ha puesto de manifiesto en el Acto Empresarial por el Corredor Mediterráneo y Segundo Chequeo Semestral, que ha reunido en València a 350 representantes empresariales y de la sociedad civil para apoyar esta infraestructura. El acto, presentado por el alpinista, explorador y comunicador, Jesús Calleja, y la periodista, Maribel Vilaplana, ha servido para reclamar a las autoridades públicas que los Fondos Estructurales que España recibirá de la Unión Europea deben utilizarse para aumentar la inversión en el Corredor Mediterráneo a corto plazo y para asegurar los compromisos establecidos para 2025.

En este sentido se ha pronunciado el presidente de AVE, Vicente Boluda, al señalar que “esta infraestructura es merecedora de los fondos europeos de la UE por sus características, vinculadas a la reducción de emisiones en el transporte y a la finalidad de cohesionar territorios y países de la UE para la recuperación. Debemos duplicar esfuerzos para que la infraestructura se acelere al máximo posible gracias a estos fondos y con ello contribuir a hacer más y mejor Europa”. En su opinión, “los empresarios debemos jugar un papel clave en la activación económica pero, además, como parte activa de la sociedad civil que somos, queremos tener voz en los asuntos estratégicos”. Boluda ha señalado que para que “los empresarios podamos seguir generando empleo, necesitamos algunos elementos determinantes en los que la administración juega un papel clave. El primero es la agilización administrativa y reducción de la burocracia, porque no son momentos para ponernos límites ni barreras, sino, para todo lo contrario: para acelerar y facilitar la creación de empresas, actividad y empleo. Y el segundo, tiene que ver con la planificación y ejecución de las infraestructuras (tangibles e intangibles) que hagan más competitivo a nuestro país”. El presidente de AVE ha concluido asegurando que “el Corredor Mediterráneo está llamado a potenciar las exportaciones y el turismo en nuestro país en un momento en el que ambas actividades se han visto gravemente castigadas por la pandemia mundial”.

El presidente de AVE, Vicente Boluda, pide a la administración que acelere esta infraestructura fundamental para reactivar las exportaciones y el turismo

Vicente Boluda ha participado en una mesa redonda junto al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, quien ha explicado queestamos en una fase muy madura del proyecto, atajando algunos cuellos de botella. Este año tenemos una gran oportunidad para darle un fuerte impulso, ya que esta infraestructura supone una descarbonización del transporte que es uno de los retos del país y de los que pone Europa en el plan de reconstrucción”. El ministro ha anunciado, además, que los Presupuestos del Estado, contemplan 1.982 millones para el Corredor Mediterráneo. Ábalos ha reiterado que “esperamos que el corredor esté finalizado en 2025 pero hay que tener en cuenta que tenemos que ir actuando por hitos”.

El ministro Ábalos afirma que este año “tenemos una gran oportunidad para impulsar el Corredor gracias a que los Presupuestos contemplan 1.982 millones para esta infraestructura, que va muy en línea con los retos de los planes de reconstrucción de la UE”

El presidente de Pro-AVE y de la Federación Agroalimentaria de la Comunitat Valenciana, Federico Félix, ha destacado la transcendencia que tiene esta infraestructura para su sector: “No se trata de en qué nos va a ayudar, sino que si no se hace el sector está muerto. El 20% de las exportaciones de España corresponden al sector agroalimentario y el 70% de lo que exportamos va a Europa. Europa cada vez es más verde y nuestros clientes necesitan tener garantía de plazos de entrega que el ferrocarril en las largas distancias puede asegurar mejor. El secreto está en la intermodalidad, una combinación de medios de transporte para ser muy competitivos en costes y británicos en los plazos de entrega”.

Durante el encuentro, se ha analizado la evolución de los tramos del Corredor Mediterráneo en el segundo semestre que ha dado nuevos avances pero se ha insistido en la necesidad de acelerar las obras para cumplir con los plazos previstos de finalización en 2025. En este sentido, se ha hecho hincapié en aprovechar los fondos europeos y los presupuestos generales del Estado en los próximos años para que el Corredor Mediterráneo sea una realidad y esté plenamente ejecutado en las fechas comprometidas. Esta infraestructura es una gran puerta que mejorará notablemente la conexión con Europa, reforzará la vertebración entre territorios y favorecerá al conjunto de la sociedad española fomentando la actividad económica, la atracción de turismo y la promoción cultural de nuestro país.

Activar todo un país

Los ponentes de la mesa redonda ‘#EActíVate: Infraestructuras por la reactivación’ han coincidido en la necesidad de acelerar y cumplir los plazos del Corredor Mediterráneo.  La consejera delegada de Libertas 7, Agnès Noguera, ha destacado “el esfuerzo que se está haciendo desde el #QuieroCorredor para defender una infraestructura que es clave para el conjunto de España y que se debería defender sola. Esta iniciativa social ha sido determinante para su impulso, pero tenemos que seguir en ello”. Noguera ha destacado que esta infraestructura es vital para la movilidad de personas y el turismo.

El copresidente de Barceló Hotel Group, Simón Pedro Barceló, ha manifestado que el turismo se fundamenta, entre otros pilares, en las infraestructuras y por tanto una apuesta por el Corredor lo que va a hacer es impulsar el sector. “Una infraestructura tan próxima a Baleares va a generar oportunidades también en las islas”.

Por su parte, el presidente de Stadler Rail, Íñigo Parra, ha comentado que el ferrocarril va a ser protagonista del transporte del futuro, porque en una agenda de descarbonización esta es la alternativa. “El Corredor lo que ha hecho es unir una sociedad, un sector para poder apoyar un gran proyecto tanto de pasajeros y de mercancías, que va a permitir hacer más competitiva su oferta a todos sus empresarios”.

Segundo Chequeo

Durante el acto, se ha dado a conocer el Segundo Chequeo Semestral para mostrar el estado de ejecución de las obras y las actuaciones y plazos pendientes. Después del realizado el pasado julio y a pesar de la situación que atraviesa el país por la pandemia, se detectan avances como el AVE Granada-Antequera, el funcionamiento de la variante de Vandellós o la colocación del tercer carril en una sola vía Castellón-Alicante, aunque sigue habiendo tramos retrasados. Entre ellos destacan el que une Antequera y Algeciras y la conexión entre Murcia-Cartagena, ambos sin fechas. Otros tramos con demoras pero con previsiones de activación en el corto plazo son el tercer carril La Encina-Alicante, el proyecto del túnel pasante de València, la nueva plataforma Valencia-Castellón, los túneles de Castellbisbal y Martorell, o el cambio de ancho ibérico por el internacional entre Tarragona y Castellón.

#QuieroCorredor

El Acto Empresarial por el Corredor Mediterráneo ha reunido a representantes empresariales y de la sociedad civil para mostrar su compromiso con esta infraestructura clave para la activación económica. Al acto han asistido empresarios como Araceli Císcar, consejera ejecutiva de Dacsa, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, Clemente González, presidente de Alibérico, Juan Roig, presidente de Mercadona, entre otros. Además, en el ámbito institucional y social han confirmado su presencia José María Albarracín, presidente CROEM, Josep Vicent Boira, comisionado de España para el Corredor Mediterráneo, Arcadi España, conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de la Comunitat Valenciana, Antonio Garamendi, presidente de CEOE, Miguel Garrido, presidente CEIM, José Vicente Morata, presidente de la Cámara de Comercio, Salvador Navarro, vicepresidente de la CEOE y presidente de la CEV, Isabel Pardo, presidenta de ADIF, Ximo Puig, president de la Generalitat Valenciana, Inma Riera, directora general Cámara de Comercio España, Josep Sánchez-Llibre, presidente Foment del Treball, entre otros.

El canal de comunicación www.elcorredormediterraneo.com, que cuenta actualmente con 168.500 firmas favorables al Corredor Mediterráneo.