NUEVO FOCO AVE. Lanzamos la novena edición del Foco AVE: Transformación digital

Los Focos previos han mostrado diferentes aspectos que frenan la capacidad de desarrollo de la Comunitat Valenciana, haciendo que la productividad del trabajo y la renta per cápita se mantengan por debajo de la media nacional. La menor dimensión de sus empresas, el menor esfuerzo en I+D+i o las menores dotaciones de capital humano y de infraestructuras explican esa peor posición. Pese a los innegables avances conseguidos en los últimos años por la Comunitat en la digitalización de su economía, también en ese ámbito se observan carencias respecto a las comunidades más desarrolladas en términos de infraestructuras y equipamientos digitales, capacidades de la población y digitalización de las empresas. El porcentaje de hogares con cobertura de banda ancha ultrarrápida es 16,2 puntos porcentuales inferior a la Comunidad de Madrid, y el de personas con competencias digitales básicas o por encima de ese nivel es 11,3 puntos más bajo. En Madrid o Cataluña el porcentaje de empresas con 10 o más trabajadores que emplean a especialistas en TIC es asimismo 5,2 puntos superior al de la Comunitat Valenciana. Esta situación condiciona las posibilidades de afrontar con éxito el reto digital, aprovechando así las tremendas oportunidades de desarrollo que ofrece, y se traduce, por ejemplo, en una mayor exposición del empleo al riesgo de automatización durante las próximas dos décadas.

La Comunitat Valenciana está menos preparada que otras autonomías para afrontar el reto de la digitalización. 

La clave para maximizar los beneficios de la digitalización es cambiar la actitud de las empresas, de forma que sean proactivas frente a las nuevas tecnologías.