La Empresa Familiar comienza su XXII Congreso Nacional en Murcia con una declaración en favor de la formación de calidad

Los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales vinculadas han firmado en Murcia una declaración institucional en la que se comprometen a impulsar una reforma del modelo educativo para adaptarlo a la realidad y a las necesidades de las personas y las empresas.

El acto ha tenido lugar en el Salón de Municipios del Palacio de San Esteban, y ha sido el preámbulo del XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que se celebrará en el Auditorio y Centro de Congresos de la Región de Murcia y cuya inauguración oficial contará con la participación de Su Majestad el Rey.

La declaración firmada el 27 de octubre lleva el título de “Un paso adelante en Educación” y enlaza con el argumento central del Congreso, en el que se quiere poner de manifiesto la voluntad de la empresa familiar española de implicarse a fondo en la construcción del modelo económico que necesita España para afrontar la transformación que está sufriendo el mundo, planteando propuestas constructivas y de largo alcance.

La Empresa Familiar pide un nuevo enfoque del modelo educativo

La declaración dice textualmente:

“Para abordar los cambios que está experimentando el mundo y construir el nuevo modelo económico del futuro, España necesita un sistema educativo de calidad, adaptado a la realidad y a las necesidades de las personas y las empresas”.

“En un país con uno de los niveles de desempleo más altos de Europa –agravado especialmente en el caso de los jóvenes-, se da la paradoja de que las empresas se enfrentan a menudo a serias dificultades para encontrar personal que se adapte a los requerimientos de los nuevos empleos”.

“Existe un evidente desfase entre nuestro sistema de formación y el mercado de trabajo. Y esta realidad se ha convertido en uno de los principales obstáculos para el crecimiento empresarial”.

“La educación y la formación son el principal talón de Aquiles de nuestro país. Sin una formación de calidad y que facilite el acceso al mundo laboral,  no se puede hablar de una verdadera igualdad de oportunidades para nuestros jóvenes”.

“Las empresas familiares consideramos que es imprescindible actuar ya. Hay que reformar el modelo educativo y de formación para hacerlo más flexible y orientarlo a la realidad, a las nuevas tecnologías y al futuro”.

“La empresa familiar está basada en el largo plazo, y en ese horizonte, la educación y el aprendizaje son fundamentales. Estamos empeñados en abrir un debate constructivo, que contribuya a ese cambio que adapte nuestro sistema educativo a la realidad. Esa puede ser una parte fundamental del legado que dejemos a las nuevas generaciones”.

“Ha de ser un debate sin planteamientos ideológicos y en el que se impliquen activamente las empresas, los agentes sociales, el Gobierno y las Administraciones, los partidos políticos, los expertos y la sociedad en su conjunto. Tenemos el convencimiento de que es factible alcanzar el consenso”.

“Por eso, las empresas familiares que forman parte del IEF y sus Asociaciones Territoriales vinculadas nos comprometemos a promover dicho debate y a colaborar de forma activa en una reforma que haga del sistema educativo y de formación una parte fundamental de un nuevo modelo económico adaptado a los cambios productivos generados por la revolución tecnológica”.

El presidente del IEF junto con los presidentes de 18 Asociaciones Territoriales firman la declaración

El documento ha sido firmado por Francisco J. Riberas (Instituto de la Empresa Familiar), José Luis Martínez Lázaro (Asociación Andaluza de la Empresa Familiar), Jorge Suárez Díaz (Asociación Asturiana de la Empresa Familiar), Paloma Fernández (Asociación Cántabra de la Empresa Familiar), José Piñeiro Cortés (Asociación Extremeña de la Empresa Familiar), Víctor Nogueira (Asociación Gallega de la Empresa Familiar), José María Tortosa (Asociación Murciana de la Empresa Familiar), Daniel Marín Bueno (Asociación Riojana de la Empresa Familiar), Vicente Boluda (Asociación Valenciana de Empresarios), Maite Antón (Asociación de la Empresa Familiar de Alicante), Alfonso Sesé (Asociación de la Empresa Familiar de Aragón), Alicia Martinón (Asociación de la Empresa Familiar de Canarias), Juan Ignacio de Mesa (Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha), Andrés Sendagorta (Asociación de la Empresa Familiar de Euskadi), Alberto Zoilo Álvarez (Asociación de la Empresa Familiar de Madrid), Francisco Esparza (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra), Esther Vidal (Associació Balear de l’Empresa Familiar), Amadeu Jori (Associació Catalana de l’Empresa Familiar) y César Pontvianne (Empresa Familiar de Castilla y León).

El pasado mes de junio, desde AVE publicamos el informe “El compromiso de los empresarios con la educación: Situación actual y retos de futuro” haciendo referencia a la situación actual de la educación en España desde el punto de vista de las empresas, en la que también colaboraron varias Asociaciones de Empresa Familiar de las comunidades autónomas.